Revista Cine

Crónicas Cannes 2012: "After the Battle" metonímia y sinestesia de la Primavera Árabe

Publicado el 18 mayo 2012 por Fimin

El cine político ha tomado protagonismo de la mano de la crisis y de a renovación de muchas democracias alrededor del mundo. Pero ¿qué es posible explicar de uno de estos fenómenos a partir de una anécdota? Es relevante acceder a algo de transcendencia internacional a partir de un pequeño hecho? Muchas películas nos dirían que sí; pero "After the battle", obra de Yousry Nasrallah parte de la Sección Oficial del Festival de Cannes, dividió la crítica respecto este tema.

¿De qué va?

La película relata el encuentro de Reem, una publicista que ha observado la Primavera Árabe desde una posición privilegiada con Mahmoud, uno de los “caballeros de la plaza Tahrir” que fue despedido y humillado por todo lo que le rodeaba.

¿Quién está detrás?

Tanto la puesta en escena como la historia corren a cargo de Yousry Nasrallah, director que ha sabido demostrar el compromiso con la sociedad y unos ideales progresistas con otros films suyos como “Mujeres de El Cairo” o “La puerta del Sol”. Los diálogos son cargo de Omar Schama.

¿Quién sale?

Por un lado, Nahed El Sebaï, que no sólo había trabajado con Nasdallah anteriormente, sino que forma parte del reparto de varias películas vinculadas al despertar de la sociedad egipcia. En su contraplano encontramos a Menna Shalaby, la persona con quien podemos acceder a algunos hechos que quizá desconocíamos.

¿Qué es?

Los hechos de “Tahrir 2011” desde la intimidad personal de “El Cairo 678”

¿Qué ofrece?

Después de su última proyección la noche de ayer, la crítica se ha posicionado en una zona más bien templada alrededor de la película, cabe destacar el gran ímpetu con que han aplaudido la representación de los hechos de Tahrir.

Si empezamos en Estados Unidos, Deborah Young del Hollywood Reporter pone énfasis en la fuerza y la inmediatez con la que las imágenes nos transportan a la plaza Tahrir. Pero opina que “quizá sea demasiado pronto para acceder al complejo tema d ella primavera árabe con el ímpetu y la bravura” que la propuesta de Nasdallah ofrece.

Siguiendo este tema, Jay Weissberg de Variety aclara que la idea del film va “más allá del tradicional “nosotros contra ellos” o el “presente contra pasado” para abordar temas como la lucha de clases, cuestiones de género o casos de corrupción que la Primavera Árabe parece haber pasado por alto”. Hablando de la película como “la simple historia de dos mundos que pone en evidencia las hipocresías de cada uno”.

En contrapunto a eso, Fionnuala Halligan de Screen comenta que las ideas de Nasrallah “se presentan de forma muy interesante pero pocas de estas consiguen una tracción real a lo largo del film”.

De hecho, estas son las cualidades por las que David Gritten del Daily Telegraph no considera la película merecedora de la Palma de Oro; además, la considera “sobreextendida y algo oblicua”.

Kevin Jagernauth sigue esta línea en The Playlist. Según el crítico “la película genera unas increíbles expectativas de todo lo económico y social que ha pasado por alto el movimiento”. Pero también remarca que justo eso es lo que ha vencido al director en la realización. Por otro lado aplaude la mezcla de imagen de archivo con la puesta en escena empaca el film con credibilidad, pero “no es suficiente para salvar una película demasiado desordenada y manipulativa”.

Blake Wiliams de Ion Cinema!, por su parte lamenta la falta de potencia de un film capaz de generar tanto revuelo a nivel internacional. “El hecho es que la velocidad, el querer ser “el primero en tratar el tema” le ha podido a la calidad del film. En este sentido, no está haciendo ningún favor al aniversario de los hechos de la Plaza Tahrir”.

Ya en casa, E. Rodríguez Marchante comenta en el ABC que el relato íntimo es el lugar de gestación idóneo para remarcar aquello que faltó en la Plaza Tahrir la pasada primavera; pero al mismo tiempo es capaz de construirse en un contexto mucho más amplio.

La película no consiguió convencer a Carlos Boyero, que desde El País comenta que pese a las buenas intenciones del director la película no cumple sus expectativas; sino que “Todo está narrado de forma primaria, sensiblera, tirando a pedestre”.

La opinión de Luis Martínez, de El Mundo, no va mucho más allá; remarcando que “Por primera vez, la última revolución verde de la plaza Tahrir de El Cairo es llevada a la pantalla. Y aquí se acaba el valor casi testimonial, o pedagógico, de un trabajo tan impreciso, errático y sin foco como, y conviene tenerlo en cuenta, voluntarioso”.

Finalmente, La Razón publica, de la mano de Sergi Sánchez remarca el grave problema de la retórica cinematográfica de Nasdallah en su vínculo al discurso íntimo popular, que hace falta construirlo de otra manera. ““Après la bataille” no entiende que Rossellini tiene muy poco que ver con el folletín.”.

Muchos críticos hacen énfasis en lo nuevode hablar de la Primavera Árabe en una película cuando el cine ya había plasmado esto en filmes como “Tahrir 2011” o “½ Revolution” desde una óptica mucho más próxima a los hechos y con menos trabajo ficcional. Quizás la apuesta por integrar la Primavera Árabe en un relato personal no resulta lo más adecuado.

Finalmente señalar que en el cuadro crítico de Micropsia cuenta de momento con un suspenso al que le falta un pequeño esfuerzo, un 4,15. Destacan las notas de Fernando Juan Lima, que decide dalre un 2; sendos 4 de Alejandro G. Calvo y Eulalia Iglesias; el 5,2 que le da Jaime Pena o el 6,01 con que la puntúa Carlo Chatrian.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas