Revista Baloncesto

Dr.Ricky & Mr.Jennings

Publicado el 16 noviembre 2009 por Jrsanchis
La jornada del sábado sacó a la luz dos grandes actuaciones de los considerados dos mejores bases del pasado draft. Dos formas distintas de entender el basket pero unidas por la frescura y descaro que imprimen en sus acciones ambos jugadores.
El FC Barcelona recibía en el Palau a un Caja Laboral en estado de maduración aunque, en mi opinión, menos peligroso de lo que nos tiene acostumbrado en las últimas temporadas. Ricky Rubio era vitoreado por primera vez desde que juega en el FC Barcelona y fue el líder sobre la cancha a pesar de que no contó con muchos minutos en una rotación de bases que rebosa talento por los cuatro costados. El ex jugador de la Penya jugó 20 minutos en los que no anotó (0/2) aunque sobresalió, y de qué manera, en lo que son sus dos productos estrella. Repartió nada menos que 10 asistencias y recuperó 6 balones . Ahora mismo es segundo en asistencias, con 5.8 por partido y líder en balones robados, con 2.7. Como el periodista Jordi Robirosa dijo en su programa nba total del Canal 33, “cada vez se parece más a Steve Nash”. Sólo faltaría que mejorase su lanzamiento exterior y que intentara anotar más veces y no cuando el equipo está atascado.


Ahora que tanto se habla de Flynn por el buen resultado que da en los Wolves, no es difícil extrapolar que Rubio superaría los números del ex base de Syracuse en asistencias y robos y no estaría tan lejos en anotación sólo con los puntos de contragolpe y penetraciones. Más complicado lo tendría Flyn jugando en Europa.
Muy difícil lo tuvo Brandon Jennings, el otro gran protagonista de la jornada del sábado, en la Virtus (Lottomatica) Roma. Llegó como un reclamo publicitario de un año de duración pero el producto salió rana. No se adaptó a un baloncesto mucho más controlado, tan diferente de la anarquía que imprimía en Oak Hill y sus números (5.5 puntos y 20% en el triple) le hicieron bajar hasta la décima posición en el draft. Aún así muchos confiaban que en la NBA volvería a recuperar sensaciones y tras desbancar a Ridnour del puesto de base titular, rompió los moldes ante los Golden State Warriors. Sus 55 puntos anotados supusieron batir el récord de Abdul Jabbar como rookie en los Bucks y situarse a tan sólo 3 puntos de los míticos 58 conseguidos por Wilt Chamberlain en su debut como profesional. Y la hazaña pudo haber sido mayor ya que no anotó en el primer cuarto y sólo metió 10 puntos en el segundo cuarto. Los 29 del tercero fueron rematados por los 16 en el último periodo y, encima, los Bucks ganaron…aunque vista la exhibición tal vez era lo de menos.

Dos tipos de baloncesto totalmente distintos pero capaces de satisfacer a los más exigentes. A Ricky le falta anotar y a Jennings dirigir pero nadie duda de que son dos de los talentos más grandes que se han visto en los últimos años.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas