Revista Arte

Eduardo Galeano. Tradiciones.

Por Eltallerdelaeam @elTallerdelaeaM

Nos llega a través del blog de Joan Piñol (http://blocjoanpi.blogspot.com) esta cita de Eduardo Galeano… hermoso y lúcido como es habitual en él. Aquí la tenéis.

La palabra y el acto no se habían encontrado nunca.
Cuando la palabra decía sí, el acto hacía no.
Cuando la palabra decía no, el acto hacía sí.
Cuando la palabra decía más o menos, el acto hacía menos o más.
Un día, la palabra y el acto se cruzaron en la calle.
Como no se conocían, no se reconocieron.
Como no se reconocieron, no se saludaron.
Eduardo Galeano.

Unir el acto y el pensamiento es una de las tareas que llevamos a término en el proceso terapéutico. Que exista una coherencia entre lo que hacemos y lo que pensamos. Hay que añadirle a ésto la coherencia con el corazón, con nuestro centro emocional. Que el pensamiento, la emoción y el acto sean conocidos y estén de acuerdo. Para conseguir esta coherencia, a la que Rogers llamó congruencia, es preciso lo que nos cuenta el poeta: que previamente se conozcan. Hay, pues, un tiempo previo. Lacan lo denominó el tiempo de ver, en el que uno debe ser paciente y “ver”… ir abriendo los ojos, lentamente… pues llevan mucho tiempo cerrados. Recordamos nuevamente la película de Matrix, cuando Neo abre los ojos por primera vez y expresa que “le duelen”. Nunca los has usado, le contestan. Nunca los has usado. Aprender a ver, a mirar… a observar de verdad requiere un tiempo previo, dónde la cabeza dará la mano al corazón, y éste la acogerá junto al acto… los acogerá a ambos, ya que el corazón es generoso y tiene sitio para los dos. La cabeza los comprenderá a ambos, pues la cabeza es inteligente y sabe comprender a los demás, aunque sean muy distintos.

Se reconocen, se saludan… Después de este momento, todo es distinto. Es hermoso asistir a este momento. El punto de inflexión que se da en la vida de una persona cuando despierta, (wake-up, Neo)


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revistas