Revista Arte

El juramento de los horacios.pintura neoclásica

Por Fran Terán

Jacques Louis David
Pintura Por encargo del gobierno francés pintó Juramento de los Horacios (para lo cual se trasladó a Roma), obra que presentó al Salón de 1785.
Realizada en 1794, tiene una dimensión de 330 x 425 cm. y se conserva en el Museo del Louvre. Se le considera el paradigma de la pintura neoclásica.
El tema de la obra es el cumplimiento del deber por encima de cualquier sentimiento personal. Representa a los Horacios romanos, trillizos masculinos destinados a la guerra contra los Curiacios, también trillizos masculinos, para resolver la disputa entre los romanos y la ciudad de Alba Longa. En la pintura, los tres hermanos expresan su lealtad y solidaridad con Roma antes de la batalla, apoyados por su padre. Son hombres deseosos de entregar sus vidas por deber patriótico.
Comenzando desde la izquierda, los tres hermanos Horacio sujetan sus espadas para el juramento. Como miembros de una sociedad patriarcal, no muestran emociones, y son duros como piedras. Incluso el padre no muestra emoción alguna. Él sostiene tres espadas. A la derecha, tres mujeres lloran, una al fondo y dos en la parte derecha del primer término: Camila y Sabina. Camila viste una toga blanca; es una Horacio prometida con un Curiacio. Sabina, vestida de marrón, es una Curiacio casada con uno de los Horacios. La mujer vestida de negro al fondo sostiene dos niños de uno de los Horacio y la esposa Curiacio. La hija menor oculta su rostro en el vestido de su aya mientras que el hijo rechaza que le tapen los ojos.
Este cuadro muestra el estilo artístico neoclásico, y emplea varias técnicas que son típicas de él:
· El paisaje o fondo no está muy resaltado, mientras que las figuras en primer plano están remarcadas para acentuar su importancia.
· El uso de colores apagados muestra la importancia de la historia sobre el cuadro en sí.
· El cuadro está claramente organizado, mostrando el simbolismo del número tres y del propio momento, estructurándose geométricamente.
· Las pinceladas son invisibles, para mostrar que el cuadro es más importante que el artista.
· La única emoción que se muestra es la de las mujeres, a las que se permitía sentir, mientras que los hombres tenían que cumplir con el deber. La calidad gélida del cuadro pretende mostrar racionalidad, a diferencia del estilo Rococó.
· Predominio del dibujo sobre el color.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog