Revista Arte

El pulso de la vida urbana

Por Marcelo Caballero
Desde que aparecieron, las cámaras de pequeños formatos, a principios del siglo XX,   con películas suficientemente sensibles como para poder fotografíar en espacios oscuros o con poca luz; los fotógrafos no dudaron en dirigir sus miradas a los bares.


El pulso de la vida urbana

Nueva York 1929 © Walker Evans

El bar mide el pulso de la vida urbana.

El pulso de la vida urbana

Roma 1984 © Thomas Hoepker 

Ilustran el espíritu urbano. Allí se respira la alegría y la tristeza de la gente. También el chusmerío.

El pulso de la vida urbana

Paris 1967 © Herni Cartier Bresson


En grandes ciudades, por citar algunas,  como Nueva York, Londres, París, Madrid o Dublin, los bares son un popular fenómeno social que ha marcado la cultura y las costumbres de numerosas generaciones.

El pulso de la vida urbana

 Paris 1958 © Dennis Stock

El pulso de la vida urbana

Madrid © Luis Baylón

Y hablo de bares de una forma genérica como un espacio público multifuncional, heterogéneo en donde no sólo se beben copas, se come, se toma café o simplemente se pasa el tiempo en compañía o solo.

El pulso de la vida urbana

París 1978 © Michel Maïofiss 

En ese sentido,  Edward Hopper los utilizó para plasmar en sus pinturas,  la soledad, la incomunicación entre las personas.

El pulso de la vida urbana

Trasnochadores 1942 © Edward Hopper

El pulso de la vida urbana

© Edward Hopper

Con el estímulo hopperiano, Diane Arbus también solía ir “de copas” con su cámara.

El pulso de la vida urbana

New York 1962 © Diane Arbus

Los bares constituyen espacios de dispersión en donde la fantasía y la realidad van de la mano. Son lugares difíciles de olvidar si tienen magia.

El pulso de la vida urbana

Paris 1955 © Willy Ronis

El pulso de la vida urbana

Paris 1978 © Bernard Plossu

Los bares pueden ser lugares donde se manifiesta la crisis de una ciudad. De  eso sabe mucho, Anders Petersen con la particular gente del Café Lehmitz de Hamburgo.

El pulso de la vida urbana

© Anders Petersen

 Petersen pasó mucho tiempo allí entre prostitutas, borrachos, gente de paso y lo veían como uno más de ese surrealista bar.

El pulso de la vida urbana

© Anders Petersen


“Es una forma agresiva de trabajar – señala Eve Arnold - porque quieres ir tan profundamente como puedas, si se tiene cuidado con la gente, ellos te ofrecerán parte de sí mismos”


El pulso de la vida urbana

La Habana 1954 © Eve Arnold

Una vez, en una entrada de un bar - restaurante en Sevilla encontré escrita en la pared una frase que resume el espíritu popular de un bar y de paso, cierro la nota. 

El pulso de la vida urbana

© Marcelo Caballero

Hasta pronto!


Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas