Revista Política

La propiedad intelectual en Internet

Publicado el 17 marzo 2015 por Fabio Expósito Rodríguez @FabioExposito
La mayoría de trabajos en nuestro país están mal remunerados. Desde luego que los recortes laborales del PP agudizan ese problema, pero en Internet existe uno mucho peor, el uso y abuso de productos cultuales de forma gratuita. 
Yo también creo que las entradas del cine son demasiado caras, por eso intento buscar alternativas como el día del espectador o todo tipo de ofertas. Pero la solución nunca puede pasar por el fomento del "todo vale" para que no saquemos la cartera del bolsillo. Nadie duda sobre que el productor Enrique Cerezo, el director Alejando Amenábar o la actriz Penélope Cruz pasen hambre, pero eso no justifica que no paguemos por el producto.
¿Cuántos puestos de trabajo genera una película al margen de actores y directores? Como mínimo decenas de ellos en cada película de bajo coste. No sólo es el cine, también las series de televisión, los libros, la música, la fotografía, etc.
Creo que existen dos grandes problemas de base con respecto a la propiedad intelectual en la red, la estrategia recaudadora de las grandes empresas y nuestra falta de valores morales.
Las grandes productoras cinematográficas o distribuidoras de libros, por ejemplo, no han sabido (o querido) adaptarse todavía al modelo de negocio de Internet. Por ello siguen ofertando precios abiertamente excesivos, ante la falta de un reglamento o de una necesidad económica real que les haga rebajar sus espectativas.
La propiedad intelectual en Internet
Referencias capitalista al margen, queda por valorar nuestra parte de culpa. Internet supone una ventana gigante para muchos de esos generadores de contenido que no disponen de los medios para llegar al gran público. Pero para qué vamos a apostar por un escritor novel, si puedo descargarme los libros del afamado Ken Follet gratuitamente. Además, si una productora dispone de menos presupuesto para generar películas, siempre apostará por lo que ya está consagrados y habrá menos oportunidades para los nuevos. Una idea nada descabellada si observamos los problemas de endogamia de nuestro cine.
Con nuestra decisión de consumir gratis, perjudicamos a toda la industria cultural y eso es difícilmente rebatible. El enfoque nunca debe ser el de beneficiar a las grandes fortunas del ámbito, sino el de ayudar a que nuevos artistas tengan la posibilidad de hacerse un hueco. Y mientras tanto, por supuesto, tendremos que seguir luchando contra las injusticias que de uno y otro lado salpican el consumo (y disfrute) de cultura en nuestro país.
La propiedad intelectual en Internet
PD: No soy inmune a la facilidad de las cosas gratis, pero cada día intento "caer" lo mínimo en ello

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas