Revista Cultura y Ocio

Los Beatles, los Rolling Stones y la Monumental

Publicado el 03 julio 2015 por Srabsenta @srabsenta
Los Beatles, los Rolling Stones y la Monumental
Los Beatles "pasaron por Madrid sin demasiada pena ni demasiada gloria" según el NO-DO y llegaron a Barcelona el 3 de julio de 1965 para dar su segundo concierto en España: de la plaza de toros de las Ventas a la de la Monumental. Nada más aterrizar al aeropuerto fueron retratados por Pérez de Rozas, bajando del avión con monteras en sus cabezas, mientras una azafata vestida de flamenca observaba la escena. Llegaban en pleno franquismo a la Barcelona de Porcioles, justo dos años antes de que el Alcalde recibiera a Copito de nieve en audiencia en  su despacho del Ayuntamiento y Pérez de Rozas también inmortalizara el momento.
Los Beatles, los Rolling Stones y la Monumental
En los 50 años que han pasado desde el concierto de los Beatles se ha hablado y escrito mucho sobre el tema. Ya en su momento, Francesc Betriu y Pedro Costa fueron designados para realizar un documental  sobre la estancia del grupo de Liverpool en España. Lástima que,  al final, el reportaje no se terminó debido a la prohibición del Ministerio de Información y Turismo de Manuel Fraga. Por eso, las imágenes filmadas hasta entonces quedaron olvidadas hasta que Magí Crusells  (autor de The Beatles, una filmografía musical) las encontró.
Los Beatles, los Rolling Stones y la Monumental
Ava Gardner - y también mi suegra -asistieron al concierto, el último de la gira europea del grupo. Las entradas valían de 75 a 450 pesetas y la actuación duró poco más de treinta minutos. En cambio, ellos cobraron más de un millón de pesetas.Al día siguiente, los diarios hablaron especialmente del respeto al orden público y Manel Pombo Angulo, en su crónica en La Vanguardia, incidía en el fenómeno “fans”,  de los que decía que aullaron, lloraron y expusieron su corazón de quince años. De hecho, razón no le faltaba.
Once años más tarde (11 de junio de 1976) sus rivales, los Rolling Stones, daban su primer concierto en España y el lugar escogido también era la Monumental aunque en un principio se pensó en hacerlo en Las Arenas. El espectáculo empezó a las doce y media de la noche, quince años más tarde de lo inicialmente previsto.Los Beatles, los Rolling Stones y la MonumentalDos días después, Ramón Alpuente decía en El País que “desde sus comienzos los Rollings son la otra cara de la moneda, la contrafaz sombría de unos Beatles atildados, correctos, con sus excelentes armonías locales”. Y aseguraba que  “Los Rollings incorporaron la tradición del Rock and Roll negro a la cultura popular inglesa…”
Verlos actuar valía 900 pesetas. Un precio elevado para la época y, según Alpuente, hubieron incidentes en la entrada. La gente que se quedó fuera intentó reventar las puertas y los grises la emprendieron contra ellos lanzando balas de goma y bombas de humo. Mientras, en el interior, Mick Jagger cantaba Honky Tonk Woman y Gay Mercader, quien había conseguido traer a los Rollings a España, alucinaba con todo. Los Beatles, los Rolling Stones y la MonumentalUno de esos que se quería colar era Onliyú. En su libro Memorias del underground barcelonés  lo explicaba con todo detalle: “Había policías por el este y por el oeste, a pie, a caballo y en coche”. Por lo que sus expectativas – y las de Nazario, con quien se encontró en el lugar - rápidamente se fueron al traste.
Beatles, Rolling Stones MonumentalLos Stones, a diferencia de los Beatlesque vinieron en pleno franquismo, ellos lo hicieron con Franco muerto, cosa que también recuerda Onliyú en el libro y lo relata de la siguiente manera: “hacía menos de un año que se había muerto por fin Aquel Pelmazo y no estaba muy claro por dónde iban a ir las cosas, así que el personal se apuntaba a un bombardeo mientras tuviera que ver con la posibilidad de jolgorio y despendole”.

Ahora, 50 años después de ese último concierto en España de los Beatles y 40 del primero de los Stones, la Monumental está cerrada. Lo está porque en Cataluña se prohibieron las corridas de toros en el año 2010 y su futuro aún  por decidir.  Balañá, su propietario, no parece tener los planes claros mientras que al ayuntamiento de Ada Colau le gustaría reconvertirlo en un espacio cultural. De hecho, en realidad, durante toda su historia lo ha sido ya que aquí, además de espectáculos taurinos y conciertos musicales ha habido boxeo, circo y hasta incluso mítines políticos.Los Beatles, los Rolling Stones y la Monumental

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista