Magazine

Los peores monarcas que se han sentado en el trono de Inglaterra.

Publicado el 16 noviembre 2023 por Rmartin
Los peores monarcas que se han sentado en el trono de Inglaterra.

Los peores monarcas que se han sentado en el trono de Inglaterra.
Rey Juan (1199-1216)

El rey Juan, que ascendió al trono en 1199, ha pasado a la historia como uno de los monarcas más tiranos y traidores de la corona inglesa.

Su reinado se vio empañado por una serie de fracasos, grandes impuestos y conflictos, tanto dentro como fuera de las fronteras de su reino.

Perdió importantes territorios en Francia, incluidas Normandía y Anjou, golpe considerable para el prestigio y el poder inglés, que provocó gran descontento entre la nobleza y la gente común por igual.

Los intentos de Juan reclamando estas tierras, sólo dio como resultado más pérdidas y tensiones financieras para el reino.

La relación del rey con sus súbditos estaba llena de tensión. Su imposición con fuertes impuestos para financiar campañas militares, junto con su arbitraria y a menudo cruel administración de justicia, fomentó una atmósfera de desconfianza y resentimiento.

El descontento alcanzó su cenit en 1215 cuando un grupo de barones rebeldes, hartos del mal gobierno de Juan, se levantaron contra él, lo que llevó al sellado de la Carta Magna.

Este documento histórico, aunque inicialmente no logró lograr la paz, sentó las bases para el gobierno constitucional al limitar los poderes reales y establecer el principio de que el rey estaba sujeto a la ley.

El reinado de Juan no sólo se caracterizó por fracasos políticos y militares sino también por vicios personales.

Los relatos contemporáneos lo describen como desconfiado, cruel y, en ocasiones, mezquino. Su trato hacia las mujeres, los prisioneros y aquellos a quienes consideraba enemigos fue a menudo despiadado.

Estos rasgos, combinados con su incapacidad para mantener alianzas y gestionar eficazmente los recursos del reino, empañaron aún más su reputación.

Los peores monarcas que se han sentado en el trono de Inglaterra.

Ricardo III (1483-1485)

Ricardo III, aunque su reinado duró apenas dos años, de 1483 a 1485, sigue siendo uno de los más controvertidos y enigmáticos de la historia de Inglaterra.

Su ascenso al trono estuvo marcado por intrigas y acusaciones de traición, ya que estuvo implicado en la desaparición y presunto asesinato de sus sobrinos, los jóvenes Eduardo V y Ricardo de Shrewsbury, conocidos como los "Príncipes de la Torre".

Este oscuro episodio arrojó una larga sombra sobre el gobierno de Ricardo, contribuyendo a su difamación en los relatos históricos y la literatura, sobre todo en la obra homónima de Shakespeare.

El tiempo de Ricardo en el trono estuvo plagado de desafíos y rebeliones. El panorama político de Inglaterra todavía estaba marcado por la Guerra de las Rosas, un conflicto prolongado y sangriento entre las casas de Lancaster y York por el control de la corona inglesa.

Richard, un yorkista, enfrentó la oposición de los partidarios de Lancaster y otras facciones descontentas con su gobierno.

Las tensiones culminaron en la batalla de Bosworth Field en 1485, donde Ricardo encontró su fin, derrotado por las fuerzas de Enrique Tudor, quien posteriormente se convirtió en Enrique VII, marcando el comienzo de la dinastía Tudor.

A pesar de la agitación y la controversia que caracterizaron su reinado, Ricardo III no estuvo exento de seguidores, tanto contemporáneos como póstumos.

El rey implementó varias reformas legales progresistas, incluida la introducción del sistema de libertad bajo fianza y la traducción de las leyes al inglés, haciéndolas más accesibles para la gente común.

También demostró competencia administrativa y compromiso con la justicia, lo que le valió la lealtad de muchos súbditos, particularmente en el norte de Inglaterra.

Los peores monarcas que se han sentado en el trono de Inglaterra.

Enrique VI (1422-1461, 1470-1471)

Enrique VI, ascendió al trono inglés en 1422, su reinado estuvo marcado por la inestabilidad mental, la derrota militar y la lucha interna que desembocaría en las Guerras de las Dos Rosas.

Al asumir el trono cuando era un niño tras la muerte de su padre, Enrique V, inicialmente fue guiado por regentes, pero su gobierno posterior se caracterizaría por una notable falta de liderazgo y dirección fuertes.

La pérdida de la Guerra de los Cien Años con Francia, incluida la renuncia a territorios ingleses, fue un duro golpe al orgullo nacional y disminuyó el prestigio de la corona.

El reinado de Enrique se vio aún más empañado por sus ataques de enfermedad mental, que lo dejaron incapaz de gobernar con eficacia y provocaron un vacío de poder en el corazón del gobierno.

Este vacío, junto con las dificultades financieras y el descontento generalizado tras la guerra con Francia, creó un terreno fértil para el faccionalismo y las luchas internas entre la nobleza.

Las tensiones resultantes estallaron en un conflicto abierto, con las casas de Lancaster y York compitiendo por el control del trono, hundiendo a Inglaterra en una guerra civil prolongada y sangrienta conocida como la Guerra de las Rosas.

Los períodos intermitentes de incapacidad del rey y las cambiantes lealtades de la época hicieron que Enrique VI fuera depuesto y luego brevemente restaurado en el trono en 1470-1471, solo para ser depuesto nuevamente y finalmente encarcelado.

 Su trágico final en la Torre de Londres en 1471, probablemente asesinado, marcó el fin del linaje de reyes de Lancaster y allanó el camino para el ascenso del rey Yorkista Eduardo IV.

Los peores monarcas que se han sentado en el trono de Inglaterra.

Eduardo II (1307-1327)

Eduardo II, gobernó Inglaterra de 1307 a 1327, es recordado como un rey cuyo reinado se vio empañado por el favoritismo, la derrota militar y la eventual destitución.

Desde el principio, la dependencia de Eduardo de favoritos impopulares, en particular Piers Gaveston y más tarde Hugh Despenser el Joven, alienó a la nobleza y creó profundas divisiones dentro del reino.

El favoritismo del rey y la mala gestión percibida del poder condujeron a períodos de rebelión y conflictos civiles, socavando la estabilidad y la autoridad de la corona.

Uno de los fracasos militares más importantes del reinado de Eduardo fue la batalla de Bannockburn en 1314, donde las fuerzas inglesas sufrieron una derrota devastadora a manos de los escoceses bajo el mando de Robert de Bruce.

Esta pérdida tuvo grabes consecuencias no sólo envalentonó la resistencia escocesa, sino que también disminuyó la posición de Eduardo entre sus súbditos.

El conflicto en curso con Escocia y la incapacidad del rey para asegurar una victoria decisiva erosionaron aún más la confianza en su liderazgo.

El descontento con el gobierno de Eduardo II alcanzó un clímax en 1326 cuando su esposa, la reina Isabel, y su amante, Roger Mortimer, encabezaron una exitosa invasión contra él.

Posteriormente, Eduardo fue depuesto y encarcelado, su hijo fue coronado rey Eduardo III en enero de 1327.

Las circunstancias que rodearon la muerte de Eduardo II ese mismo año siguen estando envueltas en misterio y especulación, y algunos relatos contemporáneos especulan que fue asesinado por orden del nuevo régimen.

Los peores monarcas que se han sentado en el trono de Inglaterra.

Jaime II (1685-1688)

Jaime II, ascendió al trono de Inglaterra en 1685, sigue siendo una figura polémica, y su breve reinado se caracterizó por conflictos religiosos, tensiones políticas y, finalmente, abdicación.

James, un católico devoto en una nación predominantemente protestante, enfrentó la oposición inmediata de súbditos que desconfiaban de un regreso al gobierno católico.

Sus intentos de promover la tolerancia religiosa y otorgar a los católicos y otras minorías religiosas el derecho a ocupar cargos públicos encontraron sospechas y resistencia, exacerbando la división entre la corona y el establishment político predominantemente protestante.

La tensión alcanzó un punto de ebullición en 1688, año que pasaría a la historia como la Revolución Gloriosa.

Los temores de una sucesión católica aumentaron con el nacimiento del hijo de James, James Francis Edward Stuart, quien potencialmente establecería una dinastía católica.

Esto llevó a una coalición de líderes políticos y religiosos que invitaron a Guillermo de Orange, un protestante y yerno de James, a invadir Inglaterra.

Ante una oposición abrumadora y deserciones de su propio ejército y marina, Jaime II huyó a Francia, abdicando efectivamente del trono.

William y su esposa Mary, la hija protestante de James, fueron declarados soberanos conjuntos, lo que marcó un momento crucial en el desarrollo constitucional de Gran Bretaña.

El tiempo de James en el exilio estuvo marcado por esfuerzos por recuperar el trono, pero finalmente no tuvo éxito.

El legado de su reinado es multifacético y refleja las complejidades de la identidad religiosa, el poder político y el cambio constitucional.

La abdicación de Jaime II condujo al establecimiento de limitaciones constitucionales a la monarquía, y la Declaración de Derechos de 1689 sentó las bases para la democracia parlamentaria y la monarquía constitucional que caracteriza a Gran Bretaña hoy.

Los peores monarcas que se han sentado en el trono de Inglaterra.

Carlos I (1625-1649)

Carlos I, reinó en Inglaterra de 1625 a 1649, es un monarca cuyo mandato estuvo marcado por un profundo conflicto, una crisis constitucional y, en última instancia, un final trágico.

Su creencia en el derecho divino de los reyes, que postulaba que los monarcas eran responsables sólo ante Dios, lo puso en rumbo de colisión con el Parlamento, lo que lo llevó a una lucha de poder que definiría su reinado.

Los intentos de Carlos de gobernar sin Parlamento, su imposición de impuestos sin el consentimiento parlamentario y su percibido gobierno autocrático alimentaron el descontento entre sus súbditos y aumentaron las tensiones con los líderes políticos y religiosos.

La tensa relación entre Carlos I y el Parlamento desembocó en un conflicto abierto en 1642, que culminó en la Guerra Civil Inglesa.

El país se vio sumido en un conflicto prolongado y sangriento, que enfrentó a los partidarios realistas del rey contra las fuerzas parlamentarias que buscaban limitar sus poderes.

La guerra no fue sólo una lucha por la supremacía política sino también un reflejo de divisiones sociales y religiosas más profundas dentro de Inglaterra.

El conflicto vio el ascenso de Oliver Cromwell, un líder militar y político cuyo Nuevo Modelo de Ejército desempeñaría un papel crucial en la configuración del resultado de la guerra.

La suerte de Carlos decayó a medida que avanzaba la guerra, y finalmente fue capturado, juzgado y condenado a muerte por un Parlamento reducido, formado predominantemente por sus adversarios políticos.

Su ejecución en 1649 fue un acontecimiento trascendental y sin precedentes, ya que marcó la primera vez que un monarca inglés reinante fue juzgado y ejecutado por sus propios súbditos.

Las secuelas de la muerte de Carlos vieron la abolición de la monarquía y el establecimiento de la Commonwealth de Inglaterra, una república dirigida por Oliver Cromwell.

Maribel BofillRamón Martín

Volver a la Portada de Logo Paperblog