Revista Cultura y Ocio

Operación Impulso (18)

Publicado el 18 noviembre 2012 por Tzimize @tzimize

 Sofía 00:15 – 22:15 ZULU Parque Nacional Vitosha
La tierra estaba húmeda; la lluvia de los últimos días la había reblandecido. Eso era bueno, porque no llevaban ninguna pala en la furgoneta y habían tenido que improvisar.
No había habido ningún tipo de ceremonia, no se habían dicho unas palabras ni se había dejado un minuto de silencio para reflexionar. Piotr ni siquiera había cuestionado el lugar de entierro, después de todo la carne es carne y nada más, ya no quedaba de su hermano otra cosa que una inerte masa de músculos, órganos y sangre.
Al menos, no había sufrido.
La bala del jefe de los vigilantes, que parecía capaz de atravesarlo todo, le había destrozado el tórax de lado a lado, limpiamente. Yev había caído inconsciente de inmediato y pocos minutos después había muerto. Eso había sido todo. Toda una vida, desde la infancia hasta la madurez, reducida a un cuerpo inmóvil en cuestión de minutos. Pero así eran las cosas, y Piotr, aunque profundamente dolido por la pérdida de su hermano, no derramó una sola lágrima mientras echaba la última palada sobre el cadáver.
Esparcieron la tierra sobrante alrededor y luego cubrieron la improvisada tumba con algunas ramas caídas para que no se notase el suelo removido. Y todo lo que había tenido que hacer por su hermano había acabado. Ahora estaba solo, pero también libre de obligaciones fraternales. Eso le provocaba un sentimiento de alivio que remordía su conciencia.
Mientras se replanteaba su alianza con Plamen Dimov, dadas las nuevas circunstancias, éste se dirigió a la parte trasera de la furgoneta. El vehículo les había llevado hasta aquel lugar pero no había querido volver a arrancar, como su misión en el mundo hubiese sido únicamente ésta.
El agente entró y revisó nuevamente los vendajes y curas de Todor Galvech. Primero se habían ocupado de él, dado que por Yev tampoco hubieran podido hacer nada. Estaba herido, pero sobreviviría si no había ninguna infección, y Plamen se había ocupado de que no la hubiera. Le necesitaba vivo.
Tardó aún varias horas en despertarse, pero para entonces Piotr y Dimov ya habían montado una especie de campamento y se habían deshecho de la furgoneta. No mantuvieron a Todor atado, simplemente le vigilaron. Al verle abrir los ojos le ofrecieron un té del tiempo y un poco de cecina, cosas que los Tumánova llevaban siempre en la furgoneta, en su bolsa de deporte para emergencias.
Galvech comió y bebió antes de comenzar a plantearse siquiera el tipo de preguntas que quería hacerles. En realidad, no sabía si debía considerarse afortunado o darse por muerto. No tenía la menor idea de lo que el agente Dimov y su -para él desconocido- acompañante querían de sí. Así las cosas, prefirió ser cauteloso.
- Aún me cuesta pronunciar la g –dijo con un comedido mal humor.
- Es por el anestésico que te eché –puntualizó Plamen con naturalidad-. Para mañana deberían haberse pasado todos los efectos.
Todor lanzó un rápido vistazo a su diestra, donde por encima de los árboles empezaba a verse el fulgor prematuro del amanecer en ciernes. No apuntó nada al respecto, y en cambió sus preguntas se dirigieron a otros derroteros.
- Mi esposa. ¿Qué sabéis de ella?
- No mucho –respondió Dimov, y le acercó la petaca de la que bebía Piotr, el cual pronunció un gruñido inarticulado de protesta-. Sabemos que la IAB no la tiene. O no la tenía.
- Tengo que encontrarla.
Nadie cuestionó ni animó a Galvech por aquella afirmación, así que éste dejó que el tiempo pasara. Más de un cuarto de hora después, cansado de esperar, preguntó:
- Bueno ¿y qué? ¿Para qué me habéis atrapado?
- Necesito “Impulso”, y lo necesito en exclusividad. No habrá indulgencia para mí si no llevo a buen puerto la misión –expuso Dimov con una ausencia de rabia, impotencia o cualquier sentimiento, que resultaba sorprendente.
- No podrás tener eso sin mi esposa –la rotundidad en aquella frase de Galvech resultaba sospechosa.
- ¿Quieres chantajearnos? –preguntó Piotr, levantando los ojos hacia el hombre con un brillo de ira incandescente.
En cambio, Plamen mantuvo la calma. Su voz delató curiosidad al preguntar:
- ¿Por qué dices eso?
- Ella tiene una parte de la contraseña para los planos, yo la otra- contestó Galvech.
- Frena, frena… ¿Tú no construiste esa cosa? ¿No puedes volver a hacerlo?-preguntó el Tumánova.
El hombre le miró impertérrito.
- ¿Sabes cuántos cauces de investigación tuve que seguir? ¿Cuántos cálculos y teorías físicas y matemáticas? Por no hablar de los matices que propiciaron la casual capacidad que todos buscáis de mi invento. Podría tardar otros tres años en volver a reproducir “Impulso”, sin garantía de éxito.
- No podemos esperar tres años, ni permitir que otros consigan los planos y la mitad de la contraseña –dijo Dimov, y se volvió hacia Galvech-. ¿Tu esposa hablaría si la cazaran?
Todor dudó.
- ¿Tienes un ordenador con internet a mano?
El agente Dimov sacó su dispositivo personal y estivo a punto de encenderlo y entregárselo al hombre, pero entonces recordó que no podía. Volvería activarse el localizador que había desconectado. Se volvió interrogante hacia el Tumánova, que se encogió de hombros.
- A mí no me mires, no tenemos ese presupuesto en la "Mierda Roja".
- No puedo saber si lo ha hecho, entonces. Pero teníamos un lugar, quedamos en un sitio por si nos separaban. Esperábamos que con la contraseña divida pudiéramos ganar el suficiente tiempo como para escapar o que nos dejasen en libertad y reunirnos –Todor pensó en lo estúpidos que había sido, en la poca visión que habían tenido para prever el alcance que llegaría a tener todo aquello.
- ¿Cuál era el lugar de reunión acordado?- preguntó Dimov.
Todor le examinó con la mirada.
- ¿Y luego qué haréis con nosotros?
- A mí me interesa “Impulso”, nada más. Por mí como si luego te vas de vacaciones a Hawai.
Piotr se reservó la mirada de desprecio. Sabía que Dimov mentía, por supuesto. No podía dejarles libres y que en unos cuantos años volvieran a reproducir el experimento por su cuenta, vendiendo el secreto a otros. La muerte era el silenciador más efectivo.
Y Todor Galvech tomó en cuenta esa posibilidad pero… ¿Qué opciones le quedaban? Tendría que pedir quedarse a cargo de la IAB, dejando que le vigilaran para que no hiciese nada indebido y quizás trabajando para ellos con sus investigaciones. Estaba dispuesto, siempre y cuando su esposa estuviera con él, así que aceptó y dio la dirección, rezando -a pesar de su posición teológica- porque su mujer estuviera sana y salva, absolutamente ignorante de que ya en aquellos momentos las torturas que padecía habían alcanzado un nivel inimaginable para un hombre como él.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Operación Impulso (8)

    Sofía 23:23 – 21:23 ZULU Apartamento de los hermanos Tumánova, Sofía Viéndole sacudirse al borde de la muerte, Piotr se reafirmó en algo que se había... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (9)

    Sofía 23:55 – 21:55 ZULU Afueras de Bulgaria, Sofía, dirección Sur-Suroeste, carretera 181 Filipa Jovchev colocó las mangas de su vestido, que se habían arrugad... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (10)

    Sofía 07:12 – 05:12 ZULU Apartamento de los hermanos Tumánova, Sofía Puede que la lluvia sobre Sofía cayera elegantemente sobre parques y jardines, resbalas... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (11)

    Sofía 08:12 – 06:12 ZULU Mansión Marinov, afueras de Sofía La mansión se extendía más allá de la colina, invadiendo el valle. No hacía mucho, ciervos y... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (12)

    Sofía 08:12 – 06:12 ZULU Calle Dragovitsa 14, Sofía Su esposa, con la boca abierta en un grito sordo, intentando alcanzarle. Una ráfaga de disparos. ¡Por... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (13)

    Sofía 08:32 – 06:32 ZULU Apartamento de los Tumánova, Sofía Plamen Dimov miró los últimos minutos de la noticia. Su brazo había quedado pendido en el... Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS
  • Operación Impulso (14)

    Sofía 10:07 – 08:07 ZULU Mansión Marinov, afueras de Sofía Un gemido y un suspiro se perdieron entre el zumbido sordo de un televisor silenciado. Leer el resto

    Por  Tzimize
    CULTURA Y OCIO, TECNOLOGÍA, TENDENCIAS

Dossiers Paperblog