Revista Sociedad

Pedro J.

Publicado el 30 enero 2014 por Oscar @olavid25
La noticia en El Mundo.

Las fotografías que acompañan a la noticia en El Mundo, con Casimiro García-Abadillo y Pedro J.

La actualidad nos impone un tema de debate en este segundo capítulo de “Periodista: Tú lo has querido”, la serie que pretende disuadir a una generación y, en todo caso, advertir sobre los riesgos del oficio a aquellos que, con seguridad, no los han valorado de forma adecuada. He esperado pacientemente a conocer el comunicado oficial de El Mundo para saber más del relevo de su director, que lo fue también mío en tiempos pretéritos por estrictas razones de índole profesional.  Pedro J. se marcha, pero es curioso porque ni siquiera es el sujeto de la noticia en la edición digital del diario. “García-Abadillo sustituye a Pedro J. Ramírez como director de El Mundo”, reza el titular destacado.

Lección del día, por tanto: Puedes ser sujeto un rato, hasta 25 años, pero nada es para siempre, aunque te vayas con los bolsillos llenos, que no sé si es el caso, pero me lo imagino. Se cumple, por tanto, esa máxima que aplicábamos con crueldad en las páginas de deportes del País Vasco. A los aficionados no les interesa la vida del que juega en otra Liga. La segunda lección también tiene aprovechamiento: Poderoso caballero es don dinero. Sobre las presiones políticas y las confabulaciones, mejor que escriba el protagonista. Leed con atención.

Unidad Editorial, que es la empresa dueña de El Mundo, se pone la venda antes de recibir alguna cornada y dice que el periódico seguirá comprometido con la independencia y la objetividad. Bien hecho, aunque sabemos que resulta difícil. A los hechos me remito. Pedro J. deja la dirección y aclara que no lo hace por iniciativa propia. “Entiendo la decisión, pero si de mí hubiera dependido, habría seguido siendo director de El Mundo toda mi vida”, asegura en el último párrafo de la noticia, un epitafio pobre de momento. Habrá carta dominical, supongo.

En una conferencia para las Aulas de la Tercera Edad de Vitoria, un lector me preguntó cómo hacía para abstraerme de lo que el director decía en su carta del domingo y actuar con objetividad. “¿Quién le ha dicho que yo las leo?”, dije en tono de broma para quitármelo de encima.  Y no se quedó nada contento. En mi relación con Pedro J. también hay altibajos, como en el matrimonio de Felipe y Letizia. Nos saludamos muy pocas veces, pero su forma de entender el periodismo, para bien o para mal, estaba presente en todo lo que yo escribía casi cada tarde en aquellos tiempos tan terribles de terrorismo, muerte y sufrimiento en Euskadi. Puedo completar varios tomos con lo que no me gustaba y no me gusta de El Mundo, pero no es el momento. Hoy la pregunta es: ¿Crees que el periodismo español sería mejor o peor hoy sin la figura de Pedro J.? Yo lo tengo claro.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog

Revista