Revista Cocina

Propóleo, pro-salud

Por Yoisasi @nutricionencasa

Actualmente da igual en la época del año que nos encontremos que siempre estamos rodeados de virus por todas partes y tenemos casi todas las papeletas para pillar un resfriado, en el mejor de los casos, o una gripe o una bronquitis o, si nuestro sistema inmunitario está en las últimas, incluso una neumonía… Por eso el propóleo forma parte de mi botiquín casero ya que al mínimo síntoma consigue cortar el proceso de incubación.
El propóleo sería como uno de esos ‘remedios’ que recomendaría sin pensármelo dos veces pero aún así he decidido escribir este artículo para saber más sobre el propóleo, con un extra sobre la jalea real, el polen y la miel ya que gracias a las abejas podemos recuperar nuestra Salud y además contribuyen a la conservación de la Naturaleza gracias a la polinización.

¿QUÉ ES EL PROPÓLEO?

El propóleo de abeja, también conocido como ‘penicilina rusa’ o ‘cola de abeja’, es una sustancia pegajosa resinosa, blanquecina o pardusca que se le atribuyen propiedades antisépticas, antimicrobianas y desintoxicantes.
Esta sustancia es producida por las abejas, con sus mandíbulas, que recogen las resinas vegetales de los brotes de ciertos árboles (como los álamos) y los árboles con forma de cono, y luego la mezclan con saliva.
El nombre proviene del latín ‘pro’ que significa delantero, y el griego ‘polis’ que significa ciudad. Las abejas lo usan para cubrir el interior de la colmena con él, llenan los huecos y las grietas. Este recubrimiento evita la propagación de microbios y hongos y protege la colonia durante el invierno. También para protegerla de ratones, lagartos y otros insectos. Las plagas que ingresan a la colmena son primero inyectadas con veneno y luego ‘empacadas’ y ‘embalsamadas’ en propóleo. Se ha demostrado que un cuerpo muerto tan compacto puede resistir hasta 5-6 años sin alterarse.
Después de que el propóleo es recolectado por los apicultores, su actividad biológica disminuye a la mitad en las primeras 4-5 horas, y desaparece completamente en 1-2 años después de que fue recolectado de la colmena.

– El propóleo es normalmente de color marrón oscuro pero también tiene tonos verdes, rojos, negros y blancos. Esto sucede porque las plantas que son cosechadas por las abejas son muy diferentes, y la composición del propóleo nunca será la misma. Depende de la estación, el clima, la región geográfica e incluso de la colmena.
· En climas templados del norte, el propóleo está hecho de resinas de álamos y coníferas (la función biológica de la resina en los árboles es sellar heridas y defenderse contra bacterias, hongos e insectos). Este tipo de propóleo tiene aproximadamente 50 componentes, principalmente resinas y bálsamos vegetales (50%), ceras (30%), aceites esenciales (10%) y polen (5%). También contiene acaricidas lipofílicos persistentes, un pesticida natural que disuade las infestaciones de ácaros.
· En las regiones neotropicales, además de una gran variedad de árboles, las abejas también recolectan resina de las flores, especialmente de los géneros Clusia y Dalechampia, que son los únicos géneros vegetales conocidos que producen resinas florales para atraer a los polinizadores. La resina de Clusia contiene benzofenonas polipreniladas (cetina aromática que se utiliza en productos como perfumes y jabones para evitar que la luz ultravioleta degrade el olor y color de estos productos, también es un componente de los protectores solares).
· En algunas zonas de Chile, el propóleo contiene viscidona, un terpeno de los arbustos Baccharis; en Brasil, el propóleo rojo contiene epóxido de naftoquinona y ácidos prenilados como el ácido 4-hidroxi-3,5-diprenil cinámico. Este propóleo rojo se deriva en gran medida de la resina de Dalbergia ecastaphyllum y tiene altos porcentajes relativos de los isoflavonoides 3-hidroxi-8,9-metilendioxipterocarpano y medicarpina; en China, Henan, el propóleo contiene ácido sinapínico, ácido ferúlico, ácido cafeico y andrisina, y los primeros tres compuestos demuestran propiedades antibacterianas; en Nueva Zelanda, el éster fenetílico del ácido cafeico (CAPE) también es un componente de algunas variedades de propóleo.
Teniendo en cuenta la baja ingesta sugerida de 200 mg por día, el propóleo tiene una contribución insignificante a los requerimientos diarios con respecto a los nutrientes básicos. Contiene: proteínas: máximo 1 gramo por 100 gramos; carbohidratos: máximo 1gramo por cada 100 gramos; grasa: máximo 1 gramo por cada 100 gramos.

El propóleo se obtiene astillándolo o raspándolo lejos de la colmena. Por lo general, es más abundante en el otoño cuando las abejas preparan la colmena para el invierno y es más fácil juntarse en días cálidos porque se vuelve más suave.
Hasta ahora sólo se han descubierto diecisiete sustancias químicas en el propóleo, algunas de las cuales son: Ácido cinámico, crisina, vainillina y ácido ferúlico. El ácido ferúlico es un ácido insaturado aromático caracterizado por efectos antibacterianos sobre ciertos microorganismos grampositivos y gramnegativos. El propóleo es un gran ‘anti-biótico’ y ‘desensibilizador’. Esta es una razón por la que pueden momificar a un roedor durante varios años y proteger la colmena de la descomposición. El propóleo es también la razón por la cual el interior de una colmena saludable es completamente estéril a pesar de que 40.000 a 50.000 abejas se apiñan en lugares cerrados en la colmena.
El propóleo se puede encontrar en su forma cruda directamente del apicultor.

Aunque durante siglos se pensó que el objetivo del propóleo era sellar la colmena para protegerla de los elementos, durante el siglo XX se descubrió que esta suposición no era correcta. Actualmente se cree que el objetivo del propóleo es reforzar la estabilidad estructural de la colmena, reducir las vibraciones, hacer la colmena más defendible cerrando entradas alternativas y prevenir enfermedades y parásitos. (Simone-Finstrom, Michael; Spivak, Marla (May–June 2010). «Propolis and bee health: The natural history and significance of resin use by honey bees». Apidologie 41 (3): 295-311).
La cantidad promedio que pueden producir por colmena durante un año depende de la raza de abeja, suele estar entre 150–300 gramos. Se recolecta al comenzar la primavera, ya que es necesario en la colmena durante los tiempos fríos. Para la recolección, el apicultor coloca una plancha plástica perforada sobre los cuadros de la colmena; en el momento de recolección, se introduce en un congelador hasta que el contenido se congele y así poder retirarlo más fácilmente; luego se lo introduce en agua caliente para separar el propóleo de la cera, las abejas muertas o restos de otros animales. En este momento el propóleo se presenta como una sustancia similar a una goma de mascar. Luego toma una forma granulosa y floja, de color ligeramente oscuro. Se conserva en recipientes de vidrio, nunca de plástico, lejos del aire y de la luz.

UN POCO DE HISTORIA DE LA APITERAPIA

  • Se conoce que los egipcios utilizaban el propóleo como parte de los ingredientes para conservar las vísceras de los faraones. Historical Aspects of Propolis Research in Modern Times. Evid Based Complement Alternat Med. 2013.
  • El propóleo tiene una larga historia de uso medicinal que se remonta al 350 aC, la época de Aristóteles y discutida en detalle por Plinio, el naturalista romano. Los griegos han usado propóleo para los abscesos; los asirios para curar heridas y tumores; y los egipcios para la momificación.

  • Hipócrates, el padre de la medicina moderna, recomendó la miel con propóleo atrapado para llagas y úlceras. Lamentablemente, la cantidad de propóleo en la miel de hoy ha disminuido debido a la apicultura moderna y los métodos de procesamiento refinado.

‘Durante siglos, las personas han usado propóleo en heridas y como remedio para dolencias que van desde acné hasta cáncer, osteoporosis, picazón y tuberculosis. Hoy en día, el propóleo se utiliza en la fabricación de chicles, cosméticos, cremas, pastillas y ungüentos, y se está investigando como sellador dental y endurecedor del esmalte dental. AVarios estudios han probado su efectividad en humanos y animales como tratamiento para quemaduras, heridas menores, infecciones, enfermedades inflamatorias, dolor dental y herpes genital. Aunque prometedor, los resultados de estos estudios son preliminares. (Algunos de los estudios fueron demasiado pequeños y estaban mal diseñados para arrojar resultados significativos).
Sin embargo, el propóleo tiene propiedades antibióticas y antisépticas comprobadas y también puede tener efectos antivirales y antiinflamatorios. Lo considero seguro y útil como remedio casero. Lo recomiendo como un buen tratamiento tópico para heridas no complicadas y, como enjuague bucal para llagas e irritaciones en la boca; en forma de tintura para tratar las aftas y el dolor de garganta.
Si ha tenido una reacción alérgica o de hipersensibilidad a las picaduras de abejas o a los productos de las abejas (incluida la miel), puede reaccionar al propóleo de la misma manera. En algunas personas, el uso frecuente de propóleo también puede provocar reacciones, como hinchazón, acumulación de líquido, enrojecimiento, ardor, eccema y fiebre.’
Andrew Weil.

  • La apiterapia es la práctica de usar productos de abeja para fines terapéuticos. El propóleo y la jalea real son dos de las sustancias más utilizadas en la apiterapia.
  • La recolección de productos de abejas se remonta a tiempos prehistóricos. Los primeros cazadores paleolíticos describieron sus incursiones en las colmenas de abejas melíferas en las primeras pinturas rupestres, según Alex Poplawsky de la Universidad de Emory. La apicultura fue practicada por los antiguos egipcios, romanos y griegos, quienes consideraban a la miel como un elixir medicinal y antiséptico. Entre sus otros tesoros, los egiptólogos han descubierto recipientes de miel aún comestibles en antiguas tumbas.

¿CÓMO TOMAR EL PROPÓLEO?

– Se encuentra en forma de comprimidos, combinado con una variedad de otros ingredientes. Se venden como suplementos naturales y hierbas medicinales.
– También se usa como aditivo para lociones para la piel, cremas de belleza, jabones, champús, barras de labios, chicles, pasta de dientes, enjuagues bucales e incluso protectores solares.
Tintura: 20-30 gramos de propóleo se empapan en 100 ml de alcohol etílico y se dejan macerar durante 1-2 meses. Se mantiene en botellas de vidrio ámbar, al igual que el propóleo crudo. Lejos del calor, la luz del sol, la humedad y las fuentes de contaminación. Se usa como tratamiento para dolores de garganta, cortes y erupciones cutáneas pero también internamente para tratar problemas gastrointestinales y el sistema inmunitario.
Crudo: Los apicultores usan una fuente de calor para formar barras envueltas en celofán y almacenadas por 6-12 meses en frascos de colores, bien cerradas y mantenidas lejos del calor, la humedad y las fuentes de contaminación.
– Solución hidratada: Los productores ponen 50 gramos de propóleo en 200 ml de agua y lo hierven a baja temperatura en una olla de cerámica hasta que el contenido se reduce a la mitad. Su validez es de 2 a 4 semanas en el refrigerador o de 5 a 10 días a temperatura ambiente.
– Jarabe: Se obtiene mezclando 40 gramos de solución hidratada, inmediatamente después de la preparación, con 60 gramos de miel. Se mantiene en las mismas condiciones que el propóleo crudo y dura hasta 2-4 meses.

¿Qué dosis se usa?
Las siguientes aplicaciones tópicas se han estudiado en investigaciones científicas:
Para el herpes labial: Una pomada de propóleo al 3% aplicada 5 veces al día.
Para el brote de herpes: Se aplica una pomada de propóleo al 3% a las ampollas 4 veces al día.
Como enjuague bucal después de la cirugía bucal: Una solución que contiene propóleo, agua y alcohol.

Es mejor no administrar en grandes cantidades. Se ha observado que con el tiempo, las manos de los apicultores se irritan extremadamente y causan grietas dolorosas en la piel. El propóleo no se recomienda en casos de problemas cardíacos severos, insuficiencia renal e ictericia por enfermedad hepática. Además, algunos expertos dicen que es mejor mantenerse alejado del propóleo si tenemos asma, hay algunos químicos en él y eso puede empeorar las cosas. Y también dicen que es mejor evitarlo durante el embarazo y la lactancia. No usar propóleo si se tiene alergia a los subproductos de la abeja, como la miel, las coníferas, los álamos, el bálsamo del Perú y los salicilatos.

BENEFICIOS CORROBORADOS POR LA CIENCIA

El propóleo estimula el sistema inmune del cuerpo. El mecanismo de curación del propóleo se basa no solo en su propensión antibacteriana y su efecto desintoxicante, sino también en las reacciones defensivas del organismo. El propóleo funciona al elevar la resistencia natural del organismo a las infecciones estimulando el propio sistema inmunológico. Por sus propiedades antibacterianas y antibióticas, y por sus variados efectos inmunológicos y antisépticos, el propóleo tiene notables cualidades terapéutica’. Dr. Remy Chauvin de París, Francia (Apimondia: Apiterapia hoy, Barac, Calcaiau, 1976).

El Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York informa que el propóleo tiene propiedades antibacterianas y antivirales, puede acelerar la curación del herpes genital, acortar el tiempo de curación después de la cirugía oral y funcionar tan eficazmente como las terapias farmacológicas para combatir la giardiasis. Su uso ha sido probado como un tratamiento para infecciones oculares y vaginales. Un estudio descubrió que es una ayuda para la fertilidad, lo que lleva a un aumento del 40 por ciento en las tasas de embarazo en usuarios de propóleo en comparación con un grupo placebo. Se necesita más investigación para corroborar estos hallazgos y para explorar los mecanismos por los cuales el propóleo parece lograr efectos beneficiosos.

El propóleo contiene más de 200 sustancias activas desde el punto de vista terapéutico: Aceites esenciales, flavonoides, taninos, antibióticos, minerales (hierro, manganeso, zinc, cobre, cobalto, calcio, silicio, magnesio), vitaminas, etc., de los cuales sólo el 10% han sido estudiados. Tienen actividad antiinflamatoria y antioxidante, así como también efectos fortalecedores y regenerativos en:

  • Cortes y quemaduras, otros problemas de la piel (como acné, dermatitis, forúnculos…), incluso el herpes genital, el propóleo se usa como un jabón o ungüento antiséptico, que previene el crecimiento de bacterias.
    – La aplicación de propóleo en la piel puede ayudar a tratar quemaduras leves y prevenir infecciones.
    Herpes labial: La aplicación de un ungüento de propóleo específico al 3% podría ayudar a mejorar el tiempo de curación y reducir el dolor. (Más estudios aquí y aquí).
    – La aplicación de una pomada de propóleo al 3% podría mejorar la curación de las lesiones genitales recurrentes causadas por el virus del herpes simple tipo 2. Algunas investigaciones sugieren que podría curar las lesiones más rápido y de manera más completa que el tratamiento convencional con ungüento de aciclovir al 5%.
    – Acné: Usado interna y externamente, el propóleo puede mejorar la piel y reducir los brotes. Un estudio concluyó que el propóleo mostró actividad contra las bacterias principalmente responsables de los brotes.
    Aplicar miel de propóleo directamente sobre la espinilla (hacer una prueba primero para ver si la piel reacciona) y dejarla actuar durante 5 a 15 minutos. También se puede usar la miel de propóleo como mascarilla facial, aplicando una capa delgada sobre toda la cara y enjuagándola después de 15 minutos.
  • Mal aliento, gingivitis, caries y enfermedad de las encías. En enjuague bucal como prevención y para acelerar la curación después de la cirugía oral.
    Estudio con gingivitis y úlcera bucal.
    – Aftas. Las primeras investigaciones muestran que tomar propóleo por vía oral al día reduce los brotes de aftas. Muchas personas experimentan un alivio rápido de las aftas mediante la aplicación de una gota de tintura de propóleo directamente en el dolor 2-3 veces por día.
    – Candidiasis orofaríngea. Las primeras investigaciones sugieren que el uso de extracto de propóleo verde brasileño cuatro veces al día durante 7 días puede prevenir la candidiasis oral en personas con dentadura postiza.
    – Caries: En un estudio en animales, el propóleo reduce las tasas de cavidad hasta en un 60% y parcialmente daña la enzima que causa la placa dental. La pasta de dientes de propóleo (contiene “agua purificada, bicarbonato de sodio, goma de xantano, extracto de propóleos, aceite de pomelo, aceite de clavo de olor, aceite de árbol de té”) proporciona los poderosos compuestos que combaten la cavidad directamente a los dientes. También se puede aplicar tintura de propóleo directamente en las cavidades varias veces al día.
  • Infecciones causadas por bacterias (incluida la tuberculosis), virus (incluida la gripe, la gripe “porcina” H1N1 y el resfriado común), hongos y por organismos unicelulares llamados protozoos.
    Existe alguna evidencia de que el propóleo podría ayudar a prevenir o reducir la duración de los resfriados comunes y otras infecciones del tracto respiratorio superior.
  • Cáncer de nariz y garganta.
  • Problemas gastrointestinales, incluida la infección por Helicobacter pylori en la enfermedad de úlcera péptica.
    Las primeras investigaciones sugieren que tomar 60 gotas de una preparación que contiene propóleo verde brasileño diariamente durante 7 días no reduce la infección por H. pylori.
  • Un tipo de infección intestinal llamada giardiasis. Las primeras investigaciones sugieren que tomar un extracto específico de propóleo al 30% puede curar la giardiasis más que el medicamento tinidazol.
    Un ensayo preliminar mostró que aquellos que tomaron propóleo experimentaron una tasa de eliminación exitosa de la giardiasis parasitaria del 52 al 60 por ciento.
    Dado que los parásitos son difíciles de diagnosticar (los síntomas con frecuencia se parecen a otros problemas de salud), suelen plantear un problema de salud desafiante e inesperadamente generalizado. El propóleo, debido a sus factores calmantes e inmunoportadores, generalmente puede ser beneficioso para la salud, incluso si no está seguro de una infección por parásitos. Además, generalmente se puede combinar con otros tratamientos para parásitos.
  • Hinchazón vaginal (vaginitis). Las primeras investigaciones sugieren que la aplicación de una solución de propóleo al 5% por vía vaginal durante 7 días puede reducir los síntomas y mejorar la calidad de vida en personas con hinchazón vaginal. (Otro estudio).
  • Endometriosis: Un número cada vez mayor de mujeres que luchan contra la endometriosis, un trastorno en el que el tejido que recubre el útero crece fuera del útero en otros órganos del cuerpo. Causa dolor, fatiga, problemas intestinales, infertilidad y más. En un estudio, las mujeres con endometriosis tomaron propóleo para aumentar la fertilidad. Las que tomaron propóleo tuvieron una tasa de éxito del embarazo del 60% en comparación con el 20% que tomaron el placebo.
  • También se usa como agente antioxidante y antiinflamatorio
    Más info aquí, aquí y aquí.
  • Tiene efectos antimutagénicos que pueden ayudar en la prevención del cáncer y en terapias de quimioterapia y radiación ya que en combinación con la jalea real puede mejorar sus efectos secundarios.

    ‘Las abejas que viven en árboles huecos cubrirán el interior de la cavidad densamente con propóleo. Después de un experimento, investigadores de la Universidad de Minnesota descubrieron que las abejas alojadas en una caja nido cubierta con propóleo tenían menores cargas bacterianas en su cuerpo y también un sistema inmune “más tranquilo” en comparación con las colonias sin recubrimiento de propóleo.
    Entonces, aunque las abejas nunca comen propóleo, esta sustancia única juega un papel clave en su sistema inmune.
    El propolis apoya el sistema inmune de varias maneras. En primer lugar, las propiedades antimicrobianas suprimen las bacterias e infecciones dañinas. Además, en realidad estimula el sistema inmune y aumenta la resistencia natural del cuerpo.

Más información sobre su composición y su actividad terapéutica desde el punto de vista científico
  • Los flavonoides (quercetina, apigenina, galangina, etc.) y los ácidos fenólicos (cafeico, isoferúlico, cinámico y benzoico) además de ser tóxicos para las levaduras, inhiben la actividad enzimática de la hialuronidasa y el ácido cafeico y la actividad de la dihidrofolato reductasa, podrían explicar la similitud entre algunos de sus efectos y los de algunos antiinflamatorios no esteroides.
  • En zonas templadas, los contenidos en ésteres y ácidos fenólicos, componentes de los que carecen el propóleo de origen tropical, sin embargo muestra una actividad similar por su contenido en derivados carbono prenilados del ácido p-cumárico.
  • Sus propiedades antioxidantes se deben a su actividad antiradicalaria (radicales alcoxi y superóxido) y al efecto inhibidor sobre el ión cuproso, incitador de la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad. En el propóleo brasileño y chino, los extractos acuosos muestran mayor actividad antiradicalaria que los metabólicos y lo contrario ocurre con el de origen holandés o peruano.
  • La actividad antibacteriana del propóleo europeo se debe a sus contenidos en agliconas flavónicas y compuestos fenólicos y en el de las Islas Canarias de lignanos furofuranos. El alemán, rico en feniletil-trans-cafeato, bencil ferulato y galangina es más activo frente a la E. Coli que el propóleo francés rico en bencil cafeato y pino cembrina y el mediterráneo (Bulgaria, Turquía, Grecia y Argelia) compuesto por flavonoides, ésteres de ácido cafeico y ácidos ferúlicos, diterpénicos e hidroxiditerpénicos muestra propiedades bacteriostáticas y bactericidas significativas.
    En el propóleo brasileño se han identificado compuestos fenólicos, entre los que destaca el ácido 3,5-diprenil-p-cumárico que poseen actividad antibacteriana significativa.
  • Los disolventes y el método de extracción utilizado pueden modificar la activida antimicrobiana del propóleo. Los extractos etanólicos al 60-80% inhiben el crecimiento microbiano, al 70-80% tienen mayor actividad antioxidante y al 80% inactivan mayoritariamente a la hialuronidasa.
    Los propóleos centroeuropeos (Alemania, Francia y Austria), con composiciones cualitativas similares y predominio del ácido trans-p-cumárico, muestran actividad frente a Candida albicans, mientras que los mediterráneos (Bulgaria, Turquía, Grecia y Argelia), que contienen flavonoides, ésteres del ácido cafeico y ácidos ferúlicos, presentan menor actividad antifúngica. Por su parte, el egipcio de Dakahlia, con dos ésteres de cafeato y dos triterpenoides, es más activo frente a Candida albicans que el de Ismailia que no contiene ácidos aromáticos, ni ésteres, ni flavonoides.
  • El diluyente del propóleo, aceite, etanol, propilenglicol o glicerina influye en su actividad antifúngica.
    Frente a Candida albicans en mucosa oral, el extracto etanólico de propóleo al 20% se muestra tan efectivo como la nistatina y supera a otros antifúngicos (clotrimazol, econazol y fluconazol) que presentan resistencias.
  • La actividad antiviral del propóleo se atribuye al contenido en compuestos fenólicos, principalmente ácido cafeico, ésteres de los ácidos cafeico y ferúlico (3-metibut-2-enil cafeato, 3-metilbutil ferulato) y agliconas flavónicas (luteolina y quercetina) muy activas frente al virus del herpes. El uso de una pomada de propóleo canadiense, rica en flavonoides, redujo los síntomas locales y fue más efectiva que el aciclovir en el tratamiento del herpes genital y el extracto acuosos de propóleo inhibe la integración del provirus del carcoma murino (MuSV-124) en el genoma huésped, evitando la malignización de las células NIH/3T3.
  • La actividad antiprotozoaria se debe al propóleo brasileño que contiene ácidos 3-prenil-4hidroxicinámico, 2,2-dimetil-6carboxietenil-2H-1-benzopirano, 3,5-diprenil-4-hidroxicinámico y el 2,2-dimetil-6-carboxietenil-8-prenil-2H-1-benzopirano, siendo activos frente al Trypanosoma cruzi.
  • También se comprueba la eficacia inmunoestimulante del propóleo determinando los niveles de citoquinas.
    Algunos de los componentes fenólicos del propóleo, como el ácido cafeico y el éster del ácido fenol-etil cafeico, la quercitina y la naringenina, ejercen efectos antiinflamatorios y actúan sobre la producción de eicosanoides, suprimiendo la generación de prostanglandinas y de leucotrienos en la inflamación peritoneal aguda inducida por la limosina.
  • La actividad antiinflamatoria por barrido de radicales libres se atribuye al ácido cafeico, a su prenetil éster y a los flavonoides como galangina, kaempferol y kaempferida.
    La galangina, flavonoide que abunda en el propóleo, con propiedades antioxidantes y capaz de modular la actividad enzimática y de suprimir la genotoxicidad de muchos productos químicos, se ha propuesto para la quimioprevención del cáncer.
  • Remineralizante del esmalte dental. Las soluciones de propóleo incrementan significativamente el valor del test de dureza de Vickers.
  • Actividad estrogénica: El propóleo es capaz de activar los receptores estrogénicos.

Toda la información completa aquí.

CONTROVERSIA CIENTÍFICA

REACCIONES ADVERSAS

El propóleo es seguro cuando se toma por boca o se aplica a la piel de manera adecuada. Puede causar reacciones alérgicas, particularmente en personas que son alérgicas a las abejas o productos de las abejas. Las pastillas que contienen propóleo pueden causar irritación y úlceras en la boca.

No existe suficiente información confiable sobre la seguridad de tomar propóleo si está embarazada o en periodo de lactancia. Evitar el uso. Se aconseja a los niños pequeños, las mujeres embarazadas y los pacientes con enfermedades hepáticas o renales que no tomen propóleo y jalea real, ya que no se han establecido niveles de dosificación seguros.

Las reacciones adversas pueden ser más comunes si se toma más de 15 gramos de propóleo por día. Falta información sobre los síntomas de niveles tóxicos de propóleo.’

JALEA REAL, POLEN Y MIEL

La capacidad de producir miel es lo que le da a Apis mellifera su nombre común. Las abejas viven en todas las áreas del mundo, excepto en las regiones polares extremas. Además de la miel, estas abejas usan y producen otros productos, como el propóleo y la jalea real. Estas sustancias proporcionan ingredientes en alimentos y cosméticos, así como en productos medicinales y de salud.
Los productos de las abejas provienen de las sustancias que las abejas producen para mantener la vida y la salud de la colonia. Cada colonia de abejas contiene zánganos, obreras y una sola reina. El néctar de las flores es la principal fuente de alimento de las abejas maduras y es el combustible necesario que permite a las abejas controlar el desarrollo de la larva.

JALEA REAL

  • Las abejas obreras producen jalea real en sus glándulas faríngeas y alimentan a todas las larvas durante los tres primeros días de vida pero continúan alimentando con esta sustancia nutritiva a las larvas que madurarán en abejas reinas. Alimentar con jalea real a las larvas seleccionadas durante la etapa de alimentación es el proceso que crea las abejas reinas. Las abejas reinas requieren aproximadamente 16 días para madurar, mientras que las obreras y zánganos maduran dentro de los 21 a 24 días. Las abejas que se alimentan exclusivamente con grandes dosis de jalea real se convierten en abejas reinas, las cuales serán 50% más grandes que las otras abejas. La abeja reina vivirá unos seis años mientras que las demás sólo unas seis semanas.
    La jalea real contiene proteínas, azúcar y grasas, así como un tipo de ácido, conocido como DHA (el omega 3 más abundante en el cerebro que ayuda al desarrollo cognitivo, formación del tejido nervioso y de la retina), el ingrediente probablemente responsable del crecimiento de la abeja reina.
    La jalea real es una rica fuente de nutrientes que contiene complejo de vitamina B; vitaminas C, D y E; minerales; enzimas; hormonas; y aminoácidos.
    La jalea real fresca es un producto denso de un blanco anacarado, consistencia un poco gelatinosa y sabor ácido.
    Su conservación requiere de una temperatura de uno a cinco grados centígrados, como cualquier nevera casera y hay que preservarla de la luz. Se mantiene en la boca (se disuelve debajo de la lengua) antes de tragar para aumentar su biodisponibilidad.
    También está disponible en polvos y cápsulas, combinada con otros ingredientes en tinturas o congelada en su estado fresco y completo.
  • La jalea real se ha usado tradicionalmente para tratar la infertilidad y aliviar los síntomas de la menopausia, y la investigación valida estos beneficios. En un estudio, fue más efectivo que el estrógeno recetado para reducir los síntomas de la menopausia. Otros estudios muestran que mejora el conteo de esperma y los niveles de testosterona, mejorando la fertilidad masculina. La jalea real también es compatible con la función inmune, mejora la producción de colágeno y reduce el riesgo de diabetes. Y también puede ayudar a proteger contra el Alzheimer.

POLEN

El polen es el polvillo que queda prendido en los dedos al tocar el cáliz de una flor, el cual es recogido por las abejas añadiéndole sus secreciones y un pequeño porcentaje de néctar. A partir de este momento el polen no es el que puede recogerse manualmente en las flores, ya que se le han añadido otros componentes. Llegada a la colmena la abeja descarga el polen y lo almacena en las celdillas próximas a las que están dedicadas a la crianza de forma que las nodrizas puedan utilizarlo para la alimentación de las crías, siendo indispensable para el crecimiento de éstas.

  • En latín, la palabra polen significa “flor de pino”. El grano de polen tiene dos capas protectoras alrededor. La capa externa consiste en una exina cerosa que es capaz de resistir la mayoría de los ácidos y temperaturas tan altas como 300ºC. La capa interna es una pared interna frágil, la íntima, que rodea y protege los núcleos y las reservas de almidón y aceite.
    El grano de polen es físicamente tan indestructible que se han encontrado granos identificables en estratos geológicos que datan de millones de años. Estas son las primeras plantas conocidas que perforan los granos de polen. Los granos de polen son tan diminutos que se necesitarían más de 400.000 para pesar unos 30 gramos.

  • Utilizado por las abejas para alimentar a sus crías, el polen de abeja tiene un 40 por ciento de proteínas y es rico en vitaminas, minerales, antioxidantes y ácidos grasos.
    El polen de abeja tiene propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales. Los estudios demuestran que puede tratar afecciones inflamatorias crónicas y agudas, acelerar la curación de heridas y quemaduras y aliviar el dolor. Los estudios también sugieren que el polen de abeja puede aliviar el estrés, tratar las alergias, aliviar los síntomas de la menopausia y aumentar la inmunidad.
    Se puede agregar el polvo a tinturas o batidos. Los gránulos enteros se pueden rociar en el cereal, la ensalada o la tostada.

La FDA no permite que los vendedores de polen aleguen que el producto tiene beneficios para la salud ya que no existe una base científica para tales argumentos. Además hay posibles riesgos de alergias y contaminaciones de pesticidas, hongos o bacterias que pueden ser causados por almacenaje deficiente.’

  • Según el Dr. P. Witherell, “Otros productos de la colmena”, Capítulo XVIII, La colmena y la abeja melífera, Dadant & Sons, Inc., Hamilton, IL, 1975, el polen puede variar mucho en su contenido nutricional desde un nivel tan bajo como siete por ciento de proteína (pino) a más de treinta y cinco por ciento (palma datilera). Por lo tanto, incluso para las abejas, una mezcla de pólenes es necesaria para lograr una dieta bien equilibrada.
    Algo conocido por pocos es la pérdida nutricional en el polen almacenado. Un estudio del Dr. A. Dietz en la Universidad de Georgia ha demostrado que el polen almacenado (especialmente el polen seco) pierde parte de su valor nutricional con el tiempo. Los estudios de este tipo para el polen recolectado por las abejas en la nutrición humana podrían ser extremadamente reveladores pero hasta ahora no se ha hecho ninguno.
  • Una dosis de una cucharadita de polen requiere que una abeja trabaje ocho horas al día durante un mes para recolectarlo. Una cucharadita contiene más de 2,5 mil millones de granos de polen de flores.

‘El polen de abeja es la fuente más rica de vitaminas que se encuentra en la naturaleza en un solo alimento. Incluso si el polen de abeja no tuviera ninguno de sus otros ingredientes vitales, su contenido de rutina solo justificaría tomar al menos una cucharadita diaria, sin más motivo que fortalecer capilares. El polen es extremadamente rico en rutina y puede tener el mayor contenido de cualquier fuente, además de que proporciona un alto contenido de ARNs [ácido ribonucleico] y ADN [ácido desoxirribonucleico] ‘. Investigadores del Instituto de Apicultura, Taranov, Rusia.

Las abejas están expuestas a diversos contaminantes bacterianos y químicos que podrían incorporarse en productos para el consumo humano. Aunque tanto el polen de abeja como la jalea real contienen sustancias con propiedades antibióticas, ambos pueden mantener el crecimiento de organismos que causan enfermedades y ninguno tiene uso práctico como antibiótico. Los contaminantes también pueden introducirse durante el procesamiento. En 1995, Montana Naturals International, en Arlee, Montana, tuvo que retirar varios miles de botellas de una mezcla de polen de abeja/jalea real/propóleo debido a la contaminación con plomo.

Polen y polinización

Una de las contribuciones más importantes a la humanidad es la polinización de cultivos de alimentos por parte de las abejas melíferas. La polinización es el acto de transferir el polen de la antera (parte terminal del estambre de una flor) al estigma. Esta transferencia generalmente se logra mediante el uso de abejas. A veces, las plantas son capaces de polinizarse por el viento. Cuando el polen se transfiere de la antera de una flor al estigma de otra de la misma especie, se llama polinización cruzada. La polinización en las plantas es como la reproducción sexual en animales, manteniendo viva la vitalidad de la especie.
La polinización por abejas es una parte integral de la producción agrícola de cultivos de hortalizas, frutas y nueces. “Los siguientes cultivos dan cuenta de más de mil millones anualmente: semillas de alfalfa, almendras, la mayoría de las manzanas, aguacates, peras Bartlett, bayas de arbusto, cerezas, pepinos, semillas de lino, kiwi, semillas de trébol, melones, ciruelas, ciruelas, calabazas, calabaza, semillas de girasol, tangelos, mandarinas, 22 semillas de hortalizas y semillas de flores “, (Apicultura en California, Foote). Muchos de estos cultivos, al igual que las plantas ornamentales, se cultivan en huertos familiares o comunitarios donde la polinización de las abejas es igualmente esencial para producir semillas, frutas y vegetales. Las abejas también polinizan las malezas que proporcionan alimento para aves silvestres y mamíferos y evitan la erosión de las cuencas hidrográficas y las áreas silvestres. La polinización de abejas tiene un enorme impacto en nuestras dietas y en la estabilidad de nuestro medio ambiente.

Polen y recolección

El polen de abeja se recolecta colocando una trampa de polen en una colmena. Generalmente, la colmena se reorganiza para que la trampa de polen sirva como entrada; puede estar ubicada en la parte inferior, central o superior de la colmena. Después de que las abejas se acostumbran a la nueva entrada, el polen se lleva a la colmena en forma de bolas en las patas traseras de las abejas de forrajeo. En las patas traseras superiores de las abejas tienen unos pocos pelos que actúan como una canasta donde la abeja enrolla los granos de polvo de polen y lo mezcla con néctar para formar una bola. Las abejas se arrastrarán a través de dos pantallas de tamaño especial que derribarán el polen, las bolitas similares a pelotas en una bandeja de recolección. El polen se elimina y está listo para el consumo. Las trampas suelen tener una pequeña entrada, por lo que las abejas pueden llevar suficiente polen a la colmena para alimentar a las jóvenes.

Polen y sus propiedades

El polen para el consumo es un tema discutible. Algunos creen que el polen de abeja solo debe usarse para proporcionar nutrientes a las abejas. Otros creen que juega un papel vital en nuestra dieta, ya que tiene muchos nutrientes y beneficios para la salud. El Dr. Naum Petrovitch “Yoirish del Departamento de Fisiología de Rusia en el Instituto del Lejano Oriente de la Academia Soviética de Ciencias en Vladivostok, publicó un manuscrito titulado” Las abejas al servicio de la humanidad. “El Dr. Yoirish afirmó,“el polen de abeja es un tesoro nutricional con poder regenerativo, que contiene todos los 22 aminoácidos y 27 sales minerales que no se limitan al calcio, magnesio y zinc ya que incluye una gama completa de vitaminas y enzimas conocidas y desconocidas”. El Dr. Yoirish dijo que el polen de abeja era un alimento tan increíble debido a la forma en que el polen se presenta en una mezcla natural óptima. Los extractos de polen han sido muy importantes para aliviar la fiebre del heno. El polen de abeja es conocido por contener propiedades regenerativas para el organismo.
Se han realizado muchas investigaciones sobre los beneficios para la salud del polen de abeja; lo que tiene para influir en enfermedades, dolencias, energía sexual, belleza y pérdida de peso. El Dr. Remy Chauvin M.D. y sus asociados en el Instituto de Cultivos de Abejas Bures Sur Yvete, París y sus colegas de toda Europa, han llevado a cabo más investigaciones sobre los beneficios del consumo de polen de abeja por los seres humanos que cualquier otro grupo médico. Aquí hay algo de lo que encontraron: “El antibiótico en el polen de abeja se extrajo y se encontró extremadamente activo”. Descubrieron que ciertos microbios fueron asesinados por enfermedades difíciles de controlar, como la salmonela (tipo tifoidea). Estos científicos también encontraron útil el polen en el tratamiento de problemas como fatiga, alergias y otros problemas respiratorios (es decir, bronquitis, sinusitis y resfriados). El polen de abeja ha mostrado resultados beneficiosos en problemas menstruales y de próstata. Además de estos resultados de investigación, el polen ha sido eficaz en el tratamiento del estreñimiento, colitis, colibaciallosis, anemia, trastornos circulatorios, estados depresivos, fragilidad de la piel y pérdida de cabello. Se ha encontrado que el polen contiene sustancias hormonales naturales que estimulan y nutren los sistemas reproductivos de hombres y mujeres. El polen ha aumentado la resistencia y el vigor sexual. El polen de abeja se ha utilizado en el control del peso mediante la corrección de un posible desequilibrio químico en el metabolismo del cuerpo que puede estar implicado en el aumento de peso anormal o en la pérdida anormal de peso. El polen es un alimento bajo en calorías, aproximadamente 90 calorías por 30 gramos (aproximadamente dos cucharadas de polen) y contiene 15% de lecitina que ayuda a quemar grasa del cuerpo.

Polen, pesticidas y metales pesados

Más allá del beneficio inmediato para los humanos, hay otras preguntas que aún deben ser respondidas con respecto al polen recolectado por las abejas como alimento. Entre estos se encuentran la posible contaminación con metales pesados o pesticidas.
La falta de estándares en el procesamiento del polen recolectado por las abejas podría ser una bomba de tiempo. Un artículo de K. Benson de El Toro, California en The Speedy Bee, vol. 13 (5), mayo de 1984, pp. 14-20 declara enfáticamente: “Recolectar polen comercialmente es una empresa costosa y laboriosa que requiere mecanización, entrenamiento especial y atención constante. Se necesita recolección y procesamiento frecuente para producir polen de calidad. Debe recolectarse, limpiarse y congelarse rápidamente antes se vuelve demasiado seco, demasiado húmedo, enmohecido, arruinado por los insectos o que desborde el cajón de polen. No hay vacaciones durante la temporada de polen”. Una de las principales preocupaciones, dice el artículo, es la limpieza del polen recolectado por las abejas. Los tipos de desechos y materia extraña que se pueden encontrar en el polen son notables. Una lista parcial incluye: (1) partes perdidas de abejas; (2) pedazos de plantas como hojas y paja; (3) polinios o estambres de ciertas plantas que se adhieren a las abejas y al polen; (4) hilos de pelo; (5) varios insectos, algunos invisibles para el ojo humano y (6) momias y escamas de enfermedades de las abejas. Las polillas de cera también encuentran el cajón de polen un maravilloso refugio; sus excrementos, redes y capullos deben ser eliminados. Además, algunos excrementos de ratón dejarán inutilizable todo el lote de polen y el polen derramado nunca se debe ejecutar a través de una máquina de limpieza. Los compradores competentes no tocarán el polen que tenga suciedad de apicultor. El Sr. Benson ha desarrollado una máquina de limpieza de polen (escriba Mr. “B”, Box 1066, El Toro, CA 92630) pero sugiere que siempre es necesaria cierta clasificación manual para producir un producto de calidad. También advierte que el polen recolectado por las abejas debe ser recogido a intervalos regulares de las trampas y protegido de la humedad; si se moja, no se puede rescatar. El polen almacenado es un medio maravilloso para el crecimiento de hongos y bacterias. Una de las principales preocupaciones en ambientes húmedos es la amenaza constante de aflatoxinas, producida por hongos del género Aspergillis. Los productos almacenados, como la soja, el maní y el maíz, en Florida, se monitorean cuidadosamente para detectar la presencia de aflatoxina. El polen recogido de abeja no suele consumirse en una cantidad tan grande como otros productos almacenados y generalmente se seca rápidamente a una humedad por debajo del veinticinco por ciento, óptimo para el crecimiento de Aspergillis. Sin embargo, es un factor de calidad que no se puede ignorar en el presente.

El Dr. Dietz, de la Universidad de Georgia en sus estudios sobre las interacciones entre las abejas melíferas, cree que la captura constante de polen disminuye el potencial de población hasta en un tercio en algunas colonias. Steve Taber, retirado del Laboratorio Tucson Bee, en “Pollen and Pollen Trapping”, American Bee Journal, vol. 124 (7), julio de 1984, pp. 512-513, dice: “Si pones trampas de polen, deberías esperar ciertos problemas en las colmenas que no tienes sin ellas. No lastimes a tus abejas. Las abejas sin polen tendrán una dieta deficiente. Lo ideal sería que después de atrapar el polen durante dos semanas, debes eliminar las trampas durante una semana “. Finalmente, está la cuestión de la eficacia de atrapar el polen de las abejas. Esto varía considerablemente. Un estudio realizado por los canadienses A. Tellier y U. Soehngen, publicado en el Boletín de la Asociación de Apicultores de Cook-Dupage, vol. 39 (5), junio de 1984, evalúa varias trampas. Según los autores: “La eficacia de las trampas de polen varía de aproximadamente 10% a 50%. La eficiencia está influenciada por la uniformidad de las aberturas en la trampa, las diferencias en los tamaños corporales de las recolectoras (que pueden ser considerables tanto entre colonias como dentro de ellas), y por el tamaño de las cargas de polen. Además, el número de aberturas en una trampa influye en el grado de hacinamiento dentro de la trampa y, en consecuencia, su eficiencia en la recolección de polen. Por lo tanto, es evidente que cada trampa de colonias la combinación es única y una determinación precisa de la eficiencia del diseño de la trampa, derivada de las observaciones realizadas en una combinación de trampa de colonias, es imposible “. Sus resultados preliminares (la investigación continúa) sugieren que la trampa de polen Barrhead montada en el fondo (fabricada en Canadá) es superior en la mayoría de los ensayos, proporcionando la mayor cantidad de polen limpio.

MIEL

Europa importa el 40 por ciento de la miel que consume de Argentina y China, y España es el primer productor europeo. China ha reducido su exportación de miel porque sus propios ciudadanos aumentaron el consumo.
Argentina es el referente mundial en lo relativo a la miel y la principal exportadora, ya que sólo consume el 2 por ciento de la que produce.’

En la industria muchas veces se manipula la miel para evitar que cristalice, ya que algunos clientes lo perciben equivocadamente como que está en mal estado. Sin embargo, al manipular la miel se pierden sus propiedades“, dice Manuel Jiménez dueño de la tienda La Moderna Apicultura, en Madrid, que factura 360.000 euros al año vendiendo unos 100 kg diarios de miel, se ha convertido en una referencia del sector.
El síndrome de las colmenas vacías está mermando la población de abejas. Hay un tipo de pesticida que afecta a su sistema neurológico, lo que hace que se desorienten y no puedan volver a la colmena, provocándoles la muerte”, explica Aurora Jiménez, de La Moderna Apicultura: “El problema no es que nos quedemos sin miel. Las abejas son esenciales para polinizar”.

  • Las abejas llevan néctar en sus estómagos. Después de llegar a la colmena, depositan el néctar en celdas de nido de abeja para almacenar para su uso posterior como fuente de alimento. La miel contiene agua, glucosa, fructosa y sacarosa. El tipo de miel dependerá de las abejas obreras, de dónde recogen el néctar, del clima y época del año.
La temperatura y la miel cruda

Cuando las abejas están trabajando, la temperatura de su cuerpo colectivo aumenta y por lo tanto calienta su área de trabajo, es decir, la miel. La temperatura de una colmena activa es de alrededor 35ºC, y la miel está estable y “viva”, o mejor dicho, las enzimas en la miel que le dan las cualidades nutricionales y beneficiosas están vivas. Siempre que la temperatura de la miel no suba significativamente más de 35ºC, la miel no se ha pasteurizado.
Muchas personas malinterpretan el concepto de calentar la miel. Existe el mito de que cualquier calentamiento es dañino. Pero incluso las abejas calientan la miel. Durante el final del invierno, la miel se puede congelar dentro de la colmena, y cuando los grupos de abejas se mueven alrededor de su reserva de alimentos, se recalentará según sea necesario para alimentarse. Durante el verano, las abejas no necesitan calentar la miel, la temperatura todavía es alrededor de 35ºC, siempre y cuando trabajen cerca de la miel. La cuestión es que calientan la miel muy gradualmente.
La ironía es que la gente insistirá en que el apicultor no caliente la miel pero la llevarán a casa y la aplicarán en el microondas. Esto se llama calentamiento instantáneo, y este calor repentino (radioactivo) destruye las enzimas y químicamente cambia la miel. Todavía es dulce pero ahora es químicamente más como un edulcorante procesado. En algunos casos, el sabor puede ser incluso diferente. Incluso sin cambios notables, la miel ha perdido todo su valor nutricional y ya no es cruda.

La textura y el filtrado

Cuando las personas buscan miel cruda, generalmente obtienen el frasco que se ve muy opaco, a veces con puntos negros aquí o allá. Cuando abren el tarro, esperan un trozo casi sólido de miel pastosa y arenosa. Lo que realmente es un panal molido, que potencialmente incluye todo lo que podría salir de una colmena: miel, cera de abejas, polen, propóleo, jalea real, y sí, incluso abejas. Las abejas son muy higiénicas, ni siquiera ‘irán al baño’ dentro de la colmena, por lo que ingerir partes de abejas es bastante seguro.
Pero “cruda” tiene que ver con la temperatura, no con la textura. La consistencia dependerá de cuándo se cosechó; la cosecha reciente será más cremosa y más líquida, cuanto más se asiente será como un helado bien congelado. La cera de abejas es la principal causante de esta situación.

Cuando la mayoría de las cosas de miel se filtran, se eliminan pequeños trozos de cera de abejas. Este proceso se llama colar y el producto resultante es “miel pura”. Ese es el líquido claro y dorado que está en botellas etiquetadas como “miel cruda”. Mientras este material no haya sido calentado más allá de la temperatura de la colmena, esta miel pura aún está cruda (y es mucho más fácil trabajar con ella en ambientes culinarios).
También hay otro proceso que parece similar en la superficie pero en realidad es muy diferente y contraproducente para la salud de la miel: El filtrado. Al colar la miel, todo lo que se necesita es un material tipo estopilla para separar los trozos de cera de la miel viscosa. El polen todavía atraviesa porque es mucho más fino que la malla (y el polen es deseable, ayuda con el factor de beneficios). Pero el filtrado elimina partículas significativamente más pequeñas, entre ellas el polen, y la miel se aleja mucho más de su estado bruto.
Un tipo específico de filtrado, filtrado de presión, es para operaciones a gran escala que embotellan miel como si se tratara de embotellar refrescos. Estamos hablando de megamáquinas que lanzan miel rápidamente en sus contenedores de venta. El problema con este proceso es que para facilitar el trabajo de la miel, la temperatura también suele ser bastante alta: Cuanto más alta es la temperatura, más líquida es la miel, lo que significa que está prácticamente garantizado que no sólo se ha pasteurizado la miel, sino que también faltan todos los elementos que lo convierten en miel real.

Miel cruda vs. miel orgánica

Algunas personas piensan que la miel cruda es lo mismo que la miel orgánica pero no lo es. La ‘miel orgánica’ es cuando las flores de las que las abejas obtienen el néctar no han sido rociadas con productos químicos. Mientras los apicultores controlen hacia dónde van las abejas, sabrán que obtienen miel de las flores orgánicas. Pero es imposible saber dónde van las abejas porque generalmente vuelan hasta 5 km en busca de flores que estén produciendo suficiente néctar para cosechar. Si lo necesitan, pueden volar hasta 8 km. Eso significa que se necesita estar seguro de que todas las flores de un radio de 5 a 8 kilómetros alrededor de la colmena son orgánicas.
Como anécdota comentar que en África las abejas, si es necesario, pueden volar hasta 130 km para buscar una fuente floral, lo que demuestra que la distancia que recorren las abejas es relativa a sus necesidades. Por lo tanto, es realmente difícil saber exactamente a dónde van. Es por eso que usar ‘orgánico’ para describir la miel en realidad no es una cosa medible.
Hay algunos agricultores que comercializarán descaradamente su miel como orgánica. Puede que no sean necesariamente mentirosos, pueden estar extremadamente esperanzados y seguros de saber dónde están yendo sus abejas. Pero la única forma de garantizar y controlar realmente qué flores visitan las abejas es examinar con lupa todo para que traspasen volando su correa invisible. ¿Pero quién pasaría por todos esos ‘controles’ con las abejas? Ya es bastante difícil mantenerlas vivas en estos días…

Emi Higashiyama es una profesional independiente que viaja por todo el mundo ayudando a obtener ingredientes y suministros amigables con el protocolo autoinmune. Recomienda buscar un apicultor de confianza y en vez de preocuparnos por dónde consiguen la miel, lo interesante es ver cómo la mayoría responden algunas preguntas:
Cliente: ¿A qué temperatura calienta su miel?
Apicultor: Uff… No sé. (¡Bandera roja!)
C: ¿La miel es orgánica?
A: ¡Absolutamente! (¡Bandera roja!)
C: ¿Hay pedacitos de abeja en la miel?
A: ¡No! Todo está filtrado (¿Todo? ¡Bandera roja!)

La verdadera pregunta es si hay alguna manera de establecer algún tipo de relación con los apicultores y ver si están dispuestos a compartir sus procesos de recolección y embotellado. Si no quieren, está bien, quizás tengan secretos comerciales que no quieran copiar. Eso es comprensible y perfectamente razonable. Pero eso también significa que sus clientes están a oscuras sobre lo que realmente están comprando y tomando. Y ese es el problema subyacente: ‘Las personas están demasiado alejadas de su fuente de alimentos.’

¿Dónde puedo encontrar variedades de miel cruda?

Debemos aprovechar en las ferias de productos artesanales, los certámenes y los concursos de mieles para conocer y saludar a los apicultores, hablar con ellos sobre sus procesos y ver todas las formas de miel (realmente crudas, crudas, puras, con peine, etc.). sobre el reglamento, sobre la distancia y origen, etc. Con tantas formas de miel cruda por ahí, realmente depende del individuo cómo y qué adquirir (según las preferencias de consumo). Simplemente, mejor no comprar la miel industrial (de grandes compañías, lo más probable es que sea pasteurizada y microfiltrada durante el embotellado) o etiquetas que digan “Grado A”, ya que tal cosa no existe.

Con 2,5 millones de colmenas repartidas a lo largo y ancho de la piel de toro y una producción anual de 30.000 toneladas, España es el país que más miel se obtiene en toda Europa.
Pero al mismo tiempo, es uno de los lugares donde la calidad del endulzante de las abejas es más elevada. Por este motivo, los apicultores españoles sienten una lógica indignación al ver cómo la miel procedente de China va llenando cada vez más las estanterías de los supermercados. Incluso en algunos casos de una forma “camuflada”, ya que solo se informa en la etiqueta del lugar en el que ha sido envasada (en la mayoría de los casos en España) y se omite su procedencia (China).

Miel Manuka

Esta potente miel curativa es producida por las abejas del polen de la planta de Manuka en Nueva Zelanda.
La miel de Manuka se usa tradicionalmente para tratar afecciones digestivas. Tópicamente, puede acelerar la curación de quemaduras y heridas. También es compatible con la función inmune y ayuda a detener el crecimiento de Streptococcus pyogenes, la bacteria que causa la faringitis estreptocócica.

Buscar una calificación UMF de 10 o superior (Factor Único de Manuka, en inglés Unique Manuka Factor, propiedad antibacteriana derivada del néctar de las flores y que se encuentra en ciertos arbustos de Manuka como en el árbol del té de Nueva Zelanda) para garantizar un alto porcentaje de polen de Manuka. Lo mejor es no usar miel de Manuka en bebidas calientes, para evitar dañar las enzimas.

CONCLUSIÓN: IMPORTANCIA DE LA CALIDAD DEL PROPÓLEO

Según este estudio, para que la calidad del un propóleo se considere buena debe cumplir los siguientes requisitos:
– Estar libre de contaminantes tóxicos.
Contener bajos porcentajes de cera, material insoluble y cenizas.
– Definir su procedencia botánica para determinar el tipo de compuestos activos.
– Tener contenidos elevados de principios activos.

Para evaluar la calidad del propóleo además de la inspección visual de sus características físicas y organolépticas (aspecto, consistencia, sabor, origen, color u olor) que proporcionan una apreciación subjetiva del producto y cierta relación con su calidad real, se deben determinar los contenidos de principios activos que permiten una evaluación real y objetiva.

Para caracterizar muestras brutas de propóleo se propone determinar los contenidos de: fenoles total, flavonoides, ceras, cenizas, compuestos volátiles y residuo seco. En el caso de las tinturas se determinan los fenoles totales, los flavonoides, las ceras, la densidad y el etanol.

Así que para terminar, lo importante en cualquier alimento o producto alimenticio es su calidad en todos los aspectos y su procedencia por lo que es imprescindible que tanto la miel, el polen, la jalea real como el propóleo estén libres de pesticidas y productos químicos, y que se cosechen de manera sostenible. Así podremos obtener todos su beneficios tanto medicinales como nutricionales.
Salud y Buenos Alimentos
Yo Isasi
www.nutricionencasa.com

Nota: Las tablas 2, 3 y 4 son de ‘Propóleo y Salud’ de Farré R, Frasquet I, Sánchez A de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valencia. Todo el estudio aquí.

Share on FacebookFacebookShare on Google+Google+Pin on PinterestPinterestShare on LinkedInLinkedinEmail this to someoneemail

Volver a la Portada de Logo Paperblog