Revista Cocina

Quesillo o queso fresco casero, receta chilena

Por Franisinthekitchen

DSC00016

DSC00004
DSC00007

IMG_2704

El quesillo o queso fresco es uno de los productos más clásicos en Chile y por ende uno de los productos que más extraño. Bueno, después de la panzada que me pegué ayer….lo extrañaba

:D

Pensar que vivo en el país de los quesos y no existe el quesillo! Una locura, no? Bueno pero ya no me importa porque ya tengo mi receta de quesillo y además la del pan batido (marraquetas), así que cuando me de un ataque nostálgico de “chilenitis aguditis” tendré todo para aliviarlo y prepararme un rico desayuno u once bien chilena. Wahooo !

Cómo llegué a la receta? Les cuento que hay no hay muchas opciones en el web y básicamente todas las recetas son iguales. Yo adapté la mía para tratar de simplificarles el proceso y que puedan utilizar lo que tengan a mano sin necesidad de comprar elementos especiales. También ocupé cuajo líquido que es el que venden acá pero para que todos puedan prepararlo, doy las proporciones para los que van a usar cuajo en polvo.

Qué más? Ya! Mejor les comparto la receta y por si un día también sufren de algún ataque de “chilenitis aguditis” acá tendrán un remedio rico y bien sano mientras llega el gran día de volver por allá !

Ingredientes : 

3 Lts de leche fresca entera ( en el super la encuentras en el sector refrigerado,cerca de los yogurt)
3 cdtas de sal (1 cucharadita colmada por litro de leche)
1/2 cdta de cuajo en polvo o 15 gotas de cuajo liquido (Présure en Francia)

Lo que necesitas!

1 colador fino y/o 1 paño de gasa quirúrgica esterilizada (por si no tienes colador fino)
1 cuchara de madera
1 olla grande
1 termómetro de cocina (yo no tengo así que lavé y desinfecté uno nuevo que tenía para la bañera de mi bebe)

Nota : La Temperatura para que el “cuajo actúe” es clave en la preparación del quesillo y debe estar entre los 34 a 37°C, así que no dejes de usar el termómetro.

Paso a paso : 

Coloca los 3 litros de leche fresca en la olla y agrega la sal, revuelve bien y calienta a fuego alto. Cuando llegue a los 35°C (que es muy pronto, un par de minutos), retira del fuego y agrega las gotas de “Présure”.

Si usas cuajo en polvo te recomiendo sacar un poquito de la leche tibia con un cucharón y en un vasito disolver el cuajo. Una vez disuelto, lo vuelves a agrega a la leche y revuelves bien.

Leche lista, ahora el tiempo de reposo!

Déjala reposar durante 1 1/2 a 2  horas, en la misma olla y en un pieza temperada a unos 20 o 25°C ( En Paris sigue el frío así que para no correr riesgos yo lo puse cerca de la calefacción y resultó muy bien). Lo importante es dejarlo en un lugar donde no haya corrientes de aire ya que la idea es que durante el tiempo de reposo la temperatura de tu leche no cambie bruscamente.

Cuando haya pasado la mitad del tiempo, revisa que el “cuajo” haya actuado. Para eso, con un cuchillo o cuchara  mueve suavemente la leche y si todo se pasó como previsto, deberás ver que la leche está muy espesa, como un “flan”.

Puedes poner cara de felicidad (es la que puse yo cuando vi que funcionó

:D
), y deja que continue el reposo.

Pasado el tiempo, voltea la mezcla en el colador, presiona suavemente con una espátula u otro elemento y déjala estilando durante unos 15 a 30 minutos.

Repite la acción con el resto del la leche ya cuajada y coloca el “quesillo casero” en varios moldes.

Yo usé un molde de “Faisselle” para los que viven en Francia  ya que tiene perforaciones y me resultó muy bien para que siguiera botando líquido mientras estaba en el refrigerador. Si no, pueden guardarlo en un taperware con tapa e ir botando el jugo cuidadosamente antes de ocuparlo al igual que lo hacemos con el quesillo comprado.

Conservenlo en el refrigerador y en un par de horitas estará listo para que lo prueben!

Duración? Pueden guardarlo unos 3 o 4 días máximo ya que como utilizamos leche es fresca debemos consumirla rápidamente una vez abierta la botella.

Ya!! A disfrutar y no olviden que pueden acompañarlo  de una super Marraqueta junto a una rica Mermelada de frambuesas o porque no, de Mermelada de naranjas.

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista