Revista Cocina

Semillas de cáñamo: propiedades y legalidad

Por Yoisasi @nutricionencasa

Las semillas de cáñamo, también llamadas semillas de cañamito, se han colocado en los primeros puestos de superfoods por su alto contenido en proteínas asimilables y sus ácidos grasos esenciales.
Provienen de Cannabis sativa o Cannabis indica, las mismas plantas de la marihuana aunque su cultivo y su proceso es diferente para que tengan niveles bajos de THC (delta-9-tetrahidrocannabinol) es decir, de cannabinoles psicoactivos, o lo que es lo mismo, para que no tengan las propiedades psicoactivas de la marihuana.
De todo esto y mucho más aquí en adelante, espero que disfrutéis del artículo tanto como yo en escribirlo ya que, como siempre, es todo un aprendizaje.

EL CÁÑAMO Y SU HISTORIA

  • El cáñamo es una planta anual que pertenece a la familia de la ortiga. Esta planta crecerá en casi cualquier lugar, resiste las plagas y elimina las malezas. Crece rápidamente, sólo tarda de 70 a 110 días en madurar. Las semillas de la planta de cáñamo son pequeñas y se desarrollan en conchas en la planta hembra.
  • Las plantas de cáñamo se cultivan para uso industrial y se cosechan por sus fibras, semillas, aceites y harina. Las semillas industriales de cáñamo están disponibles en diferentes formas. Se pueden esterilizar, tostar, partir o moler. El cáñamo puede ser prensado en aceite.
    El cáñamo industrial tiene muchos usos, desde papel y textiles hasta plástico y combustible. De hecho, incluso se puede usar en lugar del papel tradicional hecho de árboles, ya que el papel de cáñamo se puede reciclar más veces que el de madera. El cáñamo también rinde casi cuatro veces más que los árboles. El plástico producido a partir del cáñamo también es biodegradable, lo que lo hace mejor para el medioambiente. Las semillas de cáñamo se pueden usar también en una variedad de productos alimenticios.
    Tanto George Washington como Thomas Jefferson cultivaron plantas de cáñamo en sus jardines. Y Benjamin Franklin produjo papel de cáñamo en su molino.
  • Las fibras de la planta Cannabis sativa se tejieron por primera vez en fibra utilizable hace unos 10.000 años. Eso hace que el cannabis sea una de las primeras plantas que los humanos hayan convertido en textiles.
    La evidencia arqueológica sugiere que Cannabis sativa creció en todas las partes del norte del planeta. Todo el camino desde Europa hasta el este de Asia.
    Nuestros antepasados lo usaban para todo tipo de cosas, incluyendo papel, pintura, comida y combustible. Pero fue en el sur de Asia central donde los cultivadores comenzaron a divertirse inhalando el humo de la planta. Y fue cuando la planta empezó a tener 'mala fama'.
    En los Estados Unidos, el cáñamo tiene su propia historia única. Los colonos de la nación y sus esclavos lo cultivaron. Y se hicieron ricos vendiendo velas y cuerdas para los barcos de la marina británica.
    El mismo George Washington escribió extensamente en su diario acerca de su cultivo comercial especial.
    La flor de alta potencia, los concentrados y los comestibles dominan la escena del cannabis en la actualidad.
  • El cáñamo es una tradición española que trajeron los árabes desde China hace 1.500 años. En 1150, los musulmanes establecieron los primeros molinos de hilado y enriado en la ciudad de Játiva, en Alicante, y usaban la fibra como materia prima. Pronto, se construyeron más molinos en Valencia y Toledo.
    Al sur de la actual Comunidad Valenciana, en la Vega Baja del Segura, se encuentra Callosa de Segura, una ciudad cuya historia y economía están vinculadas al cáñamo desde la Edad Media.
    En el siglo XV, los barcos con los que Colón llegó hasta las Américas transportaban 80 toneladas de cáñamo entre cuerdas, redes, velas y otros útiles navales. Más tarde, en el siglo XVI, Carlos V encargó su flota de guerra a los astilleros barceloneses con la condición de que las jarcias, velas y cuerdas fuesen elaboradas con cáñamo de Tarragona, Lérida y Balaguer, famoso por su gran resistencia al agua salada.

    Los gobiernos del siglo XVIII mantuvieron la protección al cáñamo cultivado en las vegas de Granada y del Segura para consolidar la producción nacional mediante medidas que fueron reinstauradas por el general Primo de Rivera en 1927. Durante la Guerra Civil Española (1936-1939) llegó a experimentar un auge significativo. Pero en 1937, Estados Unidos prohibió el uso del cáñamo con el fin de favorecer el algodón y las fibras sintéticas, y la prohibición se extendió por el mundo.
    A lo largo del siglo XX, España ha firmado la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes, el Convenio sobre Sustancias Psicotrópicas de 1971 y la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas de 1988, que censuran la siembra, producción y comercio del cannabis como droga, pero no restringen la producción de cáñamo industrial.

CÁÑAMO INDUSTRIAL, CANNABIS Y MARIHUANA: ACLARANDO CONCEPTOS

  • Tanto el cáñamo industrial como los brotes de cannabis utilizados como droga provienen de la misma especie. Ambos contienen THC y CBD, entre otros compuestos (más adelante hablaremos de ambos). Pero la diferencia entre las plantas de cáñamo y las plantas que se usan para cultivar flores de cannabis tiene que ver con la cepa.
    Las plantas de cáñamo tienen composiciones químicas muy diferentes. Por lo general, esto significa contenido de tetrahidrocannabinol (THC) menor a insignificante, y concentraciones más altas de cannabidiol (CBD).
    Entonces, el "cáñamo", por definición, significa la variedad específica de la planta que se cultiva por su fibra y no por sus flores. O bien, se refiere directamente a las fibras extraídas de la planta. Lo crucial para entender es que no es marihuana, es decir, no es psicoactiva.
  • "Marihuana" es un término empleado para denominar a las variedades que contienen THC, y a sus cogollos, que son las inflorescencias no fecundadas de los pies femeninos, en cuyos pelos glandulares se sintetizan y acumulan cannabinoides en mayor proporción que en el resto de la planta.
    La especie cannabis fue clasificada por primera vez por Carolus Linnaeus en 1753. Creó un sistema de nomenclatura binominal para clasificar a los seres vivos: la primera palabra indicaba el género, a la que seguía el nombre de la especie y además fue quien agrupó los géneros en familias, estas en clases y las clases en reinos. Este sistema le permitió tipificar y clasificar más de 8000 especies animales y 6000 vegetales. Publicó 'Las especies de las plantas', obra que dio comienzo a la nomenclatura moderna en biología. Fue también el primero en utilizar el símbolo ♂ (el escudo y la lanza de Marte), y ♀ (el espejo de Venus) para indicar respectivamente macho y hembra.
    Cannabis sativa, Cannabis indica y la menos conocida Cannabis rudelaris conforman las tres especies del género Cannabis.
  • Se llama «cáñamo industrial» a las variedades de Cannabis destinadas al uso industrial y alimentario. Estas variedades suelen contener un menor porcentaje de tetrahidrocannabinol (THC) que las destinadas al uso medicinal, recreativo u adictivo. Aunque el nombre científico de la planta es Cannabis sativa, «cáñamo» es a menudo el nombre genérico usado para la especie, aunque también el nombre funcional de otras plantas diferentes con aplicaciones similares (como el «cáñamo de Manila» o abacá).
  • Las semillas de cáñamo se producen a partir de la planta Cannabis sativa L. Mientras que el cáñamo se confunde comúnmente con la marihuana, ya que pertenece a la misma familia, las dos plantas son bastante diferentes. El más notable es el nivel de THC o delta-9-tetrahidrocannabinol. El cáñamo contiene menos del 1% de la droga psicoactiva, mientras que la marihuana contiene hasta un 20% o más.
  • Cannabis indica difiere de la Cannabis sativa en que produce mayor cantidad de resina, rica en terpenoides que inducen a la sedación y relajación muscular, mientras que Cannabis sativa produce menos resina y una combinación de ingredientes activos que proporcionan un efecto menos sedante y más eufórico. En Europa, los Estados Unidos, Panamá y Canadá, las especies C. sativa y C. indica han sido cruzadas desde los años setenta, lo que da lugar a los llamados híbridos, entre los cuales el skunk (resultado de cruzar muchas variedades puras tradicionales criadas de forma selectiva para maximizar su potencia) es probablemente el más famoso. En Sudamérica, Cannabis sativa es dominante, ya que se adapta perfectamente a los climas tropicales.

SU SUSTANCIA PSICOACTIVA: EL THC

'La planta tiene algunos compuestos que tienen efecto psicoactivo (alteración de la percepción y modificación del estado de ánimo) y otros no. Dentro de los primeros se encuentran el delta-9-THC, el CBN (cannabinol) y el delta-8-THC, con distintas potencias y concentraciones en la planta, siendo el más potente y abundante el delta-9-THC.'

  • Conocido también como tetrahidrocannabinol, el THC es la sustancia química que produce los efectos psicológicos de la marihuana.
    El THC es el responsable del cambio de comportamiento en la persona que lo consume. Esta sustancia tiene varias propiedades. Una de ellas es la de estimular las células del cerebro que liberan la hormona dopamina. Lleva a la persona que la toma a un estado de gran relajación y afecta también a su sentido del olfato, de la vista y del oído.
    Cuando la marihuana se fuma, los efectos del THC se producen casi de inmediato. El THC pasa rápidamente de los pulmones al torrente sanguíneo y de ahí, es transportado a todo el cuerpo, incluído, por supuesto, el cerebro. Los efectos de la marihuana que se fuma duran entre una y tres horas. Al fumar cannabis, se deposita mucho más THC en la sangre que si consumimos la marihuana como alimento, los efectos del THC tardan más en aparecer: comienzan al cabo de media o una hora pero, sin embargo, duran más que si se fuma (incluso hasta 4 horas).
    El nivel de concentración de THC en la planta de cannabis depende de cómo se cultive la planta de marihuana. El THC es la principal sustancia psicoactiva de esta planta pero no es la única. Un brote de cannabis contiene más de 400 diferentes sustancias, 61 de ellos son los cannabinoides.
    Así, los efectos de un canuto son el resultado de la combinación de todos estos elementos. Se sabe que el THC se asimila a través de los receptores cannabinoides, estos receptores tienen la función específica de captar y asimilar el THC. Estos receptores se alojan en distintas áreas del cerebro en numerosas neuronas. Así, el THC puede afectar al campo de la memoria, al de la concentración o al campo del movimiento.
    Según algunos expertos estadounidenses, una dosis baja de THC provoca relajación, coordinación reducida, baja presión sanguínea, somnolencia, aumento de apetito, euforia, desinhibición, pérdida de concentración, ganas de hablar, de reír, alteraciones de la percepción sensorial y temporal…
    Si consumimos THC en dosis altas, los síntomas pueden variar desde las alucionaciones hasta los delirios pasando por la pérdida de memoria o la desorientación.
  • Las semillas de cáñamo industrial o aceite de semilla de cáñamo contienen cantidades muy bajas, además de que contienen una sustancia que contrarresta el THC.

    Algunas veces, en el proceso de fabricación, algo de resina que contiene THC y CBD se adhiere a la semilla, dando como resultado trazas de THC en el aceite que se produce. La concentración de estos cannabinoides en el aceite es infinitesimal. Nadie puede drogarse usando aceite de cáñamo.

    Según David P. West Ph.D., un investigador de plantas que ha estudiado ampliamente el cáñamo, el THC, compuesto de la marihuana que produce su efecto psicotrópico, sólo se produce en las flores, brotes y hojas de las plantas de cannabis, no en las semillas. Sin embargo, dado que las semillas entran en contacto con el resto de la planta, algunos residuos pueden permanecer en las semillas después del procesamiento y las semillas de cáñamo sin cáscara pueden contener niveles extremadamente bajos de THC.

  • El nivel de THC puede variar según la etapa de crecimiento y el aumento en condiciones de estrés ambiental. Maduran a la fibra en 60-90 días y al grano en 110-150 días.

El THC altera la liberación de transmisores dentro de la médula espinal, lo que se traduce en un alivio del dolor. Hay muchos profesionales de la medicina que están a favor de estos tratamientos, pero, el uso de marihuana para fines medicinales también tiene sus detractores.
Hace ya diez años, en 2005, las autoridades canadienses aprobaron la comercialización de Sativex 9, un aerosol bucal para el tratamiento sintomático del dolor en la esclerosis múltiple. Este aerosol contiene tetrahidrocannabinol asociado con cannabidiol. Se trata del primer fármaco en el mundo a base de cannabis.
También hay estudios documentados en procesos inflamatorios como la colitis ulcerosa o la artritis en los que el cannabis actuaba como analgésico y como antiinflamatorio. También hay algunos casos en los que el cannabis ha beneficiado a pacientes con trastornos de alergia.

SU SUSTANCIA MEDICINAL: EL CANNABIDIOL (CBD)

  • El Cannabidiol, también conocido como CBD es uno de los dos componentes cannabinoides más importantes de la planta de cannabis, que se encuentra en proporciones variables dependiendo de la cepa. Mientras que en algunas es mínimo, en otras puede ser el más abundante, o bien puede encontrarse en proporciones más o menos iguales que el THC.
    Si bien el CBD es un compuesto que actúa en el sistema nervioso central y por lo tanto es psicotrópico, no tiene los efectos psicoactivos del THC. Por el contrario, antagoniza los efectos psicotomiméticos (alucinógenos) que éste produce.
    Actualmente, el CBD es el cannabinoide al que se le reconocen más efectos beneficiosos para el tratamiento de algunos síntomas y enfermedades, y con mayor margen terapéutico.

'En pocas palabras, el CBD puede proteger las neuronas en el cerebro humano. Esta propiedad podría hacer del cannabidiol una forma poderosa de tratamiento para muchas enfermedades relacionadas con el cerebro.
Existen numerosos otros estudios que corroboran estos hallazgos. Los investigadores han descubierto que el CBD puede ser efectivo en el tratamiento de: náuseas y vómitos; convulsiones; algunos trastornos psicóticos; inflamación; algunos trastornos neurodegenerativos; ciertos tipos de tumores y células cancerosas; ansiedad; depresión; artritis; diabetes; esclerosis múltiple.'

'Es interesante observar que el cannabidiol (CBD), que proviene de las plantas de cáñamo de bajo THC, ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de algunas enfermedades y problemas sanitarios. Como resultado, el mercado de CDB ha crecido exponencialmente en los últimos años, acompañado por un gran despliegue publicitario. El CDB se deriva de las plantas de cáñamo con un alto porcentaje de CBD.
Queda mucho trabajo por hacer en el desarrollo del CBD, ya que hasta ahora la mayoría del cáñamo industrial en Europa estaba destinado a los mercados de fibra y aceite de semillas. La lista de variedades de cáñamo europeas aprobadas, que actualmente asciende a más de 50, no contiene ni una cepa cultivada para CBD.' Por Hana Gabrielová.

Más información sobre el CBD en las pestañas siguientes.

El CBD y la Ciencia

Los científicos han descubierto que el cannabis produce más de 400 compuestos diferentes. Algunos de los más importantes se llaman cannabinoides. Hay más de 60 de ellos.
Los cannabinoides son compuestos especiales producidos por el cannabis que interactúan con el sistema endocannabinoide (ECS) del cuerpo. Cuando se consume cannabis, los cannabinoides se unen a los receptores del sistema endocannabinoide. Ese vínculo termina impactando todo tipo de cosas en el cuerpo.
Esto se debe a que el sistema endocannabinoide está vinculado a mecanismos en el cuerpo que regulan cosas como el estado de ánimo, el apetito, el dolor, la memoria y más.
De todos esos cannabinoides, hay dos que son especialmente críticos: tetrahidrocannabinol (THC) y cannabidiol. El THC es el principal químico psicoactivo en el cannabis.
El CBD, por otro lado, no es psicoactivo. De hecho, ayuda a equilibrar algunos de los efectos secundarios potencialmente negativos del THC. Por ejemplo, los intensos efectos psicoactivos del THC a veces pueden producir fuertes sentimientos de ansiedad y paranoia.
El cannabidiol disminuye el deterioro de la memoria, la paranoia y otros efectos secundarios menos placenteros del THC.
Más allá de eso, los investigadores han descubierto que el CBD tiene algunas poderosas propiedades medicinales. Hasta el momento, los investigadores han descubierto que el CBD puede ser útil en el tratamiento de una amplia variedad de afecciones y enfermedades.

Si bien la investigación sobre el CDB continúa creciendo, ya ha habido algunos hallazgos importantes. Muchos de estos estudios de CBD proporcionan evidencia de las propiedades médicas de los cannabinoides.
Por ejemplo, en 2012, investigadores de la Asociación Británica de Epilepsia publicaron un documento sobre el potencial anticonvulsivo y del CBD. Su artículo decía que "la evidencia apoya firmemente al CBD como un candidato terapéutico para una amplia gama de epilepsias humanas".
De manera similar, otro estudio importante fue publicado en 2006. Este analizó si el CBD podría ayudar a tratar enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer (EA) y la esclerosis múltiple.
Los investigadores que trabajan en el proyecto escribieron que su trabajo "tiene una nueva perspectiva molecular sobre el efecto neuroprotector del cannabidiol y su posible papel en el manejo farmacológico de la EA, especialmente en vista de su baja toxicidad en humanos".

Debido a sus propiedades médicas, los productores han comenzado a crear nuevas variedades de cannabis con alto contenido de cannabidiol.
Una de las más famosas se llama "Charlotte's Web". Esta variedad fue diseñada específicamente para niños con epilepsia. Del mismo modo, una compañía de cannabis en Minnesota creó una cepa llamada Katelyn Faith. Se supone que esta cepa es una de las cepas más ricas en CBD en el mundo.
Estas variedades son ideales para tratar no sólo a los niños, sino a cualquier persona que intente acceder al lado médico del cannabis sin drogarse.
Hay toneladas de otras cepas ricas en CBD además de estas dos. Algunos de los más conocidas incluyen:
• Arlequín: Esta variedad sativa dominante produce cogollos con una proporción 5:2 de CBD/THC.
• Masa crítica: Esta variedad es interesante. Si bien normalmente tiene altos niveles de CBD, también produce una gran dosis de THC.
• ACDC: Esta variedad híbrida tiene un impacto cuando se trata de niveles de cannabidiol. Las yemas se han probado con hasta un 19 por ciento de CBD.
• Cannatonic: Esta variedad a veces produce una proporción de 1:1 de CBD/THC. Otras plantas son mucho más pesadas en el lado del CBD, produciendo brotes con hasta cinco veces más cannabidiol que el THC.
Si bien la búsqueda de variedades con altos niveles de CBD es un enfoque para aprovechar el potencial médico y de salud del cannabis, no es la única manera.
De hecho, los cannabinoides tienden a ser más poderosos y efectivos cuando interactúan juntos dentro del cuerpo. Esto se llama el "efecto séquito". Esencialmente, el CBD será aún más efectivo y producirá un conjunto más pronunciado de efectos cuando se consuma junto con otros cannabinoides. La manera más fácil de aprovechar el efecto de séquito es fumando o vaporizando una cepa que tenga una buena combinación de THC y CBD.
Por otro lado, si se desea aislar el cannabidiol exclusivamente, la forma más popular de obtenerlo es en forma de aceite. Así se consume aceite de CBD por vía oral. Es una forma fácil de obtener dosis precisas y efectivas sin ninguno de los efectos psicoactivos. Actualmente las compañías venden toneladas de diferentes productos de cannabidiol. Estos incluyen tópicos, parches, jabones bombas de baño, tinturas, cápsulas de cannabidiol e incluso agua de CBD.

Sistema Endocannabinoide

El sistema endocannabinoide o el sistema cannabinoide endógeno fue nombrado porque la planta cannabis condujo al descubrimiento de este sistema fisiológico crucial. El sistema está compuesto por endocannabinoides y receptores de cannabinoides, que ayudan a regular muchas de nuestras funciones más básicas, como el sueño y el apetito. Los endocannabinoides se producen naturalmente en el cuerpo y el consumo de cannabis aumenta la cantidad de endocannabinoides presentes en el cuerpo. La función de los endocannabinoides y sus receptores es mantener la homeostasis desde el organismo hasta el nivel celular al revertir el daño de cualquier manera posible. Una forma en que el sistema endocannabinoide hace esto es en pacientes con cáncer, las células cancerosas están programadas para matarse cuando aumentan los niveles de endocannabinoides.
Los receptores CB se pueden encontrar en todo el cuerpo, y hay dos tipos principales: receptores CB1 y CB2. Los receptores CB1 se encuentran principalmente en el cerebro con algunos presentes en el pulmón, el riñón, el hígado, la grasa, el corazón, los músculos y los huesos. Los receptores CB2 se encuentran principalmente en el sistema inmunitario y en las células sanguíneas, pero ambos se pueden encontrar en los mismos tejidos y proporcionan diferentes funciones. Los receptores CB1 son principalmente responsables de los efectos psicoactivos y eufóricos del THC. Por otro lado, los receptores CB2 funcionan principalmente en el sistema inmunitario, pero también están presentes en el hígado, el intestino, los músculos y los huesos.
En términos generales, los receptores CB1 y CB2 causan propiedades curativas cuando se activan dentro de las áreas del cuerpo donde se encuentran. Los receptores son similares a las cerraduras, y los cannabinoides son las claves. La actividad de CB1 y dos receptores generalmente revierte el daño causado al cuerpo y lo devuelve a la homeostasis. Esto también se aplica al daño a la salud mental porque los endocannabinoides pueden ayudar a equilibrar el estado de ánimo y crear euforia.
El equilibrio entre la inhibición de CB1 y CB2 y la activación por los cannabinoides es importante. La inhibición intensa de CB1 puede conducir a un mayor riesgo de depresión, alteración del estado de ánimo e inmunosupresión. Sin embargo, si el CB1 se activa en exceso, existe un mayor riesgo de psicoactividad, inflamación sistémica, riesgo cardiovascular, diabetes y obesidad.
El trabajo principal del sistema endocannabinoide es promover la homeostasis, que mantiene un entorno interno estable a pesar de los cambios en el entorno externo. El hecho de que el sistema endocannabinoide esté conectado con la mayoría de nuestras funciones básicas puede revelar por qué el cannabis se ha encontrado útil en el tratamiento de muchas afecciones médicas. 
Según un estudio, el sistema endocannabinoide es nada menos que un sistema de reducción de daños desarrollado naturalmente. Los niveles de endocannabinoides aumentan de forma natural después de las lesiones en la cabeza, lo que ilustra la conciencia del cuerpo sobre la repentina falta de homeostasis y el uso de endocannabinoides como remedio.
¿Qué hace el cannabis al sistema endocannabinoide?
La investigación ha demostrado que tomar pequeñas cantidades de cannabinoides del cannabis puede indicarle al cuerpo que produzca más endocannabinoides y desarrolle más receptores de los que ya existen dentro del cuerpo.

Se ha descubierto que los cannabinoides son agentes quimioterapéuticos útiles. Se ha descubierto que los cannabinoides eliminan las células cancerosas. Esto y el alivio del dolor que proporcionan los cannabinoides son las principales razones por las que los pacientes con quimioterapia recurren a ellos para pasar su terapia.
Los endocannabinoides se han asignado para corregir los desequilibrios bioquímicos que se producen en estados dañados o enfermos. Desde el nacimiento, los cannabinoides se nos presentan dentro de la leche materna. El sistema endocannabinoide sigue siendo un aspecto importante de la forma en que nuestros cuerpos pueden sanar y funcionar, la ingestión de cannabinoides es un complemento de nuestro proceso natural de curación. La investigación adicional sobre los endocannabinoides y el sistema endocannabinoide puede ayudar a elaborar más formas en que podamos usar los cannabinoides para sanar nuestros cuerpos y mentes.

Diferencias entre el CBD del Cáñamo y el CBD de Cannabis

En general, los productos de CBD se derivan de plantas de cannabis que incluyen THC, CBD y toneladas de otros cannabinoides, o de plantas de cáñamo que contienen cantidades más pequeñas de CBD y casi ningún THC.
El cannabis y el cáñamo no son las mismas plantas. El cáñamo generalmente se refiere a una variedad particular de cannabis llamada cannabis ruderalis. Es relativamente bajo en cannabinoides y generalmente se cultiva para producir una variedad de fibras y textiles.
El cannabis sativa y el cannabis indica, por otro lado, son ricos en todo tipo de cannabinoides. Debido a eso, estas plantas producen una variedad de efectos cuando se consumen.
Existen algunas diferencias importantes entre el CBD de cáñamo y el CBD de cannabis.
Las plantas de cáñamo tienen significativamente menos cannabinoides que el cannabis. Eso significa que para obtener suficiente CBD, los productores tienen que procesar muchas más plantas de cáñamo que cuando obtienen CBD de una planta de cannabis. Algunos expertos han dicho que el CBD del cáñamo podría, por lo tanto, introducir contaminantes e impurezas en el producto final.
Otros han argumentado que el CBD es más eficaz cuando interactúa con otros cannabinoides y terpenos que se encuentran en las plantas de cannabis. Y como las plantas de cáñamo son muy bajas en estos otros productos químicos complementarios, el CBD de cáñamo podría no ser tan potente.

Propiedades terapéuticas del CBD

Las propiedades terapéuticas más importantes del CBD, demostradas con distinta calidad de evidencia son:
• antiinflamatorio
• analgésico
• neuroprotector
• anticonvulsivante
• antioxidante
• anti-náusea y antiemético
• antitumoral
• ansiolítico
• antipsicótico
• reductor de la apetencia por heroína, cocaína y alcohol
• inmuno-modulador
Estas propiedades hacen que el CBD se utilice en el tratamiento de múltiples enfermedades, algunas de las cuales son:
• epilepsia
• enfermedades neurodegenerativas (por ejemplo, Alzheimer, Parkinson y Esclerosis Múltiple)
• dependencias químicas
• ansiedad
• psicosis
• trastorno de espectro autista
• enfermedades inflamatorias crónicas como la poliartritis crónica, enfermedad de Crohn, enfermedad inflamatoria intestinal
• acompañamiento de la quimioterapia
• tratamiento antitumoral

Efectos adversos del CBD
Dentro de los efectos adversos, en general de entidad leve a moderada, cuando se usa CBD en dosis terapéuticas pueden presentarse sensación de cansancio, somnolencia, sequedad de boca, cefaleas, mareos y disminución del apetito. En general mejoran con la reducción de la dosis de CBD y desaparecen al suspender la administración.

CBD del Cáñamo: Negocio Billonario

El mercado del CBD de cáñamo CBD a punto de convertirse en más grande que nunca. Según los expertos financieros, los productos de cannabidiol derivados del cáñamo serán una industria de mil millones de dólares para el año 2020.

El CBD derivado del cáñamo es diferente del CBD derivado de la marihuana. Una de las principales diferencias es que el CBD derivado de la marihuana tiende a ser más fuerte, debido a las interacciones con los terpenos y otros productos químicos en la planta.
Otra diferencia es que el cáñamo tiende a tener menos químicos, incluido el CBD. Esto significa que para obtener CBD derivado de cáñamo, es necesario procesar muchas plantas de cáñamo. Esto plantea el problema potencial de que las impurezas lleguen al producto final.

Aún así, dado que la marihuana es federalmente ilegal, es más fácil producir, vender y comprar productos de CBD derivados del cáñamo.
Aún así, el mercado del CBD del cáñamo está en auge. Algunas de las principales marcas incluso ganan hasta 12 millones de dólares al año, por empresa. Esta información no debería sorprender a nadie. Teniendo en cuenta que los productos infundidos con CBD se han vuelto muy populares en los últimos años, informes como este pueden parecer obvios.
Dado que el mercado del CBD del cáñamo está dando grandes pasos y demostrando ser financieramente viable, ¿qué deberíamos esperar? La predicción lógica podría ser una afluencia aún mayor de productos de CBD derivados del cáñamo en el mercado.
Por supuesto, todo esto podría cambiar si el cannabis estuviera legalizado a nivel federal. Entonces, los fabricantes podrían abandonar el CBD basado en el cáñamo a favor del CBD de la marihuana. Dado que hay una mayor concentración de CBD en el cáñamo no industrial, la obtención de CBD de esa fuente tendría sentido desde un punto de vista económico.

EL CÁÑAMO Y SUS PROTEÍNAS

Las semillas de cáñamo contienen 20 variedades diferentes de aminoácidos y los nueve aminoácidos esenciales (como el lino). Contienen grandes cantidades de proteínas, que ayudan a fortalecer el sistema inmune, por lo tanto, reducen los casos de enfermedades, además de ayudar a excretar toxinas del cuerpo. Los estudios en el pasado reciente han demostrado que el consumo de semillas de cáñamo, ya sea crudo o en forma de aceite, tiene la capacidad de ayudar en el proceso de curación de enfermedades relacionadas con la deficiencia inmune.

El contenido de proteína de la semilla de cáñamo es muy digerible. La proteína de la semilla de cáñamo no causa hinchazón o gases, como los batidos de lactosuero o de otras proteínas. Y, a diferencia de la soja, que tiene grandes cantidades de ácido fítico (ese antinutriente que nos impide absorber minerales), la semilla de cáñamo no contiene ácido fítico.

La mejor manera de asegurar que el cuerpo tenga suficiente material de aminoácidos para fabricar las globulinas es consumir alimentos con alto contenido de globulinas. Dado que la proteína de la semilla de cáñamo es un 65% de globulina edestina, y también incluye cantidades de albúmina, su proteína está fácilmente disponible en una forma bastante similar a la que se encuentra en el plasma sanguíneo. Comer semillas de cáñamo proporciona los tipos necesarios y las cantidades de aminoácidos que el cuerpo necesita para fabricar albúmina sérica humana (proteína que se sintetiza en el hígado y que se encuentra en gran proporción en el plasma sanguíneo, siendo la principal proteína de la sangre, y una de las más abundantes en el ser humano) y globulinas séricas, como las gammaglobulinas inmunes.

¿Qué es la Globulina?
  • Las globulinas son un grupo de proteínas solubles en agua, solubles en disoluciones salinas, que se encuentran en todos los animales y vegetales.
    Entre las globulinas más importantes destacan las seroglobulinas (de la sangre), las lactoglobulinas (de la leche), las ovoglobulinas (del huevo), la legúmina, el fibrinógeno, las inmunoglobulinas (anticuerpo) y numerosas proteínas de las semillas.
    Las globulinas son un importante componente de la sangre, específicamente del plasma.
  • La globulina es una proteína simple que se encuentra en las semillas y en la sangre animal, pero la edestina es la globulina de las plantas. Pues bien las globulinas junto a la albúmina se clasifican como proteínas globulares, las cuales son esenciales para crear las enzimas, anticuerpos, hormonas, la hemoglobina y fibrinógeno (necesario para la coagulación).
    La albúmina, la globulina y el fibrinógeno son los tres tipos de proteínas plasmáticas más importantes y a quienes recaen las funciones imprescindibles del organismo.
    Estas tres proteínas representan el 80% de la parte sólida del plasma sanguíneo y sirven ni más ni menos que como reserva rápida de aminoácidos para cualquier tejido corporal que lo necesite de forma inmediata a través de la sangre.
    La albúmina en la semilla, actúa como el “combustible” que emplea el embrión hasta que puede disponer de la energía fotosintética, y está ubicada entre el embrión y la cáscara, y por otro lado, la globulina destinada dentro del embrión garantiza que la nueva vida disponga de las enzimas necesarias para su actividad metabólica.
    Pues bien, la globulina es la tercera proteína en abundancia del organismo y realiza muchas funciones enzimáticas dentro del plasma, pero lo más importante es que es responsable tanto de la inmunología natural como de la adquirida, con la que el cuerpo hace frente a los agentes patógenos invasores. En este sentido el cáñamo consumido regularmente, sería un alimento preventivo de enfermedades infecciosas porque mantiene un adecuado suministro de globulinas que el cuerpo puede incorpora rápidamente al plasma.
    El cuerpo usa proteínas de globulina para fabricar anticuerpos con que atacar a los agentes infecciosos o antígenos.
    Tanto ella como la gamma-globulina son esenciales para un sistema inmunológico saludable y fuerte, y esto es muy importante, que pueda neutralizar tanto a los patógenos como a las toxinas.
    Las globulinas alfa, beta y gamma transportan los materiales que necesitan las estructuras del cuerpo dañadas o desgastadas para regenerarse. Y las inmunoglobulinas son la primera línea de defensa del cuerpo contra la enfermedad y la infección, cuyos agentes negativos, deben atravesar el sistema linfático antes de llegar al torrente sanguíneo y por eso las defensas deben ser sanas y fuertes para contenerlos antes de que sea tarde.
    El cuerpo humano necesita aminoácidos en cantidad suficiente para crear globulinas, y han de estar siempre disponibles, porque pueden ser suficientes para prevenir enfermedades por deficiencia de ellos, pero puede que no haya suficientes para crear las inmunoglobulinas con las que rechazar una infección repentina. El cuerpo debe tener suficiente material de aminoácidos, y lo mejor es comer alimentos ricos en proteínas de globulina para que el cuerpo pueda crearlas a su vez.
    Tradicionalmente en África al interrumpir la lactancia materna durante el destete se daban a los bebés gachas de cañamones para así seguir incorporando en el niño el gammalinolénico que también contiene la leche de la mujer.
¿Qué es la Globulina Edestina?


La semilla de cáñamo contiene más del 25% en proteínas completas que son altamente digestivas gracias a su forma de globulina, como edestina y albúmina.
Aproximadamente el 65% de la proteína en las semillas de cáñamo se compone de la edestina, proteína globulina que sólo se encuentra en las semillas de cáñamo y la cual es muy similar a la proteína que se encuentra en el cuerpo humano, lo que la hace perfectamente adecuada para cubrir la necesidades de las células y el ADN del cuerpo humano.
La proteína edestina es precursora de la hormona hemoglobina (que transporta el oxígeno y el dióxido de carbono en la sangre), enzimas (que controlan las reacciones bioquímicas) y anticuerpos (que luchan contra la invasión de bacterias, virus y toxinas).
La edestina también ayuda a suprimir algunos síntomas de enfermedades incrementando las defensas propias del cuerpo humano.
A diferencia de la proteína de suero de leche (o sea, la leche en polvo) que es indigesta y genera gases, la proteína de cáñamo es digerible y se absorbe en un 100% gracias a que no contiene inhibidores de la tripsina, como la soja. Estos inhibidores evitan la descomposición de las proteínas en los alimentos, como resultado, el cuerpo no puede acceder de manera eficiente a la proteína disponible.
El otro tercio de las proteínas de semillas de cáñamo es la albúmina, otra proteína de alta calidad similar a la encontrada en las claras de huevo.
La proteína de cáñamo contiene buenas cantidades de arginina e histidina; ambas importantes durante el crecimiento infantil. También contiene methionina y cisteína, unos los sulfuros aminoácidos, necesarios para la adecuada formación de las enzimas.
Los aminoácidos encontrados en la proteína de cáñamo son aminoácidos ramificados, éstos aminoácidos ramificados componen casi la tercera parte de los músculos esqueléticos del cuerpo humano. Los aminoácidos de cadena ramificada se emplean frecuentemente en los tratamientos de los pacientes que han sufrido quemaduras, así como en la suplementos dietéticos para los atletas de alto rendimiento interesado en desarrollar masa muscular.
15 gramos de proteína orgánica de cáñamo es más anabólica que 50 gramos de proteína de suero de leche (leche en polvo), ya que 2/3 de ella está hecha de edestina. Esto la hace perfecta para el ADN y el crecimiento celular.

EL CÁÑAMO Y SUS OMEGAS ESENCIALES

  • Los ácidos grasos omega-3 son esenciales para una buena salud. El cuerpo no puede hacerlos, por lo que debemos obtenerlos de los alimentos. Los ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a reducir el riesgo de una serie de problemas de salud, como enfermedades cardíacas, artritis y cáncer. También pueden ayudar a reducir el colesterol y la presión arterial. Los ácidos grasos omega-3 se encuentran en cantidades concentradas en el cerebro y pueden jugar un papel importante para ayudar a la memoria y la cognición.
    Las fuentes de grasas omega-3 incluyen los aceites de plantas, pescado y semillas, incluidas las semillas de cáñamo.
    Las semillas de cáñamo contienen aproximadamente 30 por ciento de grasa, 80 por ciento de las cuales consiste en ácidos grasos omega-3 y omega-6, o grasas poliinsaturadas. Esto hace que el cáñamo sea una buena fuente de estos ácidos grasos esenciales. Dos ácidos grasos esenciales, el ácido estearidónico de ácido graso omega-3 y el ácido gamma-linolénico de ácido graso omega-6 se encuentran en la semilla de cáñamo.
    La dieta occidental es muy alta en ácidos grasos omega-6 y baja en ácidos grasos omega-3. Las semillas de cáñamo contienen una proporción favorable de entre dos y tres partes de ácidos grasos omega-6 y una parte de ácidos grasos omega-3. A diferencia de los peces, una de las fuentes más conocidas de ácidos grasos omega-3, es poco probable que las semillas de cáñamo estén contaminadas con mercurio.
  • Las semillas de cáñamo contienen más ácidos grasos esenciales que las semillas de lino.
    Según Margaret Furtado, nutricionista con más de 20 años de experiencia en pérdida de peso médica y quirúrgica, se ha demostrado que los omegas 3 tienen efectos antiobesidad ya que aumentan la saciedad en aquellas personas con sobrepeso.
    Los omega-3 también están ligados a la regulación del estado de ánimo, el sueño, las reacciones al estrés y las acciones hormonales, según Furtado. También son antiinflamatorios. Equilibrar estos sistemas en el cuerpo puede ser útil para estimular la pérdida de peso.

MÁS PROPIEDADES NUTRICIONALES

Minerales y vitaminas

Tres cucharadas de semillas de cáñamo reúnen el 50 por ciento del valor diario de magnesio y fósforo, el 25 por ciento del valor diario de zinc y el 15 por ciento de hierro. El magnesio y fósforo es importante para la salud ósea. El hierro es necesario para administrar oxígeno por todo el cuerpo y el zinc es compatible con la salud inmunológica.

Vitamina E

También son ricas en vitamina E, un antioxidante que puede ayudar a prevenir o retrasar la enfermedad cardíaca, detener las células cancerosas y proteger los ojos.

Fibra

Las mujeres necesitan 25 gramos de fibra al día, y los hombres 38 gramos. Las semillas enteras de cáñamo están compuestas de 10 a 15 por ciento de fibra, o aproximadamente 1 gramo por 3 cucharadas. La fibra en alimentos como las semillas de cáñamo mejora la función intestinal al ayudar a prevenir el estreñimiento. La fibra también aumenta la sensación de saciedad.
Comer una dieta rica en fibra puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, hipertensión arterial y diabetes.
El beneficio más conocido de la fibra es promover una digestión saludable. De hecho, uno de los principales usos de semillas de cáñamo en la antigua China, donde se originan, era aliviar el estreñimiento.

Fitoesteroles

Producen fitoesteroles que ayudan a reducir la cantidad de colesterol en el cuerpo, eliminando así la acumulación de grasa en las arterias.

ACEITE DE CÁÑAMO

  • Las semillas de cáñamo se utilizan para producir aceite de semilla de cáñamo, un producto con varias "sustancias interesantes", según un informe de 2014 publicado por la American Chemical Society. Estas sustancias incluyen esteroles, que pueden mejorar la función inmune y ayudar a controlar los niveles de colesterol, de acuerdo con el Dr. Julian Whitaker, y los ácidos linoleicos que poseen beneficios para el corazón saludable. Un artículo de 2010 publicado en "Nutrición y Metabolismo" también señaló que las excelentes concentraciones de ácidos grasos omega-3 y omega-6 en el aceite de semilla de cáñamo tienen el potencial de influir beneficiosamente en la enfermedad cardíaca y mejorar la salud general.
    Todo esto ya lo sabíamos al conocer las propiedades nutricionales de las semillas de cáñamo. Pero
    un estudio de 2005 publicado en el Journal of Dermatological Treatment señaló que el equilibrio de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y omega-6 hace que el aceite de cáñamo sea útil para tratar los síntomas de la dermatitis atópica, un trastorno de la piel que involucra erupciones escamosas y con picor. El ensayo, realizado durante un período de 20 semanas, descubrió que los pacientes que usaban aceite de semilla de cáñamo experimentaron mejoras significativas en los síntomas de la dermatitis atópica.
  • Una cucharada de aceite de cáñamo contiene 14 gramos de grasa, de los cuales sólo 1 gramo es saturado.
  • El aceite de cáñamo contiene una mezcla única de ácidos grasos omega 6 y omega 3 (también lo sabíamos por las semillas de cáñamo), y además ácido gamma linolénico (GLA), un ácido involucrado en la síntesis de prostaglandinas en el cuerpo. El aceite se usa en cremas cosméticas y productos alimenticios. Los principales inconvenientes en la actualidad son el relativamente bajo rendimiento de grano del cáñamo, la tecnología de extracción de aceite y la estabilidad del aceite.
  • Otro beneficio importante es que el aceite extraído de las semillas de cáñamo también se puede usar como una pomada para regenerar y nutrir la piel. El aceite de cáñamo puede penetrar la piel rápidamente en comparación con otros aceites. Esto ayuda a evitar que la piel se hunda debido al envejecimiento, ya que los ácidos grasos esenciales penetran por completo en la capa externa de la piel, por lo tanto, fomentan una piel sana y húmeda.

CONSERVACIÓN DE PROPIEDADES

  • No se deben calentar las semillas de cáñamo ya que se destruyen los beneficios nutricionales de los ácidos grasos. Así que hay que añadirlas una vez cocinado nuestro plato.
  • Los aceites de las semillas de cáñamo pueden volverse rancios con el tiempo, por lo que se aconseja mantenerlos en la nevera, eliminarlos si no se consumen en dos meses y nunca cocinar con ellos. Consumir en crudo.

LEGALIDAD Y REQUISITOS PARA SU VENTA

El cultivo de Cannabis sativa es ilegal en la mayor parte del mundo. El 5 de octubre del 2012, el Tribunal Federal de Suiza invalidó el Concordato Latin sobre el cultivo y comercio del cáñamo, que entró en vigor el 1 de enero del 2012, y que permitió por siete meses que los habitantes en los cantones de Ginebra, Friburgo, Valais, Vaud, Neuchâtel, Basilea-cuidad y Ticino pudieran cultivar hasta cuatro plantas de cáñamo (que contiene menos de 1% de THC). Esta invalidez se basó en que esta práctica violaba la Ley Federal contra las Drogas. En los Países Bajos, la venta de pequeñas cantidades de este tipo se tolera en tiendas llamadas «coffee shops», donde el consumo está permitido. En casi todos los países del mundo, el consumo, producción y comercialización están prohibidos.

Mientras que las semillas de cáñamo se cultivan en muchas partes del mundo, sus principales productores incluyen Canadá, Francia y China. El cáñamo ha sido prohibido cultivar en los Estados Unidos desde aproximadamente 1950. A pesar de su valor, el gobierno de los EE. UU. no reconoce las diferencias entre el cáñamo industrial y la marihuana. De hecho, la Agencia de Estados Unidos para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) clasifica todas las variedades de Cannabis como marihuana, por lo que el cáñamo industrial es igual de ilegal independientemente de su uso.

Nota de última hora, según El Cultivador: 'Ha entrado en vigencia la ley que autoriza el comercio y el consumo de marihuana con fines recreativos en el estado de California, aprobada vía referéndum en las elecciones de noviembre de 2016. En total, son 60 locales que cuentan con la habilitación correspondiente para distribuirla.'

Canadá

  • En 1998, Canadá creó el Reglamento de cáñamo industrial bajo la Ley de drogas y sustancias controladas. Estas regulaciones permiten la producción controlada, venta, movimiento, procesamiento, exportación e importación de productos industriales de cáñamo y cáñamo que cumplen con las condiciones impuestas por el Reglamento.
    De conformidad con el Reglamento, las semillas de cáñamo industrial deben ser de una variedad incluida en la lista de cultivares autorizados de Health Canada (sistema sanitario federal canadiense).
  • Las plantas y las partes de la planta no pueden contener más de 0.3% de THC cuando se toman muestras y se prueban de la manera aprobada. Los productos elaborados o derivados de cáñamo no deben contener más de 10 microgramos de THC por gramo.
  • Los tallos industriales de cáñamo, con hojas y flores retiradas, y semillas de cáñamo no viables (grano) están exentos de la Ley.
  • Cualquier persona que se encuentre en posesión de partes de la planta de cáñamo -excepto el tallo y el grano no viable, sin la licencia correspondiente- está en posesión de una sustancia controlada y puede ser acusada en virtud de la Ley.
  • El cáñamo industrial solo puede cultivarse bajo licencia de Health Canada. Los residuos de hojas o semillas que se encuentran en vehículos o maquinaria, sin las licencias correspondientes, pueden constituir posesión de una sustancia controlada en Canadá o en otro lugar. Se requiere una limpieza exhaustiva de los vehículos y el equipo de conformidad con el Reglamento de cáñamo industrial.
  • Las licencias de cáñamo industrial se emiten solo por un año calendario y deben renovarse si el producto se transporta al año nuevo. Las licencias de cáñamo solo son válidas en Canadá.
  • Los solicitantes de cualquier licencia comercial de cáñamo deben presentar un registro policial actual de antecedentes penales con su solicitud de licencia.
    Debido a que el cáñamo industrial es una sustancia controlada, todos los aspectos de su manejo, producción y comercialización están controlados por licencias otorgadas al operador.

Europa

  • En 1961, Naciones Unidas incluyó el cáñamo en una "lista negra", dando por resultado una prohibición mundial sobre el crecimiento del cultivo.
  • El THC (el contenido de cannabinoides psicoactivos) fue descubierto en 1964 y se unió a la lista de sustancias prohibidas en 1968.
  • No fue hasta 20 años más tarde que científicos en Francia, que tiene una fuerte tradición en el cultivo de cáñamo, desarrollaron cepas con un contenido de THC muy bajo, permitiendo que la planta pudiera volverse a utilizar para alimentos, telas y materiales de construcción, etc. sin complicaciones legales.
  • Ese desarrollo científico fue acompañado con un fuerte cabildeo en el Parlamento Europeo, resultando finalmente en nuevas regulaciones permitiendo que países de la UE pudieran cultivar cáñamo industrial con un THC máxima de o,3%.
  • El cáñamo industrial se define actualmente como cepas con menos de 0,3% de THC (algunos países fijan el máximo de 0,2%). Cepas con un nivel inferior al 0,3% son elegibles para ser registradas en el Catálogo Común de la UE de las especies de plantas agrícolas que pueden producirse como un cultivo industrial.
  • La legislación para el cultivo de cáñamo todavía no es común en todos los países de la UE. En algunos países, los agricultores tienen que adquirir una licencia especial, en otros sólo tienen que informar a las autoridades locales y los departamentos gubernamentales de que tienen la intención de plantar cáñamo. En términos generales, en la UE, los cultivadores de cáñamo están obligados a utilizar las semillas que han sido certificadas por los criadores de semillas que garantizan un bajo contenido de THC (0,3%). Los vendedores de semillas están obligados a presentar cierta documentación en un proceso que establece una forma de protección jurídica para los productores contra la fiscalía.
  • En el campo, el cáñamo y la marihuana apenas son distinguibles. La marihuana, conocida por una variedad de términos en argot tales como "maría", "grifa", "hierba", etc., proviene de las flores secas de plantas hembra de cannabis que contienen (técnicamente) más del 0,3% de THC, aunque la mayoría de la marihuana usada para propósitos medicinales y recreativos se toma de plantas con una concentración mucho más elevada de THC. La marihuana medicinal ha sido legalizada de forma limitada para el cultivo en algunos estados miembros, bajo la supervisión del gobierno. Por Hana Gabrielová.

España

  • El cultivo del cáñamo industrial en España está permitido desde hace casi 20 años, cuando se aprobó el Real Decreto 1729/1999, de 12 de noviembre, y por el que se establecen las normas para la solicitud y la concesión de las ayudas al lino textil y al cáñamo. Este decreto autoriza un total de 25 variedades de cáñamo industrial para el cultivo en España. Todas estas variedades deben tener un contenido de THC (el elemento psicoactivo de la marihuana) por debajo del 0,2%. Hoy en día, el cultivo del cáñamo industrial está subvencionado por la Comunidad Europea.
  • Cada vez hay más interés por parte de diferentes sectores agrícolas de cultivar el cáñamo. Todas aquellas personas que quieran cultivar cáñamo industrial han de tener en cuenta que el cultivo varía dependiendo de la variedad y el lugar donde se cultive. El resultado final, y por tanto el producto que se obtiene cambia muchísimo según el proceso de cultivo que se haya seguido. Así que antes de empezar a cultivar hay que saber cómo sembrar, cosechar y manipular la materia prima que se obtiene del cáñamo. En el mercado existen máquinas específicas para tratar los cultivos de cáñamo.
    ¿Dónde se cultiva?
    Actualmente en España se cultivan dos variedades de cáñamo en la zona de Cataluña que están certificadas por la Union Europea. Mediante estos cultivos se obtiene la materia prima para la elaboración de papel, por lo tanto, la fibra del cáñamo se presenta como alternativa muy interesante a la madera (y por lo tanto a la tala de árboles) para fabricar papel.
    Además de Cataluña, Valencia, Alicante y Castellón también tienen industria del cáñamo. En estas regiones, el clima hace que la calidad de este material sirva para que se puedan fabricar con el cáñamo tejidos suaves, flexibles, resistentes y finos. En otras regiones, como Aragón y Navarra, también se cultiva el cáñamo pero sus fibras son más gruesas (no por ello peores, sino distintas), con las que se realizan sacos, cuerdas, alpargatas… Asimismo, también se cultiva cáñamo en otras regiones españolas como en Albacete, Soria, Huesca, Guadalajara, Soria, Islas Baleares…
    En la zona norte del Estado, debido a la gran humedad y a la cantidad de lluvia que se registra, el cultivo de este tipo de semillas se hace tan sólo para fines alimenticios. Sin embargo, en el sur de la península, los cultivos de cáñamo van dirigidos a la industria papelera.
  • También para fines medicinales:
    La Universidad de Barcelona, entre otras instituciones está colaborando en el estudio de diferentes derivados terapeúticos que se obtienen del cáñamo industrial. En Cataluña también, y más concretamente en Barcelona, se encuentra una empresa de productos medicinales derivados de esta planta. Hay que señalar que los pacientes que toman cannabis se benefician del cannabidiol, la sustancia no psicoactiva de la marihuana y que es un analgésico que palía el dolor.
  • Hace cuatro años se fundó en Granada la Asociación Española de Productores y Transformadores del Cáñamo (AEPTC), que surgió, entre otras cuestiones, para fomentar la conservación y restauración del patrimonio natural a través del valor ecológico del cáñamo industrial y para promocionar un modelo de desarrollo económico sostenible. Todo aquel que esté interesado en este tipo de cultivos, puede dirigirse a esta asociación para buscar asesoramiento e información sobre el cultivo y la transformación del cáñamo industrial.
  • Aunque es una industria que está en auge actualmente, dista mucho de estar a la altura de otros países europeos como Alemania, Francia o Austria, que cuentan con miles de hectáreas dedicadas al cultivo del cáñamo. Desde luego el cultivo del cáñamo se presenta como una alternativa sostenible para muchos tipos de industria, entre ellas la textil y la papelera. Hay quienes afirman que el cultivo de esta planta para obtener su fibra acabaría con las multinacionales textiles y con las multinacionales papeleras. Por no hablar de la industria farmacéutica, ya que a través del cáñamo se pueden obtener sustancias que alivian muchos problemas de salud. Por Noelia Jiménez.

España, actualmente, ocupa el lugar N.º 16 en Europa en cuanto a superficie cultivada. Eslovenia (hay más vascos que eslovenos) ocupa el N.º 9 con más de 500 hectáreas.

Requisitos legales para vender productos de Cáñamo y CBD (información obtenida de la revista El Cultivador)

  • Si se quisiera emplear el cáñamo (entendido cáñamo como las variedades de cannabis que apenas generan THC) como tratamiento para determinadas enfermedades, necesariamente ha de ser cultivado y transformado bajo ciertas condiciones con el fin de garantizar su seguridad. Para este motivo podríamos equipararlo según las condiciones exigidas para los productores de cannabis medicinal en Canadá, Holanda o Israel, donde el cultivo se realiza en ambientes controlados (invernaderos o indoor).
  • En cuanto a requisitos exigidos a los complementos dietéticos o alimenticios a base de cáñamo o CBD tienen que ser elaborados bajo ciertas condiciones partiendo de extractos de algún tipo. El principal inconveniente para este tipo de productos es que se necesita realizar la extracción de los principios activos de la planta, cosa que está prohibida por los tratados internacionales, aunque los estados miembros pueden realizar excepciones. En España el órgano que podría conceder excepciones de este tipo sería la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, que hasta el momento mantiene que no se ha concedido nunca este tipo de licencia. Algunos países europeos han concedido este tipo de licencias y en otros se tolera la extracción, pero tanto empresas como iniciativas particulares realizan diferentes extracciones y procesados ignorando la prohibición.
    Aunque se ha extendido la creencia de que el límite máximo autorizado de contenido en THC es 0,2%, en realidad la normativa alimentaria europea establece un contenido máximo de THC en alimentos de 5 ppm (partes por millón), o lo que es lo mismo 0,0005%.
  • Si quedar por debajo de 0,2% en la flor de la planta ya es complicado, no superar 5 ppm de THC en los productos elaborados resulta una tarea imposible, especialmente en el sur de Europa. Por ejemplo, las semillas de cáñamo en sí no contienen cannabinoides pero durante la cosecha y tratamiento de la semilla siempre encontraremos pequeñas cantidades de tricoma que serían suficientes para superar el límite. Una nueva publicación realizada por el Nova Institut alemán propone aumentar al doble el límite de THC, siendo esta propuesta en todo caso insuficiente si la comparamos por ejemplo con Suiza, donde los límites serían hasta 4 o 5 veces superiores dependiendo del tipo de producto alimentario (aceite de semilla, harina, proteína, etc…). Por supuesto que si aplicamos este límite a los extractos de cáñamo se necesitaría purificar hasta el extremo el CBD para no tener THC.
  • La ausencia de centros de transformación para procesar la fibra en productos de construcción o textiles, junto con los bajos precios de la semilla a granel, hacen que los agricultores cuenten con el aprovechamiento de las flores y el CBD como principal fuente de ingresos pero, como ya hemos visto, los aspectos legales que rodean a estos productos los convierten en una actividad de riesgo.

  • Cada vez es mayor el número de investigaciones sobre el cáñamo y los cannabinoides, así como el interés de agricultores, transformadores y usuarios. Pero hasta el momento en nuestro país no se ha podido superar la barrera que supone la prohibición, el estigma y el desconocimiento general sobre este cultivo. Sin una regulación integral que se base en evidencias científicas y sociales difícilmente podremos entrar a competir en el mercado mundial del cáñamo.

CONCLUSIÓN

Un artículo completo donde hemos podido comprobar que es imposible 'colocarse' con el cáñamo industrial (ya sea en semillas o en aceite) pero que si nos aporta ácidos grasos de los buenos, así como minerales y vitaminas, y dejo en interrogante que su proteína sea similar a la animal ya que esto nos daría para otro extenso artículo. Lo tengo en cuenta.
Salud y Buenos Alimentos
Yo Isasi
www.nutricionencasa.com

Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Volver a la Portada de Logo Paperblog