Revista Cocina

Smoothies y sus combinaciones

Por Yoisasi @nutricionencasa
SMOOTHIES Y SUS COMBINACIONES

Llega el buen tiempo y son muchos los que aprovechan para refrescarse y limpiar con los smoothies, batidos o bebidas detox.
Tengo que confesar que no soy muy fan de los smoothies por varias razones, entre ellas:
– Prefiero morder una manzana o una zanahoria fresca.
– Hay que usar buenos aparatos para no pierdan sus nutrientes.
– Hay que combinar bien las frutas y las verduras ya que, por muy sanas que sean, no todas son compatibles entre ellas. No comparto el ‘aquí todo vale’.
Pero también confieso que no puedo decirle que no a un rico licuado de manzana, zanahoria y jengibre (abajo la receta).
Así que he creído interesante buscar recetas de algunas webs expertas en la materia y hacer algunos reajustes, en cuanto a combinaciones se refiere, siguiendo la línea de Shelton (‘Buena combinación de alimentos para una Buena Digestión’).
La web de Elka hace un trabajo espectacular al igual que esta web anglosajona. Sus objetivos es hacernos conscientes que llevar una nutrición sana nada tiene que ver con aburrimiento, obligación, hambruna y suplicio sino todo lo contrario, es disfrutar, deleitarse y saciarse saboreando de lo que nos aporta la naturaleza.
Este artículo se lo dedico especialmente a mis seguidores que son los que me han empujado a escribirlo. Gracias a vosotros sigo aprendiendo, avanzando y adaptándome a vuestras necesidades lo que me lleva a ser más flexible conmigo mismo y con la vida. Gracias de todo Corazón.

CLAVES A TENER EN CUENTA

No mezclar frutas y verduras. Excepciones: Manzanas, peras, piñas y papayas. Estas tres últimas observad qué tal os sientan cuando las combináis con verduras. Esto tendrá que verificarlo cada uno. (Al final del artículo ‘Clasificación de frutas’ y sus Combinaciones).
Las frutas y verduras deben ser ecológicas ya que sino nos estamos intoxicando en vez de depurarnos. Es de lógica, al tomarlas crudas y no ecológicas añadimos un plus de herbicidas y pesticidas.
Evitar las verduras/frutas ricas en ácido oxálico: Espinacas, remolachas, champiñones, apio, espárragos, coles, solanáceas (patatas, berenjenas, pimientos, tomates), fresas, grosellas, moras, frambuesas. Muchas de ellas contienen una apreciable cantidad de calcio pero son también ricas en ácido oxálico que rodea al calcio y lo hace difícil de asimilar. Además, las espinacas y el apio pueden contener de forma natural más de 2g/kg de nitrato (10 veces más que la concentración máxima autorizada como aditivo). Los nitratos también pueden estar presentes en otras verduras como la remolacha o las acelgas. Ya sé que esta clave limita al fanático de los smoothies así que, por lo menos, intentad no abusar de ellas. Más información en mi post: ‘Libres de Oxalatos en Nuestros Platos’.
No a los licuados o smoothies compuestos exclusivamente de cítricos. Las frutas cítricas como el limón, la lima, el pomelo, las naranjas y las mandarinas contienen los más altos niveles de ácido cítrico en comparación con otros alimentos. El ácido cítrico es la fuente más común de la vitamina C que se utiliza para estimular el sistema inmunológico y combatir el resfriado común pero, por desgracia, el ácido cítrico consumido en grandes cantidades puede ser más perjudicial que útil. El exceso de ácido cítrico puede producir la pérdida de esmalte de los dientes; puede desarrollar úlceras en la boca, la garganta, el esófago y el estómago (irrita las mucosas), y el mismo ácido cítrico impide la curación; puede dañar los riñones ya que el estómago no puede tolerar cantidades excesivas de ácido cítrico y podría desviarse a los riñones, que son incapaces de descomponer el ácido cítrico.
 Muchos ya hemos comprobado que el zumo de naranja en el desayuno ha quedado obsoleto al igual que el zumo de limón en ayunas. Disfruta de los cítricos en pequeñas cantidades, como si fueran especias, es decir, con unas gotas es más que suficiente.
No al agua del grifo, intentemos obtener la mejor posible acorde a nuestro bolsillo: Agua de manantial, aparatos con filtros buenos de cuarzo y carbón activo, ósmosis inversa, aguas minerales de residuo seco bajo… No son efectivos los filtros de las jarras de agua. Más información: ‘Agua del Grifo: Todo lo que hay que saber’.
También tenemos la opción de probar con el agua de coco pero si es de tetra brik leed ingredientes (cuantos menos ingredientes mejor calidad). Aunque ya sabéis que lo idóneo sería agua del coco fresco. Cuanto menos procesado un alimento más nutrientes, ¿verdad?
Evitar hielos y frutas congeladas. No a los smoothies granizados, aunque estemos en pleno verano, ya que enfriamos las funciones vitales de nuestro organismo. Puedo resultar algo exagerada pero necesitamos una temperatura de 36,5ºC para poder funcionar con normalidad. Ya lo dice el Dr. Hiromi Shinya:
‘La temperatura corporal de una persona sana es de alrededor 37ºC pero cuando es menor por beber agua fría, el metabolismo baja en un 50%. La temperatura corporal a la cual las células cancerígenas se multiplican con mayor facilidad es alrededor de los 35ºC. Esto es porque la actividad de las enzimas se hace más lenta disminuyendo las funciones inmunológicas del cuerpo’.
Semillas como chía o lino hay que dejarlas previamente en remojo durante unas 4 horas con abundante agua. Tampoco tomarlas tal cual sin triturar ya que irritan la mucosa intestinal y no absorbemos ninguno de sus fabulosos nutrientes. Saldrán igual que entraron, intactas.
Agenciarse una batidora de gran potencia para conseguir una buena trituración de la fibra y una mayor absorción de nutrientes y, además, que sea rápida triturando y con el mínimo calentamiento; y un extractor de zumo de baja velocidad con rodillos con imanes y cerámica que no ‘queme’ los alimentos, no los oxide y no destruya las enzimas y vitaminas. Si nuestra economía no da para grandes artilugios pues una batidora decente de vaso (si es blender, mucho mejor) y una bolsa de leche vegetal para filtrar. 
En ayunas es el mejor momento para tomarlos y si nuestra idea es limpiar un poco los excesos de este invierno podríamos aprovechar y hacer un semiayuno, es decir, pasar la mañana tomando smoothies hasta la hora de la comida del mediodía. Si vuestra idea es después desayunar ‘sólido’, es mejor esperar 30-45 minutos entre el smoothie y el desayuno para que no haya fermentaciones indeseadas. No los recomiendo en los meses de frío a no ser que acabemos de dejar una alimentación basada en grasas saturadas y proteína animal.

Sabidas las claves veamos a continuación qué combinaciones serían las idóneas para que, además de disfrutar, podamos aportar a nuestro cuerpo todos sus nutrientes.

SMOOTHIES Y SUS COMBINACIONES

COMBINACIONES IDÓNEAS

MELÓN, JENGIBRE Y MENTA 

  • 3 rodajas de melón en trozos y sin piel. Importante hacer esta bebida cuando sea época de melones. Según Shelton el melón no combina con nada, al igual que la sandía, así que os recomiendo que como mucho pongáis la menta y el jengibre.
  • Un puñado de hojas de menta.

  • Una pizca jengibre fresco.
    Pon primero el jengibre y la menta en la batidora y tritura, luego añade el melón, bate y listo.
    Nota: El jengibre tiene un efecto limpiador en el sistema digestivo, lo que ayuda a aliviar la hinchazón y el gas. Además es excelente en resfriados, dolores de garganta o náuseas.

PEPINO, MANZANA Y MENTA

  • 2 pepinos pelados.

  • 3 manzanas.

  • 250 ml agua buena.
  • Un puñado de menta.

    Pon el agua en la batidora y añade el resto de ingredientes. Bate y pasa el batido por una bolsa de filtrado exprimiendo hasta la última gota.
    Otro ingrediente interesante a añadir sería medio aguacate.
    Nota: Si no quieres que el pepino repita, te recomiendo cortar la punta de la parte posterior y frotar las dos partes hasta que salga un líquido de color blanco. Importante pelarlo (las sustancias amargas están en la piel) y escoger pepinos frescos que no estén amarillentos o blandos.

PIÑA, REMOLACHA Y MENTA

  • 200ml agua buena.

  • 1 rodaja gruesa o ¼ de piña.

  • 1 manojo de menta.

  • 1 remolacha mediana.

    Coloca en la batidora, primero el agua y después los trozos de piña, a continuación el resto de ingredientes y tritura. Este smoothie es mejor no tomarlo a diario por el ácido oxálico de la remolacha.
    Nota recordatoria: No mezclar frutas con verduras. Una de las excepciones a la regla era la piña. De todas maneras no os confiéis y si notáis reflujo, acidez, gases, hinchazón ya sabéis cuál ha sido la causa.

REMOLACHA, MANZANA Y ZANAHORIA

  • 1 remolacha, pelada y a trozos.
  • 1 manzana, pelada, sin corazón y a trozos.
  • 1 trozo de jengibre fresco (sin piel).
  • 3 zanahorias enteras, enjuagadas y peladas.
  • Opcional: Zumo de manzana casero (licuadora).

Colocar todos los ingredientes en la batidora y mezclar hasta que quede suave agregando un chorrito de zumo de manzana.  

SMOOTHIES Y SUS COMBINACIONES

FRESONES, GRANADA Y SEMILLAS DE GOJI Y CHÍA

  • 2 cucharadas de postre (c) de semillas de chía (remojadas durante 4 horas en 8 de agua).
  • 100 ml de agua de coco.
  • 6 fresones.
  • 1 c de mezcla de bayas (opcional).
  • 1 c de semillas de goji.
  • 1 c de granada en polvo.
  • ½ granada fresca.
  • frambuesas.
  • hojas de menta.

Poner las semillas de chía, el agua de coco, los fresones y demás ingredientes en la batidora. Batir hasta que quede cremoso. Decorar con granada, frambuesas y hojas de menta.

BAYAS Y SEMILLAS CHÍA

  • ¼ taza de semillas de chía (en remojo 4 horas con abundante agua).
  • 2 tazas de agua buena.
  • 200 g de fresas frescas.
  • 125 g de arándanos frescos.
  • 125 g de frambuesas frescas.

Poner las 2 tazas de agua en la batidora y añadir las frutas y las semillas de chía. Triturar todo bien.
Nota recordatoria: Las bayas tienen ácido oxálico así que con cautela y moderación.

MANZANA, GRANADA, ROSA MOSQUETA Y MAQUI BERRY

  • 5 manzanas.

  • 1 granada.

  • 1 cucharada sopera de rosa mosqueta.

  • 2 cucharadas de postre de maqui berry.
    Pela dos de las manzanas. Reserva. Licua el resto de manzanas y la granada. Pon el zumo, las manzanas peladas y los superalimentos en la batidora y bate hasta que quede cremoso. Usa la bolsa de filtrado por si quieres eliminar los restos de pepitas de maqui.
SMOOTHIES Y SUS COMBINACIONES

MANZANA, ENDIBIA, JENGIBRE, CÚRCUMA Y PIMIENTA ROSA

  • 2 manzanas.
  • 
3 cogollos de endibias
  • 
1 trocito de jengibre fresco.
  • 
1 trocito de raíz de cúrcuma.

  • Unos granos de pimienta rosa molidos con el mortero o el molinillo de especias.
    Pela las manzanas, trocea las endibias y el resto de ingredientes. Pasa por el extractor lento o licuadora. Sirve con la pimienta rosa por encima.

BAYAS CON LECHE DE COCO

  • 1/2 taza de mezcla de bayas (arándanos, frambuesas, moras).
  • 1/2 taza de leche de coco (sin aditivos extra).
  • 1 taza de agua buena.

Lavar bien las bayas  y batir todos los ingredientes.

Nota: Para los smoothies creo que la mejor la leche de coco eco es la de lata (nada que ver con la de tetra brik) y mucho mejor si es casera (al final la receta del yogur de coco). Y recordemos que las bayas llevan ácido oxálico.

FRESAS Y CACAO

  • 1 cucharada de cacao puro en polvo.
  • 1/2 taza de leche de coco.
  • 1/2 taza de fresas.
    Batir todo hasta que esté cremoso y suave.

Sugerencia: Podrías cambiar las fresas por el plátano y tendrías un smoothie muy energético para esos días que necesitamos un empujón. El aguacate también combina muy bien con el cacao. Como el cacao y el coco son neutros podrías hacer esta receta con cualquier otra fruta, excepto el melón por si las moscas…

MANZANA Y AGUACATE

  • 1/2 taza de zumo de manzana casero (licuadora).
  • 1 manzana (sin corazón y troceada).
  • 1/2 aguacate troceado.
    Añade el zumo de manzana y luego la manzana y el aguacate en la batidora agregando agua buena (o agua de coco) hasta alcanzar las consistencia deseada.
SMOOTHIES Y SUS COMBINACIONES

PLÁTANO, MANZANA Y PERA

  • 1 plátano a trozos.
  • 1 manzana dulce a trozos y sin corazón.
  • 1 pera a trozos y sin corazón.
  • ½ a 1 taza de leche de coco.
      
    Primero ponemos la leche de coco y después el resto de ingredientes y batimos.

PLÁTANO, HIGOS Y YOGUR DE COCO
 

  • ½ taza de leche de coco.
  • ¼ de taza de yogur de coco eco (al final del artículo tienes una receta sencilla para hacer yogur de coco casero).
  • 1 plátano.
  • ½ taza de higos frescos.

Batir todos los ingredientes.

Nota: Si tomas derivados lácteos te recomiendo el yogur de oveja o cabra eco.

PERA, ALBARICOQUE Y DÁTILES

  • 1 pera madura, sin corazón y en cubitos.
  • 2 tazas de rodajas de albaricoque.
  • 1/2 taza de leche de coco.
  • 2 dátiles ecológicos sin hueso (remojados en agua templada durante 30 minutos).

Batir todos los ingredientes. Si no lo quieres tan ‘energético’ tan sólo hay que eliminar los dátiles.

Nota ‘purista’: Para Shelton esta combinación no sería correcta ya que el albaricoque lo clasifica como fruta-ácida por lo que no podríamos combinarlo con la pera y los dátiles que son frutas dulces. Pero existen otras clasificaciones que lo consideran una fruta dulce por lo que aquí sólo nos quedaría probar y ver qué tal le sienta a nuestro cuerpo.

SMOOTHIES Y SUS COMBINACIONES

CEREZAS Y UVAS ROJAS

  • 2 tazas de cerezas sin huesos.
  • 1 taza de uvas rojas sin semillas.
  • 3/4 taza de agua buena.
  • 2 a 4 dátiles ecológicos remojados 30 minutos.
    Agregar todos los ingredientes y batir.

MANZANA, DÁTILES Y SEMILLAS CHÍA.

  • 3 manzanas dulces cortadas y sin corazón.
  • 1/3 taza de leche de coco.
  • 4 dátiles sin hueso (30 minutos remojados en agua templada).
  • 1 cucharada de semillas de chia (4 horas en remojo).
  • 1 cucharadita de extracto puro de vainilla.
    Agregar todos los ingredientes y batir.

PLÁTANOS, CACAO Y DÁTILES

  • 2 plátanos maduros.
  • 2 cucharadas de cacao puro en polvo.
  • 2 dátiles sin hueso previo remojo de 30 minutos.
  • 2-3 cucharadas de chips de coco o coco rallado.
  • 1/2 taza de leche de coco endulzada con vainilla.
    Agregrar todos los ingredientes y batir. Decorar con chips de coco y cacao en polvo.

Nota: Este smoothie te pone las pilas y si le añades una cucharada de maca ‘te da alas’.

CEREZA Y MANZANA

  • 1/2 tazas de cerezas sin hueso.
  • 1 manzana pelada, sin corazón y cortada en dados.
  • 1/2 taza de agua o leche de coco.

Añadir ingredientes y batir.

SMOOTHIES Y SUS COMBINACIONES

MANGO, FRESA Y YOGUR DE COCO

  • 1/2 taza de mangos.
  • 1/2 taza de fresas.
  • 1/4 taza de yogur de coco ecólogico (al final del artículo receta casera).
  • 1/2 taza de leche coco.

Añadir ingredientes y batir.

Nota: Ya sabes, si prefieres puedes cambiar por yogur de oveja o cabra ecológico.

MANGO, FRESAS Y JENGIBRE

  • 300 gramos de mango picado.
  • 200 gramos de frambuesas y/o fresas.
  • 1 taza de leche de coco.
  • 15 gramos de jengibre fresco.
  • 1 cucharada de coco rallado.
    Batir el mango, las frambuesas, la leche de coco, el jengibre y el coco rallado. Si hay problemas para mezclar, agregar más leche de coco o agua.
    Tomar tal cual o añadir yogur de coco o coco rallado.

PAPAYA, PLÁTANO Y JENGIBRE

  • 215 gramos de cubitos de papaya maduros.
  • 1 plátano maduro pequeño en rodajas.
  • 1 cucharadita de jengibre picado.
  • 1/2 taza (120 ml) de leche de coco clara.

Agregar todos los ingredientes y batir. Mezclar hasta que quede cremoso y suave, agregando leche de coco si fuera necesario.

Nota: Según Shelton la papaya es una fruta semi-ácida así que no combinaría bien con el plátano (fruta dulce) pero recordemos la excepción de la papaya en cuanto a combinaciones. Sólo nos queda probar y verificar.

MANZANA, ZANAHORIA Y JENGIBRE

  • 4 manzanas sin corazón.
  • 2 zanahorias.
  • 1 trozo de jengibre.
    Pasamos todo por la licuadora y listo.
    Otra opción sería licuar 8 zanahorias grandes con un trozo de jengibre y luego añadir 2 cucharadas de manteca de coco y batir. Y otra sería licuar 2 zanahorias con el jengibre y el zumo batirlo con las manzanas.

ZANAHORIA, PIÑA Y JENGIBRE

  • 275 gramos de zanahorias.
  • 350 ml de agua buena.
  • 140 g de piña fresca.
  • 1 trozo de jengibre fresco.
  • 1/4 cucharadita de cúrcuma molida.
  • 120 ml de zumo de zanahoria casero (licuadora).
      
    Batir las zanahorias hasta que quede tipo puré. Después añadir el resto de ingredientes y batir de nuevo añadiendo más zumo de zanahoria si hay problemas para mezclar.
SMOOTHIES Y SUS COMBINACIONES

BRÓCOLI, MANZANA Y SEMILLAS DE CÁÑAMO

  • 4 arbolitos de brócoli.
  • 1 manzana grande a trozos.
  • 2 cucharadas de semillas de cáñamo peladas.
  • 150 ml de agua buena.
    Poner el agua en la batidora junto con las semillas de cáñamo y batir.

Otra combinación: zanahoria, manzana y brócoli (al vapor).

CALABAZA Y COCO

  • 400 g de calabaza pelada y en dados.

  • 500 ml de agua buena.
  • ¼ de taza grande de leche de coco.
  • 1 zanahoria mediana o 100 g extra de calabaza.

  • ¼ c de comino.

  • 1/8 c de nuez moscada.

  • Una pizca de sal de Himalaya (o una cucharadita de gomasio).
  • ½ aguacate pequeño (opcional).

    Poner la calabaza en la batidora con el agua, batir y luego filtrar. El líquido restante en la batidora con el resto de ingredientes y batir de nuevo.

CALABAZA, JENGIBRE, NUEZ MOSCADA Y CANELA

  • 150 g de calabaza en cubitos.
  • 1 trozo jengibre.
  • 3 manzanas cortadas y sin corazón.
  • Un puñado de semillas de la calabaza.
  • 1/2 c canela.
  • ¼ c nuez moscada.

    Retirar las pepitas de la calabaza y sin limpiarlas (con todos los restos que tenga adheridos) poner en el vaso de la batidora con 400 ml de agua y una pizca de sal marina. Triturar bien. Retirar de la batidora y filtrar con una bolsa de filtrado. Añadir la leche que acabamos de hacer y el resto de los ingredientes. Batir bien y filtrar otra vez.


LECHUGA, MANZANA Y JENGIBRE

  • 
1/2 lechuga.

  • 3 manzanas verdes cortadas y sin corazón.
  • 
Trocito de raíz de jengibre.
    Lavar bien y trocear todos los ingredientes y pasar por la licuadora o poner en la batidora con 200 ml de agua, batir y filtrar con la bolsa.
SMOOTHIES Y SUS COMBINACIONES

RECETA YOGUR DE COCO

Receta para 6 porciones.
Os paso el vídeo ya que en 1 minuto y 11 segundos veréis que es muy sencillo hacer yogur de coco en casa.

  • 500 ml de leche de coco ecológica en lata con toda su grasa.
  • Cápsulas probióticas veganas (deben ser cápsulas o sobres, no píldoras, las cápsulas y los sobres se pueden abrir y vaciar fácilmente).
    Para añadir después (opcional):
    Melaza de arroz para endulzar.
    Extracto de vainilla o polvo de vainilla.
    Compota de fruta o fruta fresca.

Paso a paso  


– Agitar bien la leche de coco. Luego poner en un recipiente o tazón de vidrio limpio, esterilizado y seco. Puedes esterilizar frascos fácilmente hirviéndolos en agua unos minutos y dejándolos secar por completo. Dejar que se enfríen nuevamente a temperatura ambiente antes de agregar los ingredientes. Batir para que la leche de coco quede completamente homogénea.
– Poner las cápsulas de probióticos en la leche de coco y es importante usar una cuchara de madera o de plástico para remover, no metal, ya que una cuchara de metal puede reaccionar negativamente con los probióticos. Remover muy bien hasta que quede cremoso y suave.
– Cubrir la mezcla con una gasa (o un trapo de cocina muy delgado y limpio, algo que permita que entre el aire pero alejado de los insectos) y ponemos una goma elástica.
Dejar que el yogur se active durante al menos 24 horas y hasta 48 horas (a veces más, 48 horas es un punto ideal para la textura y el sabor) en un lugar cálido y oscuro. Cuanto más tiempo descansa, más se convertirá en un yogur cremoso. En climas más cálidos y en verano es fácil hacer yogur. Pero en climas más frescos una buena idea es colocar el yogur en el horno con la luz encendida (sin encender el horno), donde debería tener la cantidad correcta de calor para activarse.
– Una vez que el yogur haya alcanzado la cantidad adecuada de consistencia y textura asegurarse probando un poco con una cuchara de madera. Cubrir con una tapa de forma segura y refrigerar hasta que esté frío (lo ideal en la nevera durante toda la noche o más de 12 horas). Refrigerar también espesará aún más el yogur, casi hasta la consistencia del yogur griego (dependiendo de la marca de leche de coco que se haya usado).
– Listo el yogur de coco se puede endulzar con compota de manzana o con melaza de arroz y/o extracto de vainilla o tomar tal cual.
– Se mantiene durante 7 días. Sabremos que ha ido mal cuando el olor sea desagradable o haya moho.

Nota: Si aún lo quieres más cremoso te recomiendo que la lata de leche de coco la pongas un par de horas en la nevera boca abajo y luego sólo uses la parte consistente y el líquido restante usarlo en los smoothies.

La versión más purista es con cocos frescos. Batimos la carne de coco con el agua del coco hasta conseguir una crema. Añadimos los probióticos y removemos bien. Cubrimos con una gasa durante dos días en un lugar oscuro y cálido y listo para tomar.

SMOOTHIES Y SUS COMBINACIONES

RECETA LECHE DE COCO

Si quieres hacer un buen yogur de coco o que tus smoothies estén más ricos y sean más nutritivos te recomiendo que no uses las leches de coco que venden en tetra brik sino las de lata y que sean ecológicas ya que algunas marcas no eco llevan aditivos extra nada buenos para nuestra Salud. Y la opción más sana sería hacerla en casa.

  • 2 tazas (160 g) de coco sin endulzar desmenuzado (si no tienes coco fresco puedes probar con coco rallado eco de las herboristerías).
  • 3-4 tazas (720-960 ml) de agua buena (usar menos agua para obtener una leche más espesa y más cremosa).
  • Pizca de sal
    Opcional: 1 dátil o 1 cucharada (15 ml) de sirope de arroz.  
    Opcional: 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.
    Opcional: 2 cucharadas (10 g) de cacao en polvo.

Agregar el coco, 3 tazas de agua, sal y cualquier ingrediente opcional a una batidora de alta velocidad. Cubrir con tapa y cubrir con una toalla para asegurarse de que no salpique. Mezclar durante aproximadamente 5 minutos o hasta que la mezcla parezca bien homogénea.
Probar la dulzura y agregar más dátiles, sal o vainilla según sea necesario. Agregar 1 taza (240 ml) de agua si quedó demasiado espesa.
Filtrar con la bolsa de leche vegetal. Aprovechar la pulpa para hacer otras recetas. Poner en botella de cristal y a la nevera. Se mantendrá hasta 5 días (a veces más). Agitar antes de usar.

CLASIFICACIÓN de FRUTAS y sus COMBINACIONES

Lo prometido, aquí la Clasificación de Frutas y sus Combinaciones Idóneas.

  • Frutas NEUTRAS: Aguacate, coco, cacao.
  • Frutas DULCES: Albaricoque, dátiles, plátano o banana, grosella, higo, pera, uva dulce, cereza dulce, manzana (dependiendo variedad).
  • Frutas SEMI-ÁCIDAS: Fresa, ciruela, lima, manzana verde, melocotón, frambuesa, papaya, chirimoya, mango y el albaricoque según Shelton.
  • Frutas ÁCIDAS: Arándano, limón, manzana, piña, uva (dependiendo variedad), mora, granada, grosellas, ciruelas ácidas.

Las frutas NEUTRAS se pueden combinar con todas las frutas. Sigue estos tres principios y verás que no es tan difícil hacer combinaciones de smoothies.

  • Frutas SECAS SI con frutas DULCES.
  • Frutas DULCES NO con frutas ÁCIDAS.
  • Frutos SECOS NO con frutas ÁCIDAS (por incompatibilidad de los tiempos de digestión). Para los ‘puristas’ los frutos secos incluirían a las semillas (chía, cáñamo) por lo que, en este caso, no podríamos combinar, por ejemplo, bayas con chía (una de las combinaciones de arriba).

Espero que disfrutéis con la carta de smoothies que os he propuesto.

Salud y Buenos Smoothies.

Yo Isasi

www.nutricionencasa.com

Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Volver a la Portada de Logo Paperblog