Revista Cine

The Messenger, ser la paloma mensajera en plena guerra

Publicado el 07 enero 2010 por Gine @Gine_1414

The Messenger, ser la paloma mensajera en plena guerraThe Messenger, aun sin título español, así que también con esperanzas de que no lo cambien ni pongan ninguna burrada, es el film del debutante Oren Moverman. Por desgracia, tiene toda la pinta de que los españoles no la podamos disfrutar al cine hasta de aquí unos cuantos meses, o incluso año porqué no hay fecha de estreno a la vista.
The Messenger nos cuenta la historia de Will, un soldado que después de un accidente en Irak es enviado de vuelta a América, y aunque tiene problemas en la pierna y la vista tiene que acabar los tres meses de servició militar que le quedan. Para eso le asignan al lado de Tony el trabajo de mensajero. Un mensajero que sabe que siempre va a dar malas noticias. Unos mensajeros encargados de dar cuenta a las familias de los muertos en la guerra de Irak. En su trabajo tienen que soportar día a día el dolor, enfado, rabia de las familias de las víctimas. Un trabajo que no los debilita físicamente pero que inevitablemente sí lo hace psíquicamente. Además, Tony y Will también tienen que poner las riendas a su vida. El primero, veterano y con muchos años de experiencia de mensajero, borracho al sentirse impotente y el segundo Will, pensando todavía con la chica que dejó atrás, ahora comprometida con otro, y haciendo frente a la dureza de su nuevo trabajo.
The Messenger, ser la paloma mensajera en plena guerra El film se convierte en una visión directa, austera y sin efectivismos, sin dramatismo exagerado. De manera que puedas sentir su dolor, pero que no te parezca falso y sobreactuado. Pero aunque esto ayuda y convierte el film en una visión muy austera de la situación, también puede resultar excesivamente frío.
Pero inevitablemente, digo inevitable porqué no he encontrado ningun film que me cuente lo contrario, cae en los mismos clichés que todas las películas bélicas, o semi-bélicas (porqué en ningún momento vemos el campo de batalla. El campo de batalla de esta película son los propios soldados, las frustraciones y el desengaño provocado por la guerra. Soldados borrachos y de putas, aparentemente fuertes pero que se derrumban a las primeras de cambio. Con The Messenger no se va a encontrar un producto original, pero sí atrevido, directo sin elementos externos que te descentren del objetivo, de la crítica antibelicista del film con la ayuda de unos personajes muy bien personificados.
The Messenger, ser la paloma mensajera en plena guerra Las interpretaciones son sin duda el punto más fuerte del film. Ben Foster consigue una más que correcta interpretación del protagonista Will. Pero los que en mi opinión se salen son 3 de los secundarios: Woody Harrelson, Samantha Morton y Steve Buscemi. Quizás es porqué siempre había visto a Woody Harrelson en papeles más cómicos y de cabronazo como en Asesinatos Natos y El Escándalo de Larry Flint, pero lo cierto es que ma sorprendido esa faceta dramática del actor. SPOILER Y el momento en el que rompe a llorar es simplemente magistral, chapeau por su actuación. Si hubiera justicia, se merecería mínimo nominación a los Oscar a mejor actor secundario. Samantha Morton por su parte interpreta a la mujer de una de las víctimas. Una mujer que parece ser la única en entender que ser mensajero tampoco es fácil. Una interpretación sutil bajo su mirada siempre cálida, cercana y diferente. Como podeis ver, me parece una actriz a reivindicar. Y por último está la interpretación de Steve Buscemi. Es un papel muy corto, pero en él podemos ver toda la rabia de un padre que acaba de perder a un hijo, esa locura momentanea.
Como conclusión, un film que no cuenta nada nuevo, porqué aunque la faceta de los mensajeros no se haya explorado, nuestros soldados sufren las mismas secuelas y vicios, Aun así es una mirada diferente y antibelicista a la Guerra de Irak con muy buenas interpretaciones. Pero aun así me esperaba algo más y diferente, las expectativas me han jugado una mala pasada.
Nota: 6'5/10
The Messenger, ser la paloma mensajera en plena guerra

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista