Revista Espiritualidad

Un mundo ¿feliz?

Por Sherpalibre @sherpalibre

Recientemente volví a leer un gran clásico ya leído en mi juventud: Un Mundo Feliz [1932], de Aldous Huxley.

En esta obra, Huxley realizó una excelente sátira a la sociedad consumista y capitalista en la que se encontraba, presentando un futuro distópico transhumanista. Ésta es una visión paralela al Mito de la Caverna dePlatón, en cuanto a que la humanidad es feliz porque es ignorante y su libertad está totalmente condicionada, acondicionada, limitada y preestablecida.

En el capítulo XVII de este libro se explica el funcionamiento de esa sociedad distópica, el cual es igualmente aplicable a nuestra sociedad del s.XXI [la diferencia está en que nosotros no estamos, aún, "totalmente" condicionados, acondicionados, limitados y preestablecidos], de ahí que comparta los siguientes extractos del citado capítulo, los cuales invitan a la reflexión:

(…) Envejece el hombre; percibe un sentimiento radical de flaqueza, de cansancio, de malestar, que acompaña al avance de la edad (…) Se dice que es el miedo a la muerte y de lo que vendrá después el que vuelve religiosos a los hombres conforme entran en años (…) el sentimiento religioso tiende a desarrollarse, conforme vamos para viejos, a causa de que calmadas las pasiones, la imaginación y la sensibilidad menos excitadas y excitables, la razón menos turbada en sus funciones, menos oscurecida por imágenes, deseos y distracciones que de continuo le absorbían; (…) pues ahora que todo cuanto da vida y encanto de las sensaciones ha comenzado a huir de nosotros; ahora que la existencia fenoménica no está mantenida por impresiones internas o externas, sentimos la necesidad de apoyarnos sobre algo que permanezca y que no nos engañe (…)

(…) La civilización no tiene en absoluto necesidad de nobleza ni de heroísmo. Ambas cosas son síntomas de ineficacia política (…) Es preciso que las circunstancias se hagan inestables para que tal ocasión pueda urgir. Donde hay guerras, donde hay juramentos de fidelidad, donde hay tentaciones que resistir, donde hay objetos de amor porque luchar o, que defender, allí naturalmente, nobleza y heroísmo tienen una explicación (…)

¿Sacrificarías tu libertad por tu felicidad?

“Comí civilización, me sentó mal y enfermé” El Salvaje en Un Mundo Feliz, Aldous Huxley.

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog