Revista Vino

Zapatitos de cristal

Por Louzan
Hay algo intrínsecamente malo en los cuentos populares. En cada pequeña historia de nuestra infancia se insertaba siempre una especie de moralina anacrónica que, en no pocas ocasiones, chocaba con la lógica o simplemente con el sentido común. Son relatos para niños, lo se, pero la verdad es que resulta curioso. Una de esas historias, la de Cenicienta, la pobre huerfanita en manos de la malvada madrastra que se enamora del príncipe (azul, por supuesto) y, merced a que su pie encaja en un zapato de cristal, logra verificar su identidad y vivir feliz comiendo perdiz, es de las mas populares.
El zapato encaja o no encaja, esa es la moraleja. Tal vez los hinchados pies de una pobre Cenicienta, esclavizada en las labores del hogar por la madrastra, no hubieran encajado en el rígido cristal en un mundo real. A lo mejor esa es la moraleja, y no la evidente. A lo mejor, lo que dice el cuento es que no todo encaja en un zapato tan poco elástico como uno de cristal, aunque uno se empeñe.
Zapatitos de cristalFevino es la feria del vino que la distribución en el norte de Galicia (en el área de A Coruña y Ferrol, tradicionalmente) ha celebrado desde hace años como modo para dar a conocer sus productos y, de paso, agasajar a sus mejores compradores, habitualmente en el mundo de la distribución, el catering y la hostelería tradicional a gran escala (bodas, banquetes, etc).
La primera vez que fui a Ferrol fue en 2009 y ya entonces me pareció que la cosa tenia defectos, y no pequeños. Fui en 2010, de nuevo, bajo las mismas premisas y de nuevo ayer, a un evento que lleva el mismo nombre pero que como epígrafe se auto-denomina "II Salón Internacional del Vino"
Ya no es una feria al uso, con stands por marcas o empresas, mucho montaje, despliegue y tal. Es mas un evento con ínfulas de ser conocido por la calidad de su producto sin aditivos externos, mesas corridas y todo el mundo en igualdad de condiciones. Además ahora, al contrario que en el pasado, las bodegas y no solo las mas grandes, tienen presencia con su productos, incluidos los elaboradores mas pequeños y (ojo al dato) actualmente mas deseados y valorados.
Zapatitos de cristalY no es una mala manera de reconvertir lo que es, básicamente, un lugar donde "chuzarse" gratis a cuenta de aquellos a los que compras vino durante todo el año, para nada. Pero la verdad es que el resultado, la mezcla, de gente profesional, de catadores serios, gente con ánimo de conocer y celebrar, porqué no, y otro tipo de "cliente" que llega en micro bus acompañado de la parienta (o no....o de otra que no es, yo que se) se hace difícil de entender. La foto de la izquierda es de Fevino a las 17:15 de ayer. Feria de vino, tal cual. Aroma a mar por doquier, ¿no?.
Esto dejando a un lado lo positivo, que pasa por las mesas y la uniformidad general del conjunto, que democratiza y lo deja todo en manos del vino; el que está rico triunfa, el que no lo bebe quien lo bebe. Y fin.
Así que, a riesgo de parecer desconsiderado, diré que por ahora, en Galicia, el salón de los vinos auténticos, verdaderos y con raíz es y seguirá siendo "A Emoción dos Viños". Este si que es internacional (hay, cada vez mas, viticultores portugueses, vinos franceses y mas) y ni siquiera lo pone como subtitulo. Es, además, una cita realista, que se hace en un entorno único de verdad, que es lo que es (una reunión de amigos abierta al publico) y que ofrece lo que ofrece; sinceridad.
Zapatitos de cristalY en la linea de la sinceridad, estos son los dos vinos que hoy recomiendo sin tapujos (y sin cobrar, claro). Son el Altares de Postmarcos de 2010 del grandísimo José Crusat y este Arcan de 2013 de Adega Pombal y que firman Dominique y Laura.
El primero es un albariño de Barbanza con 20 meses en deposito y que catamos en el marco del acto que Mariano Fisac hizo para Compostela Gastronómica. Es un vino tan particular que de raro resulta sorprendente. Es una pura y legítima demanda de atención hacia una forma de sentir el vino que va mucho mas allá de ganar dinero o de vender botellas y que se basa en querer que tu vino sea parte de ti, de tu casa, de tu familia, de tus raíces. No todos lo consiguen pero este me sorprendió como pocos en los últimos años.
Zapatitos de cristal
El Arcan es también un albariño, en el otro lado del espectro positivo. Es parte de la herencia que dejan el Salnes y los vinos al borde del mar, tan salino que parece yodo embotellado (en mis recuerdos de infancia, es un albariño con aroma a "macizo", a saber; el olor del marisco de concha que se machaca para atraer a los calamares). Dos vinos que progresaran, y mucho, aún en botella.
Así culmina una nueva semana de pasión para algunos (la DO Rueda, por ejemplo) y para mi entre dolores y esfuerzos, entregado a la causa, a mi causa, y preguntándome de paso: si este Sant Yuste es verdejo 100% de Segovia y sabe a zarza, a anises y es directo y fresco en boca...que es lo que hacen en Rueda?
Zapatitos de cristal
*Fotos: de mi autoría.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Louzan 2404 veces
compartido
ver su perfil
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta

Revista