Revista Cocina

Bardot Barcelona

Por Baco Y Boca @BacoyBoca

Bardot está en la resurgente calle de Enric Granados y es uno de los restaurantes que le sube el “caché”. Lo habíamos visitado para tomar algún vino ya que tiene una buena y amplísima carta y, sobre todo, la opción de tomar vinos de cierta categoría sin necesidad de comprar la botella. Pero nos quedaba pendiente probar su cocina que prometía dada la afluencia al local y los platos que veíamos pasar. Ahora, ya saldada esa deuda, podemos decir que se debe visitar Bardot para disfrutar de una buena comida o cena con un buen vino.

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-3
La entrada al local es estrecha, con una gran barra y algún barril que hace de mesa, pero hay que llegar al fondo donde están las mesas. Allí se ensancha y grandes vitrinas exponen sus tesoros: vinos y destilados para los más exigentes, siempre y cuando lo puedan pagar.

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-1
Las mesas y sillas son desiguales y el local continúa hacia el fondo y da la vuelta a la cocina, que está a la vista. Es más grande de lo que en un principio parece. La luz es escasa, personalmente le daría un punto más de iluminación, por lo menos por el día. Es la idónea para una noche romántica, pero creo que no para una reunión de negocios… aunque no es problema ninguno, tampoco es que se coma a tientas.

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-4

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-2
Probamos varios platos a compartir de la carta, aceptando alguna sugerencia que nos ofrecieron de sus últimas incorporaciones. Todos fueron platos compartidos, no fue un primero, segundo y postre, aunque no faltó de nada. Empezamos con unos buñuelos de verduras como aperitivo.

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-6

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-7
Hechos con Massala que le daban ese toque exótico y muy bien fritos. Crujientes y nada aceitosos, no es habitual encontrar buñuelos de verduras y menos tan sabrosos. Se apreciaba la Massala y los hacía especiales.

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-8

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-9
Un pulpo a la brava, una tapa clásica que es una mezcla entre unas patatas bravas y un pulpo a feria. El pulpo tenía un toque picante del propio pimentón pero no en exceso y reposaba encima de unas extraordinarias patatas con forma cilíndrica, como las bravas Arola. Una curiosa fusión entre dos platos.

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-10

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-11
Encontramos algo más de sofisticación en los Chupa Chups de Codorniz con crema de patata trufada. Unos jugosos muslos de codorniz confitados que se deshacen en la boca, aderezados con sésamo y acompañados de una salsa agridulce de patata. Un manjar al que, si debemos ponerle un pero sería añadirle un poco de sal a ser posible Maldon, que aunque casi no aporta sabor, sería suficiente para redondear el plato a nuestro gusto. Insisto, nuestro gusto!!.

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-12

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-13
Como muchos ya podréis imaginar, este no lo probé: Provolone con caviar de albahaca. Visto desde la barrera: recién hecho, aderezado y jugoso, algo confirmado por quienes sentenciaron este plato. La verdad es que el aspecto era bastante apetitoso, pero no puedo deciros más!

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-14

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-15
Unos Tacos de Atún con Espárragos y Fresas Deshidratadas: Unos buenos cubos de atún, pasados por la plancha para marcarlos junto con unos espárragos trigueros. La originalidad la aportan las fresas deshidratadas y las virutas de atún “bailongas”, esas escamas que al servirse en la comida caliente se mueven. Toques diferentes para un plato clásico. Pero lo importante, quitando las fresas y las escamas de atún, que le sentaban de maravilla, es que el atún voló. Vistosidad y sabor.

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-19
Y un Risotto del día, en esta ocasión tocaba de espárragos. Igual que con el Provolone, poco puedo decir: a la vista se veía cremosidad y el grano de arroz tenía aspecto de cocción en su punto. Según comentarios ajenos: bueno, muy bueno. Y por el tiempo que duró en la mesa, tenía que ser así.

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-16

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-17
Y para rematar la comida, dos postres. Empezamos por la Tortilla fea de chocolate: un nombre nada sugerente (por lo de fea) pero que despierta la curiosidad de cualquiera y que lo sitúa como uno de los más originales que hemos probado. Se trata de una tortilla francesa pero de chocolate y con peta zetas. Divertídisimo. Por su textura, por su originalidad y por su sorprendente sabor. ¿Comerse una tortilla de postre? pues sí, ¿por qué no?. Iba acompañada de un helado de caramelo para reafirmar más su rol de fin de comida. Probaremos de hacerla en casa, me gustaría ver la cara de los invitados!!

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca
El otro postre es un clásico que cada mañana reciben en Bardot desde su origen, Llavaneras. Hablamos, como no de la famosa Coca.

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-18
Sobran las palabras, tanto si la habéis probado alguna vez como si no. Es una coca de hojaldre, piñones y azúcar básicamente, además de otros aromas y aderezos que según que receta encontremos se le añaden. Las hay también rellenas con crema. Es típica de la verbena de San Juan, pero así como el resto de cocas que suele tomarse la noche más corta del año (brioxe, fruta, chicharrones…) se consumen solo por esas fechas, la de Llavaneres se mantiene el resto del año. La que nos sirvieron en Bardot era auténtica y, por lo tanto, buenísima.

bardot-restaurante-barcelona-baco-y-boca-bacoyboca-5
La comida la regamos con Garnacha, un vino del que ya os hemos hablado en la Bodega de Baco: La Comedia D.O Montsant y en esta ocasión las copas fueron servidas de un Magnum. Es relativamente fácil encontrar este formato de botellas en Bardot, quizá de ahí esa facilidad que os comentábamos al principio de poder tomar según qué vinos a copas y, aprovechando el tirón, encontrar algún matiz diferente en según cuales.

En resumen, un lugar a tener muy en cuenta. Una visita redonda sería ir a hacer un aperitivo, comer (o cenar) y continuar con cualquier copa para los amantes de los destilados de gama alta. Pero como es más difícil dedicarle una jornada completa, quizá hay que ir por fases. En cualquiera de ellas disfrutaréis. El precio de esta comida: 45 Euros por persona. Estamos dentro de la media que su carta, entre 35 y 45 Euros, aunque como siempre decimos, al ser carta, variará mucho dependiendo de vuestra petición, no es un precio cerrado de menú!. Sea como sea, comeréis y beberéis bien en Bardot!!


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista