Revista Cultura y Ocio

El puesto de sandías y el PACMA.

Publicado el 29 junio 2016 por El Sol De Madrid Rubén Olmeda @elsoldemadrid

Los partidos como PP, PSOE, Podemos o Ciudadanos, tienen una cosa en común, que tienen una idea de la España que quieren, hacen planes para llegar a ella y fichan en sus equipos a las personas necesarias para llevar acabo esos planes. Si cualquiera de ellos gana, no tendrá que pensar lo que quiere para España, sino sortear las trabas que les pongan en la Unión Europea, los sindicatos, la oposición, etc., para hacerlo.

Hay otros partidos como el el “Partido Animalista contra el maltrato animal en España” (PACMA) que no tienen una idea de España, no tienen los planes para llegar a ese modelo de País y mucho menos tienen a los gestores que los podrían ejecutar (los planes) de forma solvente. Este tipo de partidos tienen una cosa en común, cogen una idea y la explotan al máximo para llegar al corazón de los votantes que tienen un sentimiento similar. “Los que quieren a los animales tienen que venir conmigo, porque si no vienes conmigo es que no quieres suficientemente a los animales”. O bien “tu perro boby lo merece, lucha con nosotros, lucha por boby”. Claro, tu que quieres de cojones a tu perro porque te cuida, te hace compañía, te lame cuando estás triste y además hace poco ha aprendido a coger la silla y acercarla a la mesa, porque que gracioso está cuando lo hace…. pues vas y piensas “joder lo mínimo que puedo hacer por él es defender sus derechos”. Y vas y votas al PACMA.

Tu, votante de PACMA, no te planteas que si este partido gobernase, lo mismo España de iba al carajo, la tasa de paro se nos disparaba al 50%, no habría pensiones y los recortes se harían con hacha. En ese escenario, no habría dinero en los Ayuntamientos, las Comunidades y mucho menos en los Ministerios. En ese escenario de persecución de las grandes fortunas, no habría mecenas que se desgravasen pasta haciendo obra social, por lo tanto, querido votante del PACMA, en ese escenario habría muchos más perros abandonados, mucho más maltrato animal, muchísimo menos control del abuso, infinitamente menos presupuesto para la conservación de especies y al pueblo solamente le quedaría “el circo” porque no habría tanto “pan”, es decir, más futbol y más toros. En ese momento te darías cuenta de que la mejor forma de proteger a los animales es con la educación de los niños, que serán los futuros dueños de mascotas (ya, ya se que os jode lo de dueños, pero es que es así) y con pasta, mucha pasta. Porque si tienes pasta puedes proteger al lince ibérico y al estornino adulto, si tienes pasta puedes contratar forestales que cuiden el medio ambiente, si tienes pasta puedes subvencionar centros de acogida animal, etc.

Y la pasta no llega con un partido cuyas prioridades (cito textual de su web) son:

Objetivo Sacrificio Cero (fomento de la adopción, Esterilización y prohibición de la venta de animales). Fin de la tauromaquia y festejos populares donde se utilicen animales. Fin de la caza, práctica que acaba con la vida de millones de animales. Asegurar el sistema público de empleo, la sanidad y la educación para todos. Freno al cambio climático, antes de que sea demasiado tarde.

Es decir, en sus prioridades (lo dicen en su web y en su programa) hay un punto que trata del empleo…¡pero del empleo publico!, quieren asegurar el sistema publico de empleo, ¿oigan todavía no se han enterado de que la riqueza de un País se genera por la iniciativa privada?. ¿Los del PACMA no saben que quienes sostienen esta cosa llamada España, son los autónomos principalmente?. Luego en ese mismo punto hablan de la educación para todos, como si estuviéramos en Ruanda o en Burundi, ¿acaso no saben que la educación en España es universal?. Pero tanto el empleo, la sanidad como la educación, son tratados como algo que hay que llevar en el programa para que no nos digan nada, pero que no es lo importante. Lo importante es que no haya caza.

¿De verdad quieren los casi 284.000 votantes del PACMA un presidente del gobierno del que no sabemos nada?. ¿Qué pasaría con la pesca, de la que viven cientos de miles de familias?. ¿Desaparecería la ganadería, por no tener subvenciones?. ¿Qué medidas tomaría esa persona con las fluctuaciones de los mercados o en un conflicto internacional?. ¿Apoyaría medidas de fuerza contra un país extranjero para luchar contra el ISIS?.

¿Acaso imaginan los del PACMA el movidón que supondría prohibir a los musulmanes y judíos en España comer la carne según sus tradiciones culturales?. Porque un punto, bueno un puntillo escondido, de su programa habla de prohibir en los mataderos los sistemas halal y kosher. Pensad por un momento, solo un momento, que le decimos a la comunidad musulmana en España que “desde mañana no vais a poder comer como lleváis haciendo siglos, es más, desde mañana nos la bufa vuestra cultura”. ¿Imagináis la cantidad de atentados con suicidas-bomba que tendríamos en España?. ¿Habéis pensado la cantidad de industria y tecnología de Israel que diría adiós a España?. ¿Realmente han pensado los del PACMA la fumada de puro que han puesto ahí en su programa en la página 16?.

Si tuviéramos un País que rueda solo, que genera superávit anual, que tiene la caja llena y que la tasa de paro no supera el 5%, si tuviéramos eso, entendería que podamos desviar la mirada hacia otras cosas, hacia temas de nicho y más sentimentales. Pero teniendo lo que tenemos en España,no comprendo que las principales preocupaciones de casi 300.000 votantes sean la abolición de los toros o la caza.

A partir de lo dicho, planteo una duda al PACMA: ¿alguno de los animales que habéis utilizado en campaña (carteles, fotos, etc) os ha dado permiso para utilizar su imagen, su tiempo y su cuerpo?. Y no me respondáis que es una pregunta tonta, porque sois vosotros los que planteáis que todos somos animales, unos son animales humanos y otros animales no humanos. Pero que tenemos que tener los mismos derechos. Por lo tanto, ¿habéis respetado el derecho a la intimidad, a la inviolabilidad de su cuerpo o la libre elección de esos perros?. Me da a mi que no. A lo mejor ese perro que sale en el cartel electoral preferiría que salga el PP para que la economía vaya mejor y se subvencionen más centros de acogida. O a lo mejor ese perro quiere al PP porque en la Comunidad de Madrid se ha establecido el “sacrificio cero”. Quien sabe…

La defensa de los animales, igual que la protección del medio ambiente, o el apoyo a la familia, son banderas que algunos quieren utilizar para arañar votos, pero no hace falta ser un cultureta para disfrutar del cine, ni un profesional para jugar y amar el deporte, igual que no hace falta votar al PACMA para proteger a los animales y quererles como lo que son, animales.

Yo estoy en contra del Toro de la Vega, de que la gente ponga clavos en comida para perros en los parques, de que matar un gato salga gratis y de la caza ilegal. Estoy en contra y así lo suelo decir en mi blog (aquí sobre el Toro de la Vega) pero eso no significa que pierda la perspectiva de donde vivimos y en qué momento estamos, y por eso escribo este artículo, para que algunos de esos 284.000 reflexionen y piensen que detrás de un mensaje bonito no siempre hay un mundo mejor.

Ah, se me olvidaba, perdón… te preguntarás que por qué el título del artículo era “El puesto de sandías y el PACMA” si no he mencionado nada de sandías. Porque cuando quiero una buena sandía siempre voy al puesto de sandías y melones de mi barrio. Considero que las grandes superficies o pequeños supermercados no me garantizan esa fiabilidad del 99% de que esté buena, es más, no me dicen eso de “si no está buena me la traes y te doy otra”. Pero oye, una correcta alimentación no puede ser a base de sandías.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista