Revista Cultura y Ocio

Las razones del corazón

Publicado el 12 noviembre 2011 por María Bertoni

Las razones del corazónOtra vez para quien suscribe, Las razones del corazón es la gran desilusión del 26° Festival de Cine de Mar del Plata que mañana domingo llega a su fin. Presentada fuera de competencia, la versión libre que Arturo Ripstein y Paz Alicia Garciadiego elaboraron de Madame Bovary (con cita a Blaise Pascal) encorseta el libro de Gustave Flaubert en una suerte de teatro filmado que en algunas escenas parece reeditar elementos de la telenovela más clásica.

La película en blanco y negro debería advertirnos sobre la sensación extemporánea que provoca esta adaptación ambientada en el México actual. La referencia a tarjetas de crédito y a Internet, la presencia de una pantalla LCD en el living del hogar, el ejercicio de cierta libertad sexual trasladan a Emma (aquí rebautizada Emilia) al nuevo milenio, pero las actuaciones marcadamente coreografiadas y una escenografía démodée atrasan nuestras pantallas grandes a los años ¿’60 o ’70? del pasado siglo XX.

Quizás este largometraje haya sido pensado para rendirle honores a una obra que ya superó los 150 años. Quizás se trate de un pronunciamiento sobre la vigencia del prototipo femenino que Flaubert reveló sin proponérselo, para posterior provecho del psicoanálisis. Al margen de posibles especulaciones, no queda muy claro qué aporta esta nueva versión cinematográfica.

Algunos espectadores sentimos ternura cuando descubrimos a Vladimir Cruz detrás del saxofonista Nicolás (el recuerdo de Fresa y chocolate nos embarga enseguida). En cambio, nuestra memoria nos juega en contra cuando la sola mención de títulos como Principio y fin, La reina de la noche, El coronel no tiene quien le escribaProfundo carmesí evocan un Ripstein que lamentablemente no reencontramos en Las razones del corazón.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista