Revista Cultura y Ocio

Adiós, Amy Winehouse

Por Igork
Adiós, Amy WinehouseEnorme rabia. El mundo pierde a una artista, una gran artista. Morir con veintisiete años es un drama, una injusticia. La vorágine de la realidad se la llevó, probablemente. A saber su historia que no quiero saber. Pocas veces me ha dolido tanto la desaparición de un personaje público, que también lo era.No era guapa ni llevaba pechos de plástico. Tampoco vestía demasiado bien, ni tan siquiera me gustaba cómo se movía en el escenario, ni la pose. Pero, eso, qué más da cuando se tiene una voz como esa. Una voz que no se volverá escuchar.
Para mí era la voz natural. Había un aroma en ella, algo especial, como un alejamiento del mundo, de los hombres y sus dioses. Un ligero distanciamiento armonioso, bello, teñido de una cierta melancolía que a la vez era una reivindicación, una rebeldía con buenas razones. Porque el mundo está lleno de agujeros y piezas que no encajan, y Amy lo sabía. Una voz única, acaso la mejor. La única sucesora de Billie Holiday, la otra voz. Vete a saber por donde andan ahora, pero seguro que no cantan con los ángeles. Ellos las envidian, ellas poseen el tempo y el ritmo, mezclado en la sangre, tatuado en cada una de sus células. Adiós, Amy Winehouse, seguro que te echo de menos.
 

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Sobre el autor


Igork 240 veces
compartido
ver su perfil
ver su blog

El autor no ha compartido todavía su cuenta El autor no ha compartido todavía su cuenta