Revista Cocina

Mejillones en salsa picante

Por Carmina @Carminaenlacoci

Mejillones en salsa picante

Enfría la bebida y prepara el pan porque estos Mejillones  en salsa picante van a hacer que te olvides del mundo durante el tiempo que duren en la mesa.

Reconozco que los mejillones al vapor es una de las formas en que más me gusta comerlos aunque también los preparamos con vinagreta, con salsa de mostaza, con aguacate, mango, mandarina y picual, o los famosos mejillones tigre, porque como ya habrás adivinado ¡me encantan!

Estamos en la mejor época para consumirlos, que suele ser de septiembre a abril, y además son una fuente enorme de vitaminas, minerales y ácidos grasos omega-3, pero con muy pocas calorías.

Pero lo mejor, es su sabor, ligeramente salado, dulce, incluso ácido, con una textura suave, no demasiado viscosa, y que marida perfectamente con multitud de sabores, como el ajo, limón, encurtidos, multitud de verduras, frutas y especias, como el anís.

Si te gusta el picante, esta es tu salsa, aunque la intensidad la dejo a tu elección. Te aseguro que cuando los pruebes así, los repetirás muchas, pero que muchas veces.

Mejillones en salsa picante

Cómo preparar estos Mejillones en salsa picante, paso a paso:

Ingredientes:

  • 2 kg de mejillones frescos
  • 150ml de aceite de oliva virgen extra
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 cayena
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1/2 cucharadita de pimentón picante
  • 2 cucharadas de harina
  • 250ml del caldo de abrir los mejillones
  • sal y pimienta
  • perejil fresco

Preparación:

Abrimos los mejillones al vapor. Puedes poner medio vaso de agua, aunque yo no lo hago. Sólo los pongo en la olla a fuego medio y los tapo. En 5 minutos los tienes abiertos.

Ahora, les quitas una de las conchas y los colocas en la fuente de servir.

El caldo resultante, lo cuelas y reservas.

En una sartén con el aceite de oliva virgen extra, echas la cebolla muy picada. Cuando esté transparente, añades el ajo majado o muy picado.

Antes de que se dore, incorporas la guindilla, pimienta y los dos pimentones, junto con la harina. Le das unas vueltas para que pierda el sabor a harina cruda, y fuera del fuego, viertes el caldo reservado, removiendo bien para que no salgan grumos. Pon de nuevo al fuego y deja que espese. Rectifica de sal.

Ahora sólo tienes que verter esta salsa sobre los mejillones y servir inmediatamente espolvoreados con perejil fresco picado.

¡QUE APROVECHE!

Como con estos Mejillones en salsa picante no te va a sobrar pan, acompáñalos con una Quiche de peras caramelizadas y roquefort, o este vistosísimo Pastel de salmón y aguacate.

Tú eliges acompañarlos con cerveza, vino… ¡o ambas cosas!

Twittear

Volver a la Portada de Logo Paperblog