Revista Cocina

Albóndigas en salsa (tradicionales)

Por Asun Primoy @Recetashuga
Albóndigas en salsa (tradicionales)
Como nos gusta lo tradicional, lo casero, lo autentico, hemos apostado fuerte por unas deliciosas albóndigas con una deliciosa salsa hecha con mucho mimo y algo primordial como un buen fumet de carne. Con esta receta os transportaremos a la niñez, cuando llegabais del colé entrando en casa corriendo preguntando: ¿Que hay de comer?, y antes de que le diera tiempo a vuestra madre o abuela a contestaros, un agradable aroma a albóndigas inundaba vuestros sentidos y os paralizaba, mientras pensabais ¡¡¡Siiiiii, albóndigas tooomaaa!!!. Pues aquí os las dejamos para que podáis volver a recordarlo o incluso podérselo hacer sentir a vuestro pequeños.

Ingredientes

Para el fumet
1 trozo de carne de ternera
1 trozo de hueso de espinazo de cerdo
2 zanahorias
1 puerro
1 cebolla
Para las albóndigas
400 gr de carne picada de ternera
600 gr de carne picada de cerdo
2 huevos de gallinas felices
3 rebanadas de pan de molde humedecidas en leche
2 cucharadas de leche
2 cucharadas de pan rayado
sal
pimienta
perejil picado
Para la salsa
2 zanahorias
1 cebolla
1 chalota
1/2 vaso de vino tinto medianamente bueno
1 cucharada y 1/2 de harina de trigo
700 ml de salsa de tomate

Preparación

Cogemos una cazuela alta, ponemos a cocer agua muy caliente para que comience a hervir antes, con lo que ahorraremos tiempo y dinero, añadimos la carne de ternera, el hueso de espinazo y las verduras para hacer nuestro fumet. Dejamos hervir durante 1 hora a fuego medio dejando tapada la cazuela dejando que respire un poco para que no se nos eche fuera, mientras preparamos las albóndigas y comenzamos con nuestra salsa.
carne picada y huevo
Para las albóndigas comenzaremos poniendo la carne picada de ternera y cerdo en un bol, añadimos el pan humedecido en leche sin que este empapado, lo rompemos en trocitos y mezclamos con ayuda de una cuchara de madera, o por que no con una mano bien limpia. Agregamos las dos cucharadas de leche, los dos huevos ligeramente batidos, el pan rayado, el perejil y salpimentamos, incorporamos bien todo, hasta tener una mezcla uniforme. Procederemos a hacer las bolas de carne, para esto cada maestro tiene su librillo, el nuestro es el siguiente: con ayuda de una cuchara de comer sopa (tiene la medida perfecta) llenaremos un poco mas de la mitad de mezcla, cogemos con la mano esa cantidad y formamos la bola con las dos manos como hacíamos de pequeños con la plastelina, para que os se a super fácil formar la bola es muy importante tener las manos húmedas en agua, humedecerlas cada vez que notéis que la mezcla se pega.
albóndigasColocamos una sartén al fuego con un buen chorro de aceite de oliva y cuando este bien caliente, incorporaremos las bolas de carne para sellarlas por todos sus lados, sin que estas llegue a quemarse. Cuando vallan estando selladas las retiraremos para un plato, así hasta tenerlas todas. Procedemos a picar las verduras de la salsa, y en el mimos aceite de sellar las albóndigas pocharemos estas verduras a fuego medio bajo durante 5 minutos, si no hay suficiente aceite agregar un poco mas. Cuando estén listas las reservamos en un plato, en la misma sartén agregamos la harina y la tostamos, sin dejar de remover con una cuchara de madera, cuando este lista añadimos el vino, sin dejar de remover. Cuando espese, cuidado por que lo hará muy rápido como un bechamel, añadiremos algo mas de 1/2 litro del fumet de carne previamente colado y removemos con una varilla.
albóndigas
Cuando este todo bien integrado trasvasaremos el liquido a una cazuela ancha, añadiremos la salsa de tomate y dejamos cocinar 5 minutos destapada, a continuación salpimentamos la salsa e incorporamos las verduras. Retiramos del fuego y pasamos la salsa por la batidora en la misma cazuela, cuando este bien batida la volvemos a colocar al fuego, dejando que levante un primer hervor. Introducimos las albóndigas dentro de la salsa, tapamos y dejamos cocinar 45 minutos a fuego lento.
albóndigas en salsa (tradicionales)

Consejo

Acompañarlas de unas buenas patas fritas o incluso de un puré de patatas, cualquiera de los dos son un perfecto acompañante.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista