Revista Cocina

Torta della nonna de queso

Por Juan Fran @ZasOlla
Torta della nonna de quesoLas comidas familiares están a la vuelta de la esquina, si es que no estáis teniendo ya alguna por ahí. Este es uno de esos momentos en los que hay que lucirse con el postre. La cuestión es que los postres en estos casos deben de ser para muchas personas, por lo que hacer una tarta o torta grande es una opción buenísima para que todos puedan disfrutar del mejor momento de las comidas, el postre. La torta della nonna (tarta de la abuela) es una de esas recetas que son un éxito por su sencillez. Apenas se necesitan ingredientes y la elaboración es de lo más sencilla, sin ningún tipo de calentamiento de cabeza. La forma tradicional de hacer esta tarta es rellena de crema pastelera, pero, como en mi familia somos muy queseros, he usado una crema de queso tipo Philadelphia para hacer el relleno. Creedme, esta tarta no tiene que envidiarle a la receta original. El resultado se queda bastante suave y con una textura súper deliciosa. También he leído recetas que utilizaban queso ricotta, pero siempre decían que se quedaba más terrosa.Esta receta está preparada para usar un molde circular desmoldable de 25cm de diámetro u otro molde similar.IngredientesPara la masa
  • 450gr de harina
  • 150gr de azúcar glas
  • 200gr de mantequilla
  • 2 huevos medianos
  • Sal

Para el relleno
  • 500gr de queso crema o de queso ricotta
  • 200gr de azúcar
  • 3 huevos
  • 60gr de maicena
  • Medio vaso de leche evaporada
  • Ralladura de un limón
  • Esencia/extracto de vainilla

Para el acabado
  • 1 huevo
  • Piñones
  • Azúcar glas

PasosLa masa será lo primero que tendréis que hacer, ya que tiene que reposar por lo menos media hora. Si os fijáis en los ingredientes veréis que esta masa es similar a la masa quebrada, pero el resultado en este caso es una masa un poco más abizcochada, con más textura y no tan crujiente.Comenzaremos tamizando la harina y el azúcar glas para eliminar los grumos que pueda tener la harina y el azúcar. Añadid un pelín de sal y la mantequilla a trozos para poder mezclarla mejor. La mantequilla podéis añadirla en pomada si os es más cómodo, pero yo ya me he acostumbrado a amasar la masa quebrada con la mantequilla dura, cuesta un poco más pero el resultado me parece mejor. La textura que tenéis que buscar es como de pan rallado o similar. Ahora tendréis que batir los dos huevos y añadirlos. Mezclad bien con las manos y amasar la mezcla durante un rato. Al principio parece que le va a costar coger consistencia, pero no os preocupéis que enseguida adquiere cuerpo, sólo hay que amasarla con ganas. Cuando tengáis la masa sedosa, que no deje masa en las manos y que adquiera cuerpo podéis dejarla reposar durante al menos media hora.Mientras que la masa reposa podemos preparar el relleno. La explicación es muy sencilla, tenéis que meter todos los ingredientes en un bol grande (una cucharadita pequeña de extracto/esencia de vainilla) y meterle caña con la batidora hasta que todo esté hecho una crema deliciosa. Yo usé una batidora con dos varillas, de estas que se usan para montar las claras a punto de nieve, y el resultado fue tremendo. Aprovechad ahora para encender el horno a 170ºC, que vaya cogiendo calorcico.Cuando se haya pasado la media hora de reposo de la masa tendréis que cortar la masa en dos partes, una más grande que la otra. Enharinad muy bien vuestra superficie de trabajo y el rodillo. Extended el trozo más grande hasta que tenga un tamaño suficiente para forrar la base del molde y las paredes del mismo.Ahora viene el momento más crítico de todos, pasar la masa al molde. Y vosotros os preguntaréis, ¿qué dice este loco? Pues bien, esta masa es bastante quebradiza, así que yo os recomiendo una tila, calma, pulso y que envolváis la masa en un rodillo enharinado y la vayáis dejando poco a poco para que se rompa lo menos posible. En cualquier caso, aunque es verdad que se rompe con facilidad también hay que decir que con que le pongáis un poco más de masa y apretéis un poco se soluciona el problema, ya que la masa se adapta muy bien.Aseguraos de que la masa es lo suficientemente grande como para cubrir las paredes de forma completa. Verted el relleno sobre la masa. Extended ahora la parte pequeña de la masa y colocad la masa delicadamente sobre el relleno, con cuidado. Sellad los bordes de las dos masas para que la tarta se quede bien cerrada y no entre aire ni salga relleno. Cortad el exceso de masa con un cuchillo o un cortador de pizza. Yo dejé dos dedos de borde porque el relleno sube un poco al cocinarlo en el horno. Con la masa que os sobre podéis hacer algunas galletas, como las Momias de calabaza.Para el acabado batid un huevo y pintad la torta por fuera. Poned un puñado de piñones por encima, que le van a dar un toque increíble a la tarta. Meted la torta en el horno, que tendrá que estar ya caliente a 170ºC, y cocinadla durante 45-50 minutos dependiendo de vuestro horno. Id vigilando la torta a partir de los 40 minutos, que ya sabéis que cada horno es de su padre y de su madre.Una vez esté cocinada tendréis que sacarla del horno y dejar que repose. Es muy importante que no la desmoldéis mientras está caliente, ya que la masa puede romperse. En algunos sitios incluso recomendaban meterla al frigorífico y desmoldarla directamente cuando vaya a comerse. Cuando vayáis a servirla espolvoread azúcar glas por encima para darle el acabado perfecto.Enjoy!

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista