Revista Cocina

Estreñimiento: agresión intestinal.

Por Yoisasi @nutricionencasa

ESTREÑIMIENTO: AGRESIÓN INTESTINAL.Tema bastante difundido y reconocido pero con bastante desinformación por la cantidad de medicamentos, fibras, laxantes, salvados y otros cantares que se nos presentan a diario para curar esta enfermedad, ya crónica, con efectos secundarios que pueden llegar a crear enfermedades más serias como el prolapso intestinal, diverticulitis, colitis y cáncer de colon.
Como siempre deciros que el estreñimiento es el síntoma de que algo estamos haciendo mal. Es un aviso que nos da nuestro cuerpo para que reajustemos ciertos hábitos alimentarios, mentales y emocionales (negativa a abandonar viejas ideas, estancamiento en el pasado o temor de liberar lo viejo y que ya no se necesita).
Evacuar una vez al día actualmente es un triunfo para muchos ya que hay gente que va cada dos o tres días y algunos incluso pueden pasar una semana sin ir al baño. ¿Os podéis hacer una idea de la basura que podemos llegar a acumular en nuestros intestinos? Lo grave es que cuanto más tiempo estén en ellos más daño nos causarán ya que las toxinas pasarán al torrente sanguíneo contaminando nuestro organismo y además tanta cantidad de excrementos no expulsados deforma nuestro intestino grueso, dificultando la evacuación. Algunos residuos nunca llegarán a ver el mundo exterior, y se quedarán apiñados contra la pared del intestino, donde se pudrirán, solidificarán y pegarán. Entonces desarrollará bacterias que segregan sustancias cancerígenas. La eliminación se hace lenta e incompleta y las paredes del colon son sometidas a una tensión excesiva por llevar unas heces muy densas, además de llevar kilos extra en nuestro cuerpo.

HAY DOS TIPOS DE ESTREÑIMIENTO.
El intestino grueso funciona por una alternancia rítmica de expansión y contracción. Si queda muy contraído y constreñido, no puede expandirse y por lo tanto deja de trabajar. Si queda muy expandido y suelto, no puede contraerse, y ocurre lo mismo. Por tanto, el estreñimiento no se puede generalizar y debemos saber que existen dos tipos:
- Estreñimiento de contracción: Se produce por excesivo consumo de proteínas animales, grasas saturadas e hidrogenadas, sal, productos refinados como panes, galletas y medicamentos como la codeína, los antidepresivos, los diuréticos, los medicamentos contra la hipertensión, relajantes musculares, suplementos de hierro, esteroides, antibióticos y fármacos antiinflamatorios no esteroídicos (AINEs). Creando una contracción del tejido intestinal produciendo heces más duras y compactas difíciles de expulsar.
Este tipo respondería bien a un zumo de ciruelas, ensaladas, fruta fresca y cereales bien masticados como el arroz integral.
- Estreñimiento de expansión: Por un consumo excesivo de frutas, zumos, azúcares y ensaladas, como se hace en algunas dietas de salud que viven a base de líquidos frutales, hojas y poco más. Producen inflamación y flojedad intestinal, de forma que los intestinos no tienen suficiente energía para mover los alimentos digeribles. Personalmente considero este estreñimiento el más difícil de corregir. Aquí lo ideal sería reducir o eliminar el consumo de alimentos crudos y zumos (expansivos) y aumentar el consumo de cereales integrales.

Forma original y sana de nuestro intestino.

Forma original y sana de nuestro intestino.

Las personas que se sienten estancadas y que tienen un estreñimiento crónico les iría bien una irrigación de colon seguido de un cambio de alimentación más completo dejando los alimentos extremos tanto expansivos (crudos, zumos…) como contractivos (embutidos, carnes…). Conozco gente que está enganchada a estas clínicas de hidroterapia de colon ya que se ‘ponen las botas’ de comida animal, grasienta y basura y luego se van a que les pongan el tubito para que les hagan una ‘colada’. Decir que en estas actividades hay que tener mucho cuidado ya que a la larga después de varias sesiones nos debilitan la actividad peristáltica normal del colon eliminando nuestra flora intestinal, y creando un lugar estupendo para las bacterias ‘malas’ y bajando nuestras defensas para que vengan infecciones, entre otras cosas. Otra cosa importante a saber es que si el hígado y la vesícula biliar trabajan despacio, puede ser que el intestino no reciba los mensajes correctos, y las heces darán marcha atrás.
Uno de los mejores estímulos para el buen funcionamiento intestinal es una vigorosa caminata, especialmente por la mañana temprano y dos vasos de agua a temperatura corporal en ayunas. Y la hidroterapia (terapia del agua) ayuda:
- Baño vital: En el bidé, se efectúan lavados en la zona abdominal y los genitales, de unos dos o tres minutos de duración, con agua a una temperatura de 18ºC, fuera de las digestiones, lo que reforzará toda la tonicidad intestinal.
- Baño de agua fría sobre las caderas, de dos a tres minutos. Estimula simultáneamente todo el sistema nervioso y circulatorio activando los movimientos del intestino.

Masajear el punto IG4, ideal para el estreñimiento.

Masajear el punto IG4, ideal para el estreñimiento.

CÓMO MEJORAR LA EVACUACIÓN.
El consumo contínuo de alimentos grasos (carnes grasas, aceites hidrogenados, aceites vegetales refinados, comida fast-food), lácteos (yogures, leche, quesos) y productos farináceos (bollería, galletas, panes industriales) contribuye a los dos tipos de estreñimiento creando una acumulación de mucosidades y grasas en nuestros intestinos. También decir que no masticar lo suficiente los alimentos contribuye al estreñimiento.
En vez de recurrir a salvados, fibras sintéticas y laxantes adictivos sería mejor modificar ciertas cosas de nuestra alimentación para que el intestino grueso se restablezca y tenga mayor elasticidad y regularidad:
- Comer los cereales en forma de grano enteros, cocidos en olla a presión o hervidos: arroz, cebada y mijo. Es mejor evitar comer pan, pastas y granos partidos como el bulgur hasta que mejore la condición. De vez en cuando pueden comerse panes de grano germinado, siempre que se mastiquen bien (muy importante la masticación).
- Evitar las pastas de frutos secos como el de nuez, avellana o de alimentos grasos, junto con fruta y sus jugos.
- Los alimentos fermentados como el miso, el tamari, los pickles naturales (chucrut) y la umeboshi fortalecen el intestino pero hay que usarlos con moderación.
- Cuando los intestinos están muy expandidos debemos evitar el aceite en la cocina hasta que mejore la condición. Puede tomarse cada día el té de kuzu, llamado ume-sho-kuzu (umeboshi, tamari y kuzu) con un poco de jengibre rallado, hasta obtener una evacuación.
- Cuando el estreñimiento es contractivo la bebida de kuzu puede hacerse con un poco más de agua y jengibre rallado. En este caso puede incluirse un poco de aceite en la dieta. Aunque aquí yo suelo recomendar las algas agar-agar tres veces al día ya que es ideal tanto para adultos como para los intestinos delicados de los niños.
- Efectuar masajes profundos para estimular los intestinos. El punto del intestino grueso se encuentra sobre el dorso de la mano, así que, masajear el punto presionando profundamente y frotando con un movimiento circular durante cinco minutos ayuda a evacuar. Así como las posturas de rotación de Yoga y las que estiran la zona abdominal.
- A menudo es aconsejable practicar masajes sobre los hombros para liberar el estancamiento intestinal. No olvidar que los meridianos del intestino grueso y delgado corren a lo largo de los hombros.
- En casos muy difíciles puede practicarse un enema con té de bancha caliente y un poco de sal de mar para estimular la peristalsis.
- Junto con una buena masticación y bastante actividad física las personas estreñidas deberían evitar comer 3 horas antes de acostarse. Y debemos aumentar la cantidad de agua ingerida para ayudar a las heces estancadas a hidratarse y así poder salir al exterior con facilidad.

Forma insana de un intestino enfermo por colon irritable.

Forma insana de un intestino enfermo por colon irritable.

El estreñimiento crónico puede producir, a la larga, una caída de una parte del intestino por falta de tonicidad muscular y sale de su posición normal; el colon transverso congestionará los órganos pélvicos creando infecciones urinarias, esterilidad femenina, digestiones muy lentas, dolor abdominal… A esta alteración se le llama prolapso intestinal. Otra alteración es la aparición de divertículos que son como bolsas donde se producen retención y acumulación de heces con la consiguiente putrefacción y fermentación de los residuos fecales. Todo esto puede producir gases intestinales con el peligro de rotura. Luego tenemos la colitis, una inflamación del colon e incluso de todo el intestino grueso que es causada por un estreñimiento que irrita la mucosa debido a las toxinas que se han quedado retenidas más tiempo de lo normal. Creando un terreno idóneo para la creación de tumores malignos.
Lo que quiero que quede claro es, que los intestinos son el punto de partida de muchas enfermedades, es decir, es el origen de la bronquitis, cistitis, asma, amigdalitis y jaquecas. Cuando hay estreñimiento, putrefacciones intestinales y fermentaciones, la función de nuestro hígado está sobrecargada al tener que eliminar tantas toxinas formadas en el intestino, por tanto, se produce una invasión microbiana desde el intestino a nuestro torrente sanguíneo para más tarde fijarse en otras partes del cuerpo.

LAXANTES
El uso de laxantes crea dependenca y vuelven al intestino vago irritando su recubrimiento, dañando los nervios e interfieren en la capacidad de contracción de los músculos. Hay mucha gente que sólo medianamente estreñida toma laxantes (en vez de hacer algún pequeño cambio en la alimentación) y puede inciar un ciclo vicioso de defecaciones seguidas de estreñimiento, seguido de la necesidad de tomar más laxantes (la industria farmacéutica nos tiene bien entretenidos junto con su mayor proveedor de clientes, la industria alimentaria). El resultado es que nuestra capacidad muscular intestinal para mover los desechos se debilita y provoca más estreñimiento y más presión sobre las venas y aquí aparecen las no vistas pero sentidas y doloridas almorranas o hemorroides y una pérdida importante de potasio.

El abuso indiscriminado de laxantes provoca  episodios intermitentes de diarrea que hacen que las antiguas heces se endurezcan pegándose a la pared del colon y las nuevas heces no podrán entrar en contacto con esa pared, por tanto, el agua no se reabsorbe, y permanecen semilíquidas y el resultado es de nuevo diarrea. En definitiva, que los laxantes no nos ayudarán a tener una evacuación diaria sana.
Como vemos la industria farmacéutica (far-mafia) tiene laxantes para todos los gustos, productos químicos que utilizamos por haber consumido alimentos químicos que nos estriñen…

Ahora la marca All Bran nos recomienda además de tomar en el desayuno que cenemos este 'delicioso manjar canino'.

Ahora la marca All Bran nos recomienda además de tomar en el desayuno que cenemos este 'delicioso manjar canino'.

TIPOS DE FIBRA
No creáis que se me va a olvidar de hablar de la fibra, pero tenemos que tener claro que la fibra que nos venden es sintética y nada tiene que ver con la fibra que se encuentran en los alimentos.
Entonces una alimentación con fibra natural estaría compuesta de cereales integrales, verduras, legumbres que estimulan una función intestinal sana. En el intestino grueso esta fibra de los alimentos se descompone por la fermentación bacteriana de la que resultan unos nutrientres muy importantes para la salud intestinal, los llamados ácidos grasos esenciales.
La fuente más conocida de fibra insoluble (da volumen a las heces) y más recetada en los últimos años es el salvado de trigo. Recuerdo cuando mucha gente se lo ponía espolvoreado en el desayuno, en la comida y en la cena. Pues bien, este salvado de trigo lo que crea es más irritación, agravación e inflamación sobre todo a la gente con colon irritable. Este ‘caos intestinal’ que tenemos a veces es porque muchos dietistas recetan a sus pacientes galletitas de salvado, cereales all bran y todo tipo de dulces con salvado de trigo para vender la marca de una cierta franquicia que se las da de sana y natural, como la vida misma. Además tengo que decir que el salvado de trigo contiene ácido oxálico que arrastra minerales esenciales como el hierro. ¿No os parece su aspecto comida de perro? Las cajas son muy monas y esbeltas pero el interior es plástico puro.
Así que la mejor fuente de fibra insoluble la encontramos en cereales integrales en grano y en algunas verduras manteniendo la regularidad intestinal y reduciendo el riesgo de cáncer.
También tenemos la fibra soluble que se encuentra en legumbres, verduras, semillas y ayuda a mover la materia fecal endurecida que se encuentra en la pared del colon por tanto juega un papel importante en la reducción del colesterol y aminora la velocidad de glucosa en sangre. Otra clase de fibra es el almidón que se encuentra en cereales integrales, verduras y frutas, es un almidón resistente que fermenta en el intestino y segrega los antes mencionados ácidos grasos esenciales. Ojo, no confundid este almidón resistente con el almidón modificado (químico) que se utiliza en los productos light y envasados como saciante y sustituto de las grasas.

Un kiwi+café+zumito en ayunas, descomposición asegurada.

Un kiwi+café+zumito en ayunas, descomposición asegurada.

No se me puede olvidar comentar algunos alimentos que nos venden como estupendos por quitar el estreñimiento y lo único que hacen es irritar y dañar nuestra pared intestinal creando heces más sueltas (diarrea) sin arreglar el problema verdadero: kiwis, higos, zumos de naranja, semillas de lino y de sésamo (éstas últimas tienen que molerse para ser digeridas) y el famoso carbonato de magnesio. Ésto ocurre porque la bilis fluye con más frecuencia hacia el intestino delgado causando una necesidad imperiosa de ir al baño (descomposición) y además  aumenta la tasa de colesterol en sangre.

DURACIÓN Y TRAYECTO DE NUESTRA COMIDA.
El tiempo que tarda la comida entre la boca y el estómago es de sólo unos 10 segundos. En el estómago pasará entre unos 45 minutos hasta algunas horas depediendo de lo que hayamos comido. Así que los más rápidos son los líquidos, le siguen las frutas (20 minutos), las verduras tardan un poco más y las comidas con hidratos de carbono complejos como los cereales permanecerán unas dos horas. Y las más lentas son las proteínas animales que suelen quedarse en nuestro estómago unas cuatro horas. Esto lo cuento como algo orientativo ya que normalmente cuando hacemos una comida mezclamos diferentes tipo de alimentos y por tanto el tránsito lo debe aproximar cada uno.
Decir que si comiéramos a la una del mediodía nuestro estómago terminaría sus tareas laboriosas sobre las cinco de la tarde.
Pero aquí no se acaba todo, una vez el bolo alimenticio llega al intestino delgado, éste lo clasifica y lo absorbe aproximadamente de dos a cuatro horas. Después los residuos pueden tardar desde cinco horas hasta algunos días en hacer la última parte del trayecto por el intestino grueso. Los desechos líquidos se convertirán en heces.
Para terminar nuestro recorrido decir que millones de bacterias del intestino grueso manufacturan las vitaminas B y la vitamina K y montones de gases distintos. En nuestras deposiciones puede haber un tercio de bacterias.
Resumiendo, que lo ideal sería que una comida no tardara más de 12 horas en dar fruto y dos visitas al baño en veinticuatro horas sería lo mejor para una persona sana con hábitos sanos y mente sana.

Cuidémonos. Dejemos de autoagredirnos.

Cuidémonos. Dejemos de autoagredirnos.

Espero no dejarme nada en el tintero porque este problema da para un libro entero (y anda, mira, me ha salido un pareado). Y sin más, me gustaría que los estreñidos que hayan leído este artículo les haya entrado ganas de dejar su trofeo en el baño. Es importante tener nuestras cañerías bien cuidadas y en perfecto uso para dejar de lado toda mediocridad y basura. Es importante saber deshacerse de lo viejo para que haya sitio y lugar para lo nuevo.
Salud y Buenos Alimentos.
Yo Isasi
www.nutricionencasa.com



Volver a la Portada de Logo Paperblog